OFUNAM Programa 4 Segunda Temporada 2016

Written by on 25/04/2016

Las circunstancias de la vida de un hombre, en muchos casos, definen y condicionan  la propia existencia, hay quien nace genio pero con hambre y primero debe alimentar al cuerpo y después, si ello es posible, al alma; hay quien nace indolentemente rico y gobierna a miles de personas, a pesar de ser una nulidad intelectual. Shostakovich padeció el régimen soviético, aun peor, el estalinismo, lo que le llevó a autocensurarse en su labor creativa pues el riesgo de morir al contravenir al sistema era muy alto.

 

Este Concierto para Violín, que es un verdadero reto musical pues la complejidad de la ejecución es altísima tanto para la solista como para la orquesta, representa el dolor de la vida soviética, subyugada por sus gobernantes; cada movimiento del concierto es doloroso, nervioso, desesperado y concentra, amarga y puramente la esencia de la vida de gente que no vive, pues el régimen ya ha decidido cómo debe pensar, actuar, sentir, incluso amar y ello, desgraciadamente, es una realidad que no está demasiado lejos de nuestra sociedad actual, la diferencia es que no nos han condicionado a través del miedo sino del gozo; como sea, el discurso del concierto es tristísimo, deprimente pero también es sarcástico, burlón, Shostakovich bien se cuidó de incurrir en cada cosa que podría haber enfadado a Stalin; no hay recompensa más grande para un artista que saber que a través de su arte se puede trasgredir a cualquier régimen sin que la estupidez innata de la clase gobernante les haga darse cuenta de que acaban de ser insultados, tan artísticamente.

 

Mussorgsky es quizá el mayor revolucionario de la Rusia del siglo XIX y es una verdadera desgracia que haya muerto tan joven. Cuadros en una Exhibición es un paseo por la obra gráfica de un amigo suyo, Viktor Hartmann, arquitecto y dibujante; Mussorgsky compone esta bellísima obra imaginando musicalmente la esencia de cada cuadro de su amigo Hartmann, recreando las atmósferas de cada pasaje y uniéndolas a través del paseo por la sala o Promenade, que es el hilo conductor de toda la obra y se recrea de forma exquisita en distintas voces.

 

 

Cabe señalar que Mussorgsky compuso la obra, en un inicio, para piano y no para una orquesta, entre muchas personas que le metieron mano y la orquestaron, fue Monsieur Ravel quien realizó la versión más  conocida y acaso, la mejor, las texturas sonoras son verdaderamente exquisitas, los detalles, las voces, la integración de las mismas, todo ello dota a la obra de una extraordinaria intensidad y belleza, además de las pequeñas sorpresas que aparecen a cada momento; el escuchar esta obra en vivo convierte la experiencia en algo verdaderamente extraordinario.

 

La muy linda señorita Moreno en el violín, interpretando a Shostakovich, fue impresionante; repito, el concierto el difícil, tenso, quizá desesperante y ella supo, sabiamente, transmitir todas estas emociones y nos regaló como encore una pequeña obra para violín y arpa, La Nana, de Manuel de Falla, bellísima; el maestro Dinic y la OFUNAM realizaron un trabajo estupendo con obras complejas y hermosas, un muy pequeño paseo por la música rusa y las motivaciones creativas que influyeron en la vida de sus creadores, una Rusia decimonónica en plena expansión intelectual y la misma Rusia, menos de cien años después, en el total retraimiento intelectual, donde lo más acertado era no pensar y si de plano, no podía uno dejar de hacerlo, había que esconderlo.

OFUNAM Programa 4 Segunda Temporada 2016

Srba Dinic, Director Huésped

Leticia Moreno, Violín

Concierto para Violín y orquesta No. 1 en La Menor, opus 99

Dmitri Shostakovich (1906–1975)

Cuadros de una Exposición Orquestación de Maurice Ravel

Modest Mussorgsky (1839–1881)

Tagged as

Rock101

Segunda Odisea

Current track
TITLE
ARTIST

Background