OFUNAM Programa 5 Segunda Temporada 2017

Escrito por: Juan Dimas Cordova

Fecha de publicación: 8 junio, 2017

Categoría:

La Obertura Trágica es una puerta adosada a la pared, no abre nada, lo mismo que su hermana, la Obertura Académica Festiva y es curioso contraponer ambas pues a pesar de haber sido compuestas en momentos muy cercanos, son totalmente disímiles aunque complementarias. En la Trágica encontramos la proclividad de Herr Brahms a la introspección, es dramática, fuerte, pero también brillante; contrario a su talante, encontramos una obra muy personal, íntima, la exploración del alma propia sin las máscaras sociales, el enfrentar al hombre consigo, el expresar en su discurso el sentido de la vida. Más que trágica, es terriblemente humana o quizá, en algún punto, en algún momento, ambas cosas sean lo mismo.
 
Uno de los más grandes chelistas de la historia ha sido Mstislav Rostropovich a quién más de un gran compositor dedicó la creación de alguna obra; el caso es que Shostakovich dedicó su Concierto para Violoncello a este gran músico –le dedicó dos conciertos en realidad–. Pleno de sonoridades eslavas, las danzas florecen en el discurso del cello, hay momentos alegres y brillantes, virtuosos, pero siento que el concierto se llena de nostalgias inesperadas, como una catarata de recuerdos que nos arrasa al contemplar una fotografía en sepia, perdida y encontrada; a veces el discurso del cello es un refunfuño, conversando con el oboe y el contrafagot, para convertirse en una historia, una narración emotiva salpicada de recuerdos, no todos gratos pero que dan sentido a la historia y que en algún momento se convierte en un soliloquio, el cello, solito, platicando sin interrupciones hasta que la orquesta resurge con un discurso más vivaz, lleno de alegría, expresando una libertad velada pero feliz.
 

 
La música del joven Schubert siempre tiene un dejo de genialidad y discurso personal aunque no está exenta de influencias de otros compositores, en algún momento es fácil encontrar la sombra de Mozart, Rossini y por supuesto, Ludwigvan, sin embargo en esta Sexta Sinfonía ya encontramos un discurso personal más sólido y por ende, más complejo; aún apegado a las formas clásicas, es evidente el tono reflexivo del primer movimiento que es muy emotivo, emotividad que se percibe a lo largo de toda la obra, que me parece un delicioso paseo primaveral, que por momentos tiene tonos brillantes e intensos, como pequeñas explosiones de emoción y en la que conforma complejos espacios sonoros muy intensos, con arquitecturas simples pero no exentas de una belleza exquisita.
 

 

 
El maestro Lomónaco y su gran sonrisa al frente de la OFUNAM, a quien teníamos un buen rato de no ver por la Sala Nezahualcóyotl, como siempre con una dirección atenta y desenfadada; el joven maestro Stadler en el cello ejecutando de manera magistral la música de Shostakovich, a mi gusto, uno de los conciertos más conmovedores y complejos de este compositor. Excelente noche!
 
OFUNAM Programa 5 Segunda Temporada 2017
Juan Carlos Lomónaco, Director Huésped
Alexey Stadler, Violoncello
Obertura Trágica, opus 81
Johannes Brahms (1833–1897)
Concierto para Violoncello y Orquesta No. 1 en Mi Bemol Mayor, opus 107
Dmtri Schostakowisch (1906–1975)
Sinfonía No. 6 en Do Mayor, D 589
Franz Schubert (1797–1828)