OFUNAM Programa 4 Tercera Temporada 2015

Escrito por: Juan Dimas Cordova

Fecha de publicación: 12 octubre, 2015

Categoría:

El Concierto Madrigal es un verdadero encanto, las voces de dos guitarras, perfectamente equilibradas, establecen un diálogo entre ellas mismas y con la orquesta, de una forma tan natural que la obra es simplemente hermosa.
 
A lo largo de los pequeños movimientos se van formando estampas tan claras que los ambientes se recrean prodigiosamente; tengo un gusto particular por el fandango, el ritmo se hace cadencioso, propio para la danza pero también rescata sonoridades del esplendor barroco de aquella España; aparecen también los grandes campos y las cabalgatas, las aldehuelas, los caseríos, no sé, la vida rural y simple tan llena de candor y felicidad, ambientes a los que irremisiblemente me remite la música de este gran compositor, que verdaderamente disfruto.
 
Retomando, las guitarras si bien traen aires antiguos, castellanos y  andalusís, también proponen una voz nueva, una voz no tradicional, enfocada al discurso de un hombre que vive en nuestra modernidad, sin olvidar de dónde viene. El excelentísimo dueto de guitarristas, muy jóvenes y muy mexicanos, los maestros Blanco y Kaminsy interpretaron este concierto de una forma prodigiosa, clara, sonora, precisa y sobre todo, poniendo el alma en las cuerdas y tuvieron la generosidad de regalarnos como encore una composición del maestro Blanco, Transition, compuesta para banda de rock pero arreglada para dueto de guitarra clásica con motivo de esta presentación. ¡Formidable!
 
Las Cuatro Estaciones es una obra de la cual se ha abusado hasta el hartazgo, se ha usado tanto y para tantas cosas que no ya no figuraría en mi top ten, pero (afortunadamente existe el pero) escucharla en una sala de concierto, como una obra íntegra, es una experiencia a otro nivel.
 
A través de las voces del violín y una pequeña orquesta, esta serie de conciertos recrean de una forma casi palpable, las características particulares que atribuimos a cada estación, el despertar de la vida en la primavera, el surgir del aletargamiento de aves y otros animalillos, las flores y el reverdecer del mundo; en el verano, aunado a los calores, las lluvias tempestuosas y que quizá por estos contrastes y su fuerza, los que nacimos en verano estamos un poquito loquitos; el otoño que de alguna forma es calmo, puede ser cálido o frío, pero generalmente benigno, hermoso y que nos conduce tranquilamente a la época dura, el frío del invierno que impera por sobre todos, haciendo que la vida se desacelere un poco, poniendo duras pruebas para simplemente sobrevivir, antes de cerrar otro ciclo.
 
Y si bien, todos sabemos qué esperar de cada estación del año y sabemos qué escucharemos en cada concierto alusivo a ellas, también es cierto que cada escucha atenta a esta obra nos narra una historia totalmente diferente cada vez, enriquecida por la experiencia, por los amores y las ausencias, por los reencuentros y  las nuevas alegrías, en fon por todas las cosas que, a cada ciclo, nos enriquecen la vida y nos permiten narrarla cada vez, de una forma similar pero cambiando un poquito la historia, cada vez…
 
El maestro Cárdenes al frente de la OFUNAM dirigiendo desde la batuta y el violín con un trabajo exquisito sobre la obra de Vivaldi a la que, según sentí, le cambió el tiempo, haciéndola más rápida lo que le dio un nuevo brillo al Invierno que fue donde se me hizo más evidente. ¡Genial!
 
OFUNAM Programa 4 Tercera Temporada 2015
Andrés Cárdenes, Director Huésped y Violín
Omán Kaminsky, Guitarra
Robbin Blanco, Guitarra
Concierto Madrigal para Dos Guitarras y Orquesta
Joaquín Rodrigo (1901–1999)
Conciertos para Violín, Cuerdas y Continuo, op. 8
La Primavera, No. 1 en Mi Mayor
El Verano, No. 2 en Sol Menor
El Otoño, No. 3 en Fa Mayor
El Invierno, No. 4 en Fa Menor
Antonio Vivaldi (1678–1741)