OFUNAM Programa 7 Primera Temporada 2016

Written by on 14/03/2016

La obertura de Ruslán y Ludmila es sin duda una obra llena de brillo y esplendor, totalmente vibrante y con mucha energía y que representa las cualidades de los enamorados, la fuerza y la ternura; aunque no es la más representativa de la música del compositor, es quizá la más famosa. La ópera está basada en el poema homónimo de Alexander Pushkin y es bellísima. Glinka es considerado el padre el nacionalismo ruso y su música, que influiría grandemente en las generaciones posteriores, abandona la formalidad de la música alemana, buscando la belleza y el sentimiento y apropiando las formas más occidentales de la música a la tradición rusa.

 

El Concierto para Piano No. 3 es quizá el concierto más complejo de Rachmaninoff pues requiere de una gran habilidad técnica además de estar dotado de una expresividad increíble, en un inicio suave y sencillo, escalando las dificultades técnicas del piano, con un discurso muy moderno, vanguardista y que hace que el piano lleve la parte principal, enmarcado delicadamente por la orquesta; después de presentar los temas, va desarrollándolos entre piano y orquesta y  para terminar reelaborándolos al final del primer movimiento; el segundo movimiento es engañosamente tranquilo, las dulcísimas notas del oboe proponen un tema exquisito, que semeja una tarde soleada y quizá un poco nostálgica; el tercer movimiento, muy impetuoso y que es el más exigente para el solista, es una reelaboración de los temas del primer movimiento a los que ha introducido magistrales variaciones. Una verdadera obra maestra.

 

 

La Sinfonía No. 3 de Brahms explora caminos más personales, en los que se puede apreciar la madurez musical pero también el momento personal del compositor, lleno de pasión y euforia. En los primeros movimientos se aprecia la construcción sonora tan grandiosa de Brahms, la orquestación es impecable, es un discurso total; hacia el tercer movimiento, más personal y romántico a mi gusto, se expresa con una intensidad y delicadeza increíbles para terminar con un movimiento pleno de ímpetu y energía.

 

Creo que ya lo había mencionado pero haber escuchado en esta temporada los conciertos de Rachmaninoff aparejados con la correspondiente sinfonía (cuando menos en número) de Brahms, fue una gran y muy grata experiencia que nos hace apreciar una monografía de ambos compositores. En esta noche, la ejecución excelentísima del maestro Vondráek al piano bajo la dirección del muy sonriente maestro Sudji a lado de la OFUNAM nos dejó con un gran sentimiento de felicidad en el alma. Como encore, la orquesta nos regaló la Danza Húngara No. 5, quizá la más vibrante e intensa de todas, una grata, muy grata sopresa, con mucho pero nunca demasiado Brahms para una noche.

 

OFUNAM Programa 7 Primera Temporada 2016

Bojan Sudji, Director Huésped

Lukáš Vondráek, Piano

Obertura de Ruslán y Ludmila

Mikhail Glinka (1804–1857)

Concierto para Piano No. 3 en Re Menor, opus 30

Sergei Rachmaninoff (1873–1943)

Sinfonía No. 3 en Fa Mayor, opus 90

Johannes Brahms (1833–1897)

Tagged as

Rock101

Segunda Odisea

Current track
TITLE
ARTIST

Background