Santana – Palacio de los Deportes

Written by on 27/05/2015

Por: Toño Figueroa / Fotografías: Chino Lemus

El regreso de Carlos Santana a México trajo como siempre sorpresas agradables hasta para los oídos más exigentes. La velada, aun cuando fue iniciada por Journey y las personas podrían haberse agotado, melodía tras melodía nos mantuvo de pie hasta prácticamente la una de la mañana.

Su reportorio fue, como ya es costumbre, una mezcla del pasado, que pareciera apenas ayer y el presente indiscutible de hoy. Su vibra e ímpetu por colmar al mundo de armonía a través de su música, lo llevan a retomar “Black Magic Woman” y explosiones de sabor con “Oye Como Va”. Obviamente no podemos prescindir de la “Samba Pa’ Ti”, de ahí se va internando a su rolas actuales y de premios como “Smooth”.

En cada instrumento debe contar con una dualidad que a la vista pareciera excesiva, ¡pero para el oído imprescindible! Aplica hasta para su esposa; virtuosísima baterista Cindy Blackman, quien comparte la batería con Dennis Chambers. Por más que uno quiera fijar la vista en las manos de estos dos bateristas, no hay forma de entender como estos dos pegan en esos tambores y platillos sin que se rompan.

Dos fabulosas voces comprenden la gran variedad de tonalidades que Santana disfruta en sus líricas con Tony Lindsay y Andy Vargas. Qué decir de las percusiones que aportan al rock latino de Santana los rítmicos: Raul Rekow y Karl Perazzo. En la parte de los fierros: Jeff Cressman en el penetrante trombón y Bill Ortiz en la trompeta delirante.

Hasta el propio Santana permite a su colega Tommy Anthony que comparta con él los créditos de las fabulosas liras, parte esencial de su música. En los teclados su “hermano” Jeff Riley, con él desde sus inicios y el maestro Chester Thompson. El único que no requiere de esta dualidad es el bajista profundo y penetrante de Benny Rietveld.

Carlos se reinventa día con día. Incorpora en sus duetos a ídolos que lo coadyuvan a lograr todo tipo de reconocimientos y premios, desde Grammys, Billboards, hasta ser considerado por la revista Rolling Stone como uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos. Ojalá nos explique cuál es la pócima con la que rejuvenece en lo musical y espiritual para mantenerse a sus 67 años con esa entrega que llega a la médula! Sus besos a Cindy pueden ser parte de ello.

Para los mexicanos, es un orgullo tener a un rockero con el talento, entrega, ejemplo, que lo han catapultado como maestro de renombrables guitarristas. Hoy y para la historia su guitarra y contribución musical serán históricos.

Como dijera Fher de Maná: “¡¡Échale mi Carlitos!!”


Rock101

Segunda Odisea

Current track
TITLE
ARTIST

Background