Spotify permite a terceros el rastreo y control de ciertos usuarios

Escrito por: Magaly Castro

Fecha de publicación: 28 junio, 2019

Categoría:

De saberse esto, los usuarios podrían reaccionar de una forma muy negativa contra la app de música.

Hace un par de semanas, Spotify había cambiado su interfaz, causando controversia y disgustos entre los usuarios por solo un cambio de menú. El problema ahora es que cuando un usuario guarda por adelantado un álbum o artista, tiene que ceder algunos permisos que le pide la aplicación. Sin embargo, el usuario no sabe realmente que lo que está haciendo es dar más información de la que la compañía necesita, y que incluso está permitiendo que terceros tengan acceso a sus datos y manejo de cuenta.

Desde que rastreen qué tipo de música escucha, a ver qué artistas sigue, hasta que controlen su transmisión de forma remota, son unas de las cosas que los usuarios ignoran que suceden cuando guardan un lanzamiento con anticipación. Y esto, claro, es preocupante, ya no solo para los usuarios, sino para los reguladores.

Por ejemplo, a quienes guardaron previamente el sencillo ‘Bounce Back’ de Little Mix en los enlaces compartidos, Sony, quien está aliado a Spotify, pidió que la marca pudiera ver los datos de la cuenta, ver tu actividad en Spotify, y tomar acciones en Spotify en tu nombre.

“No estoy seguro si la mayoría de la gente se da cuenta de eso”, dijo John Tinker, quien es analista de medios en Gabelli & Company. “No hay nada ilegal en lo que están haciendo, es solo que nadie realmente se da cuenta de lo que significan estas cosas cuando entran.”

Volviendo al caso de Little Mix, cuando vas a guardar, Sony te pide 16 permisos extra para llevar a cabo esta acción, entre los que se encuentran “Transmitir y controlar Spotify en tus demás dispositivos” y “Controlar Spotify en tu dispositivo”, cuando realmente lo único que debes hacer es “Agregar y remover ítems de tu Biblioteca”. Algo similar pasó después con el sencillo de Chris Brown con Drake, ‘No Guidance’, pues Sony pedía “cargar imágenes para personalizar tu perfil o portada de playlist”, y eso permitía administrar a quién sigues en Spotify, sin embargo, ni Spotify, ni Sony, nadie realmente, dijo comentarios al respecto.

Sacando cuentas, es Sony quien siempre pide más permisos. Universal Music Group por lo general solicita 10 permisos, por ejemplo, para la nueva canción de Tiësto, Jonas Blue y Rita Ora, ’Ritual’, la marca solicitó saber el cumpleaños del usuario. Warner Music también solicita 10 permisos, entre los que se incluye el “Control total de las listas privadas de reproducción” cuando salió el EP ‘Black Star Dancing’ de Noel Gallagher’s High Flying Birds. Cabe mencionar que, según el Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea, los usuarios pueden solicitar ver qué información guardan las compañías, y en algunos casos, pedir que esta información se elimine.

“Estos permisos me parecen expansivos y más allá de lo que un consumidor esperaría”, comentó Frank Pasquale, un profesor de leyes de la universidad de Maryland, quien estudia la implementación de la ética en la tecnología, “Por otro lado, a medida que Facebook, Google y Amazon de todo el mundo, obtienen información de las personas, las demás compañías harán lo mismo. El por qué lo están haciendo, es porque temen que, si no son tan agresivos como Google o Facebook, se encontrarán en desventaja competitiva.”

Spotify hasta ahora no ha regulado la información a la que pueden acceder los terceros y lo que podrían hacer con ella, por ejemplo, cuando el usuario autoriza que vean su correo, este es añadido a una lista de correo de artistas. Y aunque muchas otras marcas y compañías ya hacen esto, no se sabe cómo reaccionarán los usuarios al saberlo, y si estarán de acuerdo con ello, especialmente cuando esto genera mucha atención entre los medios y los políticos.

Por el contrario, otras plataformas como Apple Music, a pesar de solicitar permisos, no da autorización a que sucedan cosas como las que está permitiendo Spotify, como controlar que terceros manipulen listas de seguimiento, o que tengan acceso al correo electrónico.

Debido a que los usuarios están más interesados en conservar su privacidad en línea, cosas como estas pasan desapercibidas, aunque no por mucho tiempo, pues las compañías que han solicitado esto han cambiado.

“Creo que Spotify podría hacerlo mejor y deberían ser más claros en la naturaleza del consentimiento”, dijo Pasquale, “La acción individual del consumidor no cambiará nada: la mayoría están tan ocupados como para escuchar este problema y actuar por su cuenta. Los reguladores tienen que intervenir y ser agresivos en cuanto a castigar las cosas que son claramente engañosas o injustas, y asegurarse de que se cumplan los estándares básicos.”