Simple Minds, 120 minutos inolvidables

Escrito por: Salvador Canas

Fecha de publicación: 22 septiembre, 2018

Categoría:

En el preámbulo a la primera presentación en directo de los escoceses Simple Minds en México, la velada fue amenizada por clásicos como Bowie, OMD, Visage y Depeche Mode, entre otros. La comunión entre el público y los músicos comenzó a la 20:30 horas, comandados por Jim Kerr al deslizar las primeras secuencias electrónicas de “The Signal and the Noise” acompañados de un fondo visual de líneas de colores verticales, que nos muestran a una banda que musical y conceptualmente no ha envejecido al paso de cuatro décadas de trabajo.

A continuación el emblemático bajeo inicial de “Waterfront” despertó la añoranza de muchos de los ahí presentes, al igual que la elegancia de “Love Song” y “Let There be Love”, nos llevaron a un pasaje del pop más fino recordado en cuarenta años y que fue rematado con la reflexión del bagaje activista sobre el amor, la fraternidad y la erradicación del racismo en el mundo a través de la necesaria “Mandela Day”.

Simple Minds

Fotografía: Alex Castro

 

Fotografía: Alex Castro

Con cuatro temas la expectativa crecía sobre lo que podríamos disfrutar en los siguientes minutos, entonces Kerr después de comentar la recomendación de sus amigos músicos sobre presentarse en México y la necesidad de la invitación de algún promotor musical; “Promised You a Miracle” se cumplía a la espera de muchos seguida de “The American” y del tema que da nombre al tour y al disco publicado el pasado 2 de 2018 “Walk Between Worlds”.

Fotografía: Alex Castro

Let me See Your Hands continuamente fue solicitado por el frontman de Simple Minds quien en repetidas ocasiones también gustó de incarse y con el torso completamente echado hacia atrás para mostrar la contundencia de su voz que nos siguió deleitando con “Someone Somewhere Sometime”, “All the Things She Said” y la que ha sido considerada la canción más emblemática de la década de los ochenta “Don’t You (Forget About Me)” y con la cual el recinto llegó a la cúspide de la noche y fue alargada al unísono coral de la audiencia y muy bien acogida por los escoceses.

Fotografía: Alex Castro

Este fue el punto del encore, que en lo personal utilice para abstraerme y recordar en un momento, lo afortunados que hemos sido como público desde los años noventa al tener muchísimos y en algún momento tal vez demasiados conciertos. El grupo tenía preparado para el cierre un set impecable con los clásicos “Alive and Kicking” y “Sanctify Yourself” los cuales nos dejaron totalmente satisfechos de una larga espera para tener a Simple Minds en un escenario mexicano y por si fuera poco, a través de Rock 101 que ha sido un punto de encuentro para muchos de nosotros desde hace 34 años.