OFUNAM Programa 9 Segunda Temporada 2015

Written by on 29/06/2015

Este 2015 es un año de acercamiento entre México e Inglaterra en muchos ámbitos, uno de ellos el cultural y es con este motivo que la OFUNAM visitará este país en el próximo verano; en el concierto de esta noche escuchamos el programa que presentará la orquesta en aquel país y es un programa exquisito definitivamente, donde escuchamos obras que son clásicos de la actualidad orquestal del país y también música de otros países.

Iniciando con una obra preciosa en extremo, una joya del barroco alemán, la Chacona para Órgano es sin duda una de las piezas hermosísima, de tal suerte que el maestro Carlos Chávez se dio a la tarea de reelaborarla, emulando con todas las texturas de la orquesta la profunda sonoridad del órgano y también, dotando a esta obra de un carácter moderno, sin perder la riqueza y exuberancia del original barroco, un verdadera belleza.

La música mexicana, como todo, tiene sus grandes clásicos y uno de los más nuevos es sin duda el Danzón No. 2, obra que por mérito propio se ha ganado un lugar preponderante en el repertorio orquestal del país en los últimos tiempos y es que su gran cadencia, elegancia y sabor transmite todo el espíritu del danzón de una forma que es casi imposible sustraerse a su encanto, combina la gracia y la belleza con un gran poder, lo que la hace altamente seductora.

De la misma forma, el maestro Márquez ha explorado otros ritmos con gran éxito, como la Conga del Fuego Nuevo, una pieza singular con una propuesta rítmica y percusiva formidable, que nos remite a otro de los grandes ritmos afroantillanos y que le da un toque majestuoso con el marco de un impecable trabajo orquestal y que, por otro lado, retoma la idea de los ciclos del mundo del pensamiento prehispánico, ciclos en los que el mundo se renovaba con la pureza del fuego nuevo.

 

La suite de El Sombrero de Tres Picos recoge algunos momentos brillantes de este ballet, inspirado en la obra literaria de Pedro Antonio de Alarcón y compuesto a petición del empresario ruso Serge Diaghilev. La música de De Falla tiene siempre ese matiz fresco de la música de la vanguardia del siglo xx permeada con airecitos españolados sin llegar a caer en el folklore, reminiscencias del espíritu español con influencias que van desde el norte navarro hasta un muy soleado sur andalusí, que muy bien supo proyectar el compositor. Su estreno contó con la colaboración de grandes bailarines de la época y don Pablo Picasso en los decorados.

 

Da Blues es sin duda uno de los más grandes semilleros de la música contemporánea norteamericana, su trascendencia por más de cien años, es inigualable y de la misma forma que nos legó el rock, también nos dio el jazz, una música en la que las nuevas ideas y el virtuosismo son requisito sine qua non para triunfar. Mr. Gershwin fue un poquito más allá, tomando como base los estupendos ritmos del jazz,

 

En Rhapsody in Blue crea un retrato de la gran urbe, sus ambientes musicales y sonoros y retrata también la gran sofisticación y buen gusto de la época y de este ambiente. Concebida en un inicio para piano y banda de jazz, la versión que escuchamos actualmente tiene todas las características para ser un gran concierto para piano, enmarcado magistralmente por la orquesta y sin embargo son encantadores los elementos jazzísticos que aparecen a lo largo de toda la obra, la elegancia y brillo de los temas, el virtuosismo del piano que raya casi en la improvisación y sobre todo la gran personalidad de la obra hacen que sea una de las verdaderamente imprescindibles.

 

Adiós, Nonino, bien puede ser un la máxima obra de Piazzolla, como el mismo la consideraba y es que, en mi opinión, un hombre descubre y proyecta todo su talento cuando se mira de frente con la muerte, en este caso, Piazzolla la compone a la muerte de su padre. En sus muchas versiones, esta obra sigue una línea melódica obviamente piazzolleana, esa forma tan particular de reinventar el tango y expresarlo con su bandoneón es única, pero también aparecen diversos ritmos a lo largo de la misma, el tango, las percusiones casi de bolero y ciertos coqueteos con el jazz, en el que también incursionó largamente; en esta obra se condensan los elementos más representativos de este hombre que verdaderamente revolucionó la música de su país y del mundo, sin Piazzolla, hoy el tango sería solamente otra pieza de museo.

 

Retomando el tema de los clásicos mexicanos aparece su majestad El Huapango, obra que proyecta la esencia de la música tradicional del mexicano, creando un sentido de identidad que muy pocas piezas musicales han logrado; y es que en nuestro país, tan culturalmente diverso, es tan difícil que un yucateco vibre con una polka o un regio se conmueva hasta las lágrimas con Dios Nunca Muere que parece que musicalmente muchas cosas nos son ajenas y sin embargo, esta obra se ha colocado como una de las más trascendentes y representativas de todo aquello que nos define como mexicanos.

 

Poco hay que decir de esta obra, o quizá también pudiéramos decir mucho, aunque lo verdaderamente importante es sólo sentirla, vivirla, vibrar en cada oportunidad en que la escuchamos y reencontrarnos ahí, en esa alegría, en ese sentido de mexicanidad, tan intangible pero que, de alguna forma, sentimos dentro del corazón.

 

Así pues, este último concierto de la segunda temporada 2015 fue verdaderamente espectacular, con un lleno total de la Sala Nezahualcóyotl, la OFUNAM, bajo la batuta del maestro Latham–König, ejecutó estas obras de forma espléndida, el maestro Osorio en el piano regalándonos con una de las mejores interpretaciones que he escuchado de Rhapsody in Blue, magnífica sin duda alguna y que tuvo a bien obsequiarnos como encore con la Mazurka No. 6 del maestro Ponce, el maestro Garibay interpretando el Adiós, Nonino en una muy curiosa adaptación para saxofón que fue verdaderamente hermosa y sobre todo, la orquesta magnífica que nos obsequió con un riquísimo valsesito de Ricardo Castro. Estupenda noche y les deseo la mejor de las suertes en su estancia en Inglaterra.

 

Y sé que después de dos copas de champagne, sólo quiero perderme en el blues de tus ojos cafés. Impresionante idea musical: Rhapsody in Blue, George Gershwin.

OFUNAM Programa 9 Segunda Temporada 2015

Jan Latham–König, Director Artístico

Jorge Federico Osorio, Piano

Rodrigo Garibay, Saxofón

Chacona para Órgano en Mi Menor, BuxWV 160

Dietrich Buxtehude (1637–1707)

con Orquestación de Carlos Chávez (1899–1978)

Danzón No. 2

Conga del Fuego Nuevo

Arturo Márquez (1950)

Suite de El Sombrero de Tres Picos

Manuel de Falla (1876–1937)

Rhapsody in Blue

George Gershwin (1898–1937)

Adiós, Nonino

Astor Piazzolla (1921–1992)

con Arreglo de Ryszard Siwy

Huapango

José Pablo Moncayo (1912–1958)

Tagged as

Rock101

Segunda Odisea

Current track
TITLE
ARTIST

Background