Shostakovich a través del discurso del solista

Written by on 27/02/2018

Este espléndido Concierto para Violín No. 5 con la OFUNAM empieza con una sonrisa y es que es difícil no sonreír al escuchar un concierto que inicia con un sonido tan cálido y vivaz, lleno de alegría por la vida, de una forma tan peculiar que sólo Wolfie ha sabido proyectar. Los temas son virtuosamente deliciosos y a lo largo del concierto se mantiene un balance perfecto entre el discurso del solista y el de la orquesta que no solamente cobija al solista, como solía hacerse en aquellos años, sino que desarrolla los temas del solista y produce contrastes exquisitos.

Después de haber sido señalado por el dedo flamígero del señor dios encarnado en Stalin por la composición de la ópera Lady Macbeth de Mzenk, Shostakovich, quizá agachando la cabeza, titula a esta magnífica sinfonía –palabras más, palabras menos– como “respuesta creativa a una crítica merecida”.

Esta gran Quinta Sinfonía la compone con apego a los grandes ideales del soviet, sin embargo, el genio creativo de Shostakovich se impone al crear uno de los más grandes monumentos sinfónicos del pueblo ruso. La complejidad de las ideas musicales reflejan los ideales impuestos pero también el pensamiento del hombre, una profunda intimidad, irreductible en su libertad emocional, libertad para crear belleza y expresar a través de ella los sentimientos más obscuros y terribles del ser humano, la angustia permanente y el miedo contrapuestos a la luminosidad de la libertad del alma, a la reflexión interna del ser, donde ningún ordenamiento manda, salvo el propio.

 

 

A la manifestación de momentos de gran tensión siguen pasajes que provocan una plácida calma, lo que literalmente nos hace relajarnos, aflojar el cuerpo y hasta liberar la respiración en un gran suspiro y nos provoca la felicidad que emana de la contemplación de la belleza natural del mundo más allá de las ideas humanas. Para mí, más que una reconciliación con las ideas del régimen, esta sinfonía es la victoria del arte del hombre sobre los ideales políticos de sus tiranos.

Este concierto de la Orquesta Filarmónica de la UNAM me causó una gran expectativa desde que lo vi anunciado, no podía imaginar estas dos obras juntas, una luminosa, jovial y alegre, la otra profunda y reflexiva, tremenda y emotiva; al final, el resultado fue estupendo, sentí ese gran poder de la música para llevarnos a experimentar grandes sensaciones y profundos pensamientos.

 

 

Comentario que no puedo dejar pasar, Wojciech Kilar rinde homenaje/plagia claramente algunos pasajes de esta sinfonía para el soundtrack del Drácula de Coppola, es muy aconsejable escuchar el primer movimiento de la sinfonía después de escuchar el soundtrack. El maestro Quarta en la batuta y el violín haciendo, con gran lucimiento, una magnífica ejecución del concierto de Wolfie.

 

OFUNAM Programa 5 Primera Temporada 2018

Massimo Quarta, Director Artístico y Violín

Concierto para Violín No. 5 en La Mayor, K 219

Wolfgang Gottlieb Mozart (1756–1791)

Sinfonía No. 5 en Re Menor, opus 47

Dmitri Shostakovich (1906–1975)


Rock101

Segunda Odisea

Current track
TITLE
ARTIST

Background