Reflejos del deporte

Escrito por: Katya Lopez

Fecha de publicación: 4 septiembre, 2018

El deporte mexicano es un pequeño retrato social que desdibuja desde los más oscuros ejercicios, los más cínicos cacicazgos o la más descarada corrupción; hasta los más profundos hartazgos y las más brillantes iniciativas.

El proceso judicial que enfrenta Effy Sánchez, ex titular de la Federación Mexicana de Tiro con Arco, reabre puertas que creíamos cerradas: Effy fue denunciada por Conade por presunto peculado de 4.1 millones de pesos que, según el organismo, se comprobaron con facturas apócrifas y es la segunda en la lista de indiciados.

Lo dijo el Campeón Panamericano René Serrano: sin duda no fue la única responsable, pero a su nombre se encausó todo.

Hoy la dirigencia la ocupa Santiago Avitia, quien fue comisario de aquella Federación dirigida por Effy Sánchez y no ha querido dar declaraciones sobre el procedo judicial que enfrenta su antecesora.

Pero previo a Effy, Antonio Lozano fue el primer indiciado. En diciembre de 2016, el titular de la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo fue aprehendido y pasó casi un mes en reclusión bajo la misma acusación. Lozano Pineda fue el primer dirigente de una Federación Deportiva Mexicana que fue perseguido por presunto peculado y, tras pagar una fianza por casi 5mdp, ahora vive el litigio en libertad y aún con él vigente, el 8 de septiembre busca su tercera reelección; los anteriores estatutos prohibirían la candidatura de un aspirante en estas condiciones judiciales, pero él cambió las reglas y es hoy contendiente único; también a pesar de que acumula más de 40 desacatos ante la Comisión de Apelación y Arbitraje Deportivo.

¿Cómo sucede esto? Por el ejercicio ‘democrático’ al que convoca esta Asociación Civil, con presidentes de Asociaciones Estatales que siguen votando por Lozano; quienes no coincidan con su ejercicio, son rápidamente desconocidos por la Federación que él preside. Hoy son menos de 25 los que tendrán voz y voto en la asamblea a puerta cerrada en la Casa del Atletismo, que está en el Edomex.

La reelección en el Poder Ejecutivo está prohibida por las leyes mexicanas, pero la reelección en el atletismo nacional es la pálida sombra comparada con otras federaciones deportivas, como la de beisbol.

El Teniente Coronel Alonso Pérez dirigió por 22 años la Federación Mexicana de Beisbol. Él era el tercer federativo denunciado por Conade. Según José Amado Aguilar, de la Federación de Boliche, Pérez González falleció a causa de un infarto, mientras veía un partido en un diamante de Monterrey, tras saber que enfrentaría un proceso judicial que inició la Conade. Hasta ese momento terminó su dirigencia; hoy Ricardo Contreras, en boxeo, es el titular más añejo en México con 26 años en el cargo y sólo dos bronces olímpicos de los chihuahuenses Christian Bejarano (2000) y Misael Rodríguez (2016).

Pero entre el fango espeso de una democracia torcida por estatutos manipulados, al interior del deporte nacional florecen iniciativas personales.

Por ejemplo, el caso de Effy, que va vestido de desgracias e ironías: solicitó eventos internacionales que organizo peor que competencias llaneras; dejó sin uniformes a atletas que debieron comprar playeras de supermercado para simularlos, delegó responsabilidades que se malhicieron a su nombre sin registrar la eficacia del trabajo designado o del recurso aplicado y dejó al descubierto que su presencia más que ayuda, fue dificultad, pues tan pronto renunció a su cargo en abril de 2016 -cuando se fue prófuga- los propios competidores buscaron recursos para costear competencias; René Serrano se apoyó del IndeporteCdMx con Horacio de la Vega, para organizar la Final de las Copas del Mundo 2015 y posteriormente el Campeonato Mundial 2017 en el que no hizo falta la presencia de la federativa para solicitar la sede, ni para organizar el evento catalogado por la World Archery como el mejor Mundial y donde México ganó la plata femenil por equipos en arco recurvo con Aída Roman, Mariana Avitia y Alejandra Valencia.

La inercia se percibió en los clubes y asociaciones. Cada uno hizo su trabajo con o sin dirigencia y quedó la prueba de un deporte que no sólo es eficiente en su ejercicio, también creció su demanda. Según reportes de la Asociación de la UNAM se multiplicó hasta en 200 por ciento el número de solicitudes para incorporarse al equipo de arqueros.

El tiro con arco es un caso único pues no sucede así en atletismo y en boxeo son diversos los esfuerzos, desde el CMB o iniciativas privadas por el pugilismo amateur, que no logran redituar pues la Federación es la única que puede registrar atletas en eventos de ciclo olímpico y torneos internacionales.

El quehacer del deporte, los actos de sus federativos, metodólogos, competidores, entrenadores y hasta padres de deportistas muestran un breve pulso del ejercer social, a veces propositivo a veces indignado, a veces impune.

 

TE RECOMENDAMOS TAMBIÉN |

Le pagan 10 mdp a Cuarón para promocionar la CDMX con Roma