Reseña: Sónar México 2019

Escrito por: Hugo Tenorio

Fecha de publicación: 8 octubre, 2019

Fotografías: Saúl Aguilar

Durante años escuchamos por amigos y leímos en revistas que encontrábamos en puestos o en el Sanborns, sobre el festival Sónar en Barcelona; llamaban mi atención las conferencias más que las presentaciones, ya que se trataban mayormente sobre cuál sería la siguiente frontera o el futuro de la música, cómo evolucionarían las presentaciones en vivo y sobre todo qué espectáculo se puede dar cuando el apartado sonoro está bajo control, bajo esas premisas.

De igual manera leíamos en redes sociales o escuchábamos también por amigos sobre la posibilidad de una edición del festival en México, después de algún tiempo esa idea se concretó y tuvo el Parque Bicentenario como anfitrión para su primera edición, un cartel bien acomodado, 3 escenarios, Club, Lab y Dome, con distintos espectros de la música avanzada, la experimentación y el bendito punchis que aún buscan las tribus urbanas; clima perfecto para ser el norte de la ciudad y antes de que caiga el frío otoñal; buena organización para entrar, hicieron falta más baños pero la experiencia en general bien para que esto se haga cada año, siga creciendo y tengamos también las conferencias y la plática sobre el futuro de la música en Iberoamérica.

La gente fue llegando poco a poco y para cuando llegó el atardecer, el lugar estaba repleto, todos teníamos a alguien en particular a quien queríamos ver en vivo obviamente, en mi caso Badbadnotgood, un proyecto más para un festival de jazz que algo electrónico, gente bailando a ritmo de fusión, descifrando cada elemento en su presentación, esa es la esencia de este festival y el rito se había concretado, de ahí cada elemento quedaba bien sincronizado con el siguiente: de Jesse Baez a Verraco, Kidd Keo a LAO en un solo movimiento y a unos cuantos pasos de distancia, nada que reclamarles, sonido, multimedia, lugar bueno, tal vez los precios de los líquidos en comparación con otros festivales pero aún así la experiencia fue buena y la frontera a vencer será la de a quién van a traer el siguiente año.