OFUNAM Programa Mexicano Tercera Temporada 2016

Escrito por: Juan Dimas Cordova

Fecha de publicación: 13 septiembre, 2016

Categoría:

En lo personal, tengo en gran aprecio a la música mexicana tradicional, escucho con singular alegría sones antiguos, polkas, rancheras, corridos, pirekuas (estas no mucho), chilenas, sones istmeños, valonas, canto cardenche, sones calentanos, sones de tarima, sones de artesa, huapangos o sones contemporáneos, me parece maravilloso y altamente enriquecedor el fenómeno de resurgimiento en el que está el son jarocho y poco a poco se va contagiando a otras ramas del son aunque México no es sólo sones.
 
Hubo grandes músicos e intérpretes de la música ranchera, la norteña o la banda sinaloense, por la parte de los solistas pues los consabidos Jorge Negrete, José Alfredo Jiménez o Javier Solís pero a partir de un momento que yo alcanzo a ubicar hacia finales de los 50s o 60s del siglo xx, la industria musical comenzó a romperle la madre al género, explotando hasta el hartazgo a figuras, que no artistas, como los Fernández, la señora Dúrcal y el decadente, insulso, despreciable y recientemente fallecido Adalberto Aguilera, figuras que, dejando de lado el verdadero sentido de la música popular en aras de crear hits y enriquecerse, crearon y llevaron al Top of Mind de la sociedad mexicana –que no destaca por su buen gusto– un sinfín de sandeces mal musicalizadas, convirtiendo la música de mariachi en una mala broma, una lamentable pantomima y dando origen al mariachi moderno, conjunto musical inexplicable que puede cantar cumbias, baladas, rolas de rock, pop y algunas rancheras, todo en el mismo frasquito, cantantes con voces aflautadas, mal entonados y gritones, trompetas destempladas, en fin, un conjunto que está bueno para oírse una vez y divertirse mas no para tomarse en serio.
 

 
Así, esta noche presencié el único concierto de la OFUNAM que verdaderamente me ha decepcionado, no fue ni de lejos algo de lo que esperaba y no por la actuación de la orquesta sino por la muy mala selección musical realizada, habiendo tantos siglos de música mexicana de tan alta calidad creo que lo seleccionado no estuvo a la altura de la calidad de la orquesta, canciones rancheras que fuera de Cielo rojo o Esclavo y amo, no tienen mayor mérito, cancioncitas insulsas que pretenden exaltar un orgullo nacional quizá inexistente, mal comprendido, de mexicanitos de septiembre/wanabes de gringos los otros once meses; un mísero popurrí con tres sones recitados como quien reza un avemaría; la esencia del son es que cada intérprete lo adereza con su sentir y si no lo adereza es que no lo está sintiendo, ni siquiera comprendiendo, cantaron una mala copia de El Cuatro, El Palmero y El Maracumbé y no hicieron nada que no haya hecho bien el Vargas; por lo demás, los arreglos un poco perdidos, entre swing y bolero con la orquesta en un asombroso antagonismo con el mariachi.
 
Para cerrar la noche y como una bofetada (perdón pero yo lo sentí como una mentada de madre) interpretaron una canción del sr. Aguilera, ok, acaba de morir, ok hubo a quien le dolió, ok hubo quien le lloró, ok hay quien no volverá a encontrar la alegría de la vida ante esta terrible pérdida, pero también habemos otros, a los que no nos gusta, a los que no nos interesa, a los que también nos agrada recibir un poco de respeto para nuestros gustos y si para ello dejamos de convivir con personas o grupos a los que les gustan esas cosas –léase que en lo posible evito subirme al microbús con chofer/dj integrado–, es una falta de respeto que se nos lleve eso que detestamos a un lugar donde estamos acostumbrados a escuchar música de calidad, sin ponerle género, reafirmo, de calidad.
 
De antemano, no ofrezco ninguna disculpa ni diré después que no dije lo que dije, porque este es mi sentir, me sentí humillado, afrentado y decepcionado, lo sé, así es la vida y puedo vivir con ello, sólo ejerzo mi derecho a expresarlo.
 

 
OFUNAM Programa Mexicano Tercera Temporada 2016
José Guadalupe Flores, Director Huésped
Claudia Sierra, Canto
Fernando de Santiago, Arreglos Orquestales
Mariachi Juvenil Tecalitlán
Huapango
José Pablo Moncayo (1912–1958)
Yo Soy el Mariachi, Popurrí de Sones, La Noche y Tú, Renunciación, Cielo Rojo, Qué Bonita es mi Tierra, Mi Ciudad, Cucurrucucú, Pueblo del Sol, Esclavo y Amo, Échame a Mí la Culpa, El Pastor, Mientes, Orgullo Mexicano, Esta Vida
Diversos Autores