OFUNAM Programa 3 Segunda Temporada 2016

Written by on 18/04/2016

La clepsidra, como el reloj de arena, es un aparato primitivo para medir el tiempo por medio de un flujo determinado de una cantidad determinada de agua. La Clepsidra de Lavista es un fluir constante, oscuro y frío, sonido y agua discurren a través de oquedades de piedra negra, labrada y milenaria y en su fluir nos narra nuestra propia historia, sin palabras, sólo emociones, primitivas y esenciales, pero sobre todo vitales; a través de sonidos densos y profundos, la música fluye y crea atmósferas que poco tienen de humano y mucho de divino, su discurso nos relata nuestros orígenes vitales o el sentido de la vida misma, da lo mismo, el secreto está en entender nuestra existencia a través del incesante discurrir del tiempo–agua–vida–música.

 

 

Es indudable que la base de la comprensión de la música son las emociones comunes a cualquier persona y partiendo de esta generalidad, la empatía será mayor o menor en la medida en las que las propias emociones se identifiquen con las del compositor; la música de Mahler es comúnmente considerada como intelectualmente difícil de comprender y sin embargo, más allá de las acrobacias racionales en las que mucha gente se entretiene y ufana, inventando explicaciones racionales que no son iguales para nadie más, en la obra de arte subsiste la emotividad innegable, que nos hace entristecer o bailar.

 

La Quinta Sinfonía de Mahler es una obra de dimensiones colosales,  tanto en su duración como en su discurso; con un inicio trompetural francamente impactante, los dos primeros de los cinco movimientos bien pueden ser el pesar y el dolor del alma humana ante la muerte, la tristeza, la desolación o la soledad, la orquesta crea ambientes de gran emotividad, profundos y fuertes, conmovedores y de alguna manera simula una narración o la observación de paisajes a través de la ventanilla de un tren a toda marcha con el alma encogida por la pena dentro del pecho; la catarsis llega en el tercer movimiento,  una danza singular, similar  al vals, que aparece como un atisbo de cordura, demostrando que a pesar de todo la vida es hermosa, que vale la pena enamorarse, aun sabiendo que puede doler, que apreciar el calor del primer rayo del sol le puede dar otro sentido al día, que la sonrisa de esa niña es alegría pura; así, de una forma romantiquísima el ambiente se torna dulce sin perder intensidad, sin ser banal, sin dejar de ser importante y profundo, pero ahora es goce, vida, llegando a la pureza de ambientes bucólicos, pastorales, de amores púberes, de flores con olor a miel y canto de aguas cristalinas.  Así, después de un discurso emocional, Mahler nos platica, a lo largo de poco más de una hora, cómo es la vida, con todos sus altibajos. Hermosura pura.

 

En esta vida me he dado cuenta que cuando hay armonía, en cualquier cosa, desde la coloración de una piedrita hasta una obra de arte, sabemos que eso tiene algo especial, quizá sea difícil describirlo, conceptualizarlo y sin embargo sabemos qué es eso que lo hace especial, la armonía. La integración de la OFUNAM con la dirección del maestro Zollman, a quién es un privilegio volver a ver en la Sala Nezahualcóyotl, es una combinación que sólo puedo definir como armonía, tanto en Lavista como en Mahler, ambas interpretaciones fueron simplemente perfectas. Agradeciendo a la vida por estas pequeñas cosas que enriquecen el alma.

 

OFUNAM Programa 3 Segunda Temporada 2016

Ronald Zollman, Director Huésped

Clepsidra

Mario Lavista (1943)

Sinfonía No. 5 en Do Sostenido Menor

Gustav Mahler (1860–1911)

Tagged as

Rock101

Segunda Odisea

Current track
TITLE
ARTIST

Background