Pete Doherty and The Puta Madres

Escrito por: Alejandra Aviles

Fecha de publicación: 12 febrero, 2019

Categoría:

Los sollozos de un rock que se niega a morir

Ya en algún otro momento nos habíamos puesto de acuerdo, en equipos y todo, sobre la importancia de llamarse Pete Doherty. Ese profeta de la desgracia que en su lánguido cuerpo lleno de alcohol, drogas y depresión lleva las últimas gotas de rock que quedan en el mundo.

Tal como lo han hecho Lou Reed, Bob Dylan, Leonard Cohen o Tom Petty, cada uno en su momento, en su estilo y en su sitio: tomar una historia, convertirla en mito y contárnosla en forma de riff de guitarra y voz garrasposa solo para que flote en nuestra memoria para siempre.

Así lo dice Guillermo Fadanelli en su Insolencia, Literatura y mundo: “Es el mito lo único que se tiene para sostener la mentira del vivir”. Así mismo lo ha venido haciendo Doherty, este samurai sobreviviente aferrado al misticismo estereotípico del rock durante ya casi dos décadas.

Su personaje es tan importante que sin él, eso que llamamos rock se iría desgastando como una pintura hecha en algún siglo remoto.

Pete Doherty es esa alma libre y triste que pinta de azul lo que toca. Viejo y joven a la vez, prefiere remojar las preocupaciones en un gran vaso de whiskey y de vez en cuando, nos sorprende pariendo pedazos de algo que parece magia en medio de este caos de pus y muerte llamado vida.

Desde el fugaz éxito de The Libertines, Doherty se ha esmerado por mantener este mito al borde. Desde chismarajos de revistas, hasta campañas de PETA. Como artista, poeta, o pintor, como actor o como un tipo equis al que una de las modelos más importantes de la industria de la moda le rompe el corazón.

Luego de que su inútil lucha contra las drogas le dejara un corazón herido y una banda  desecha, llegaron los Babyshambles como una pequeña bocanada de aire fresco a saciar nuestro hambriento corazón.

Ahora llega Pete Doherty and The Puta Madres (¿habían escuchado un mejor nombre de banda que este?) que se trata de eso justamente: El mismo Pete pero con Puta Madres.

Casi la misma fórmula de The Libertines o Babyshambles, pero con ligeras variaciones: guitarras solitarias que hacen solos, eso sí, bastante más robustas y estables. Un sintetizador como de peli de terror y una batería y bajo como testigos de todo.

Su voz de puberto precoz es lo que enmarca la fórmula, la misma sí, pero madura, consistente y entrañable, pero ante todo un nuevo nombre.

Esto lo sé porque apenas en enero de 2019 se estrenó en las radios del mundo “Who’s Been Having You Over”, el primer sencillo de esta genialidad de la nomenclatura.

Esta joya fue grabada en algún pueblito mágico y pesquero de Francia. Tiene once tracks y promete romperla para la primavera de este mismo año donde verá al fin la luz.

“Un devastador e íntimo retrato sobre el amor, las pérdidas y sentirse perdido” es como describe Doherty a sus Puta Madres y no sé ustedes pero yo ya ardo en escucharlo.