OFUNAM Programa 2 Tercera Temporada 2016

Escrito por: Juan Dimas Cordova

Fecha de publicación: 24 octubre, 2016

Categoría:

Mosaico Mexicano es un gran homenaje a la música de la Época de Oro del Cine Mexicano, una excelente colección de estampas coloreadas de fotografías en blanco y negro de bonitas, sombrerudos y magueyes, de esas que hacía Gabrielito; está lleno de las sonoridades que acompañaron imágenes de un México rural inexistente, quizá demasiado idílico, donde la tragedia más grande era la cruda de tequila del protagonista, hay insinuaciones de la música de Revueltas, lo mismo que el casi tema de la ranchera Dos Arbolitos. Sin mayor pretensión, una pieza muy divertida que nos hace recordar esas imágenes de un México que no conocimos pero que tenemos en la memoria.
 
El Árbol de la Vida remite a esa metáfora, el árbol como representación de la vida misma, con lugares tan diversos como disímiles, la vida que, naciendo bien profundo en la tierra, se extiende a las ramas, sin orden pero en perfecta armonía. Musicalmente es una obra compleja, moderna, que crea muchos ambientes sonoros, disímiles pero integrados, desde disonancias hasta el son jarocho, porque mágica, espectacular y agradabilísimamente aparece por ahí la melodía de El Cascabel, que con su cinta morada se entreteje en este discurso de hombre moderno, no como añoranza sino como identidad actual, metamorfoseada en modernidad, ampliada y vigente, rica y barroca. Un verdadero nuevo favorito pa’l walkman.

Ludwigvan transformó gran parte del mundo con la Sinfonía No. 3, cuando menos el mundo del arte. Paralela a la vida de don Napo, Ludwigvan estaba encontrando su madurez creativa al tiempo que don Napo se hacía con las Europas; en un principio admirado, se supone que esta sinfonía estuvo dedicada a Bonaparte, dedicatoria que cuentan, fue tachada por la misma pluma de Ludwigvan cuando en vez de mantener los principios republicanos que lo llevaron al poder, Napito se autoproclamó emperador.
 
Como haya sido, la cuestión importante es que esta sinfonía marca el nacimiento del movimiento romántico, la expresión personal del artista más allá de la forma, variándola magistralmente, sorprendiendo con nuevas propuestas y yendo aún más lejos, convirtiendo la forma de la sinfonía en algo si no totalmente nuevo, sí más personal, sirviéndose de ella para expresar su sentir, ordenando sus partes en la forma que conviene al discurso del artista y no al revés, como solía hacerse, cuando el artista se ajustaba a la forma. Esto, por muy sencillo que suene, tiene un significado inconmensurable y muy profundo, el encuentro total de la libertad. Ah, ¡la libertad!
 

Un concierto sorprendente y cómo no, ¡delicioso! Música mexicana, moderna y de excelentísima factura; un velo de nostalgia por ese México de las películas y una propuesta vanguardista de una mexicanidad moderna, pujante, que nos rescata del pantanal en que han convertido al país y que nos da un respiro de frescura, que nos hace darnos cuenta de que aún existe gente creativa, verdaderos artistas en México, en este México tan penosamente doloroso.
 
El maestro Cárdenes en la dirección, que junto con la OFUNAM, excelente con Ludwigvan y una ejecución formidable de la guitarra por el maestro, joven y quizá por ello doblemente brillante, Pablo Garibay con El Árbol de la Vida que le fue dedicada por el maestro Vázquez, quien también estuvo presente. La Heroica verdaderamente fenomenal, una de las más grande obras de Ludwigvan, tanto por su belleza como por su trascendencia, impresionante idea musical y una verdadera maravilla escucharla en vivo.
 
OFUNAM Programa 2 Tercera Temporada 2016
Andrés Cárdenes, Director Huésped
Pablo Garibay, Guitarra
Mosaico Mexicano
Arturo Rodríguez (1976)
El Árbol de la Vida
Herbert Vázquez (1976)
Sinfonía No. 3 en Mi Bemol Mayor, opus 55, Heroica
Ludwig van Beethoven (1770–1827)