OFUNAM Programa 2 Segunda Temporada 2015

Written by on 27/05/2015

Glazunov es el gran heredero del Grupo de los Cinco (Balakirev, Borodin, Cui, Mussorgsky y Rimsky–Korsavov) y en su música se condensa el último gran nacionalismo ruso, Glazunov mantiene una postura oficialista hacia este grupo y si bien su música es interesante, está anclada a la generación anterior, lo que, de algún modo, hace que nazca en la obsolescencia.

La Obertura Solemne es espectacular, los temas son simples aunque adornados con una orquestación muy brillante y crea complejas texturas sonoras que desarrollan desde la más suave melodía hasta momentos francamente militares.

Como ya lo he comentado, la voz del corno me es particularmente grata, podría definir su voz como suave y firme, noble, no sé, me es muy atractiva. Dentro de la más bien escasa producción de conciertos para el instrumento en los últimos tiempos destaca este gran Concierto para Corno de Glière, absolutamente romántico, vigoroso y brillante, las muy amplias posibilidades tonales del instrumento son magistralmente aprovechadas en los solos creando complejas construcciones tonales que son hábilmente integradas al conjunto orquestal que de algún modo las acentúa. El concierto es profundo, dinámico, impresionantemente conmovedor y hermoso.

Cuando un verdadero artista enfrenta el compromiso de reelaborar una obra de arte tiene ante sí uno de los retos más grandes, si bien no se trata de superar la obra original es muy importante hacer algo de calidad similar. Il signore Maderna reelabora una obra bellísima de la época renacentista, In Ecclesiis de Giovanni Gabrieli, obra hermosa como pocas, compuesta originalmente para coros, solistas, órgano y metales.

La reelaboración, ahora para una orquesta moderna, tiene como eje central la disposición de dos cuartetos de cuerdas que cumplen las funciones de los coros, tejiendo divinamente texturas tonales diferentes, apropiándose de los temas que son repetidos por el otro cuarteto, los metales continúan teniendo un papel principalísimo; es notable también que los temas son planteados en un lenguaje moderno, más propio al siglo xx que al Renacimiento, lo que hace que la obra tenga vigencia aun en nuestro tiempo.

Los Pinos de Roma describe muy afortunadamente diversos paisajes de aquella ciudad, lo mismo que los otros dos componentes del tríptico, Las Fuentes de Roma y Festivales Romanos. Influenciado por la obra de Mussorgsky, Cuadros en una Exhibición, como si de pintura se tratase, Respighi se dedica a retratar musicalmente particularidades inherentes a la ciudad de Roma y aquí encontramos los jardines y pinares de la Villa Borghese, soleados y alegres, espectacularmente hermosos y propicios para el juego y la diversión.

Los Pinos Cerca de las Catacumbas tienen un aire sombrío, misterioso, propicio para la reflexión sobre el momento de la muerte o la aflicción por la misma; Los Pinos de Gianicolo tienen también un toque de nocturnidad, placida y fría, una vista espléndida hacia el centro de la ciudad; tiene la particularidad de que al interpretarse se usa la grabación de cantos de pajarillos reales y por último tenemos los Pinos de la Vía Apia, que es la más épica, como un viaje en el tiempo, se presenta, gloriosa, la Roma imperial, aquella ciudad que fue dueña de la mayor parte del mundo conocido y que recibía a sus héroes de regreso a través de esta noble vía, cubiertos de gloria y riquezas.

Esta pieza posee un poder verdaderamente avasallador; el toque marcial de los timbales describe una gran procesión militar, una trompeta resuena lejana –literalmente fuera del escenario–, como anunciando la llegada de las legiones, el volumen se incrementa hasta lograr un verdadero frenesí, que tiene un efecto espectacular, aunado a que resuenan desde atrás de nosotros dos cornos y dos trombones, lo que crea una profundidad sonora verdaderamente impresionante y que es imposible de apreciar en una grabación, una de las mayores y mejores razones por las que hay que vivir la experiencia de la música en vivo.

Todas las obras de este programa, increíbles ideas musicales del siglo xx, me resultaron muy gratas, sobre todo Los Pinos de Roma pues la experiencia de escucharlos en vivo es realmente impresionante, el Concierto para Corno, bellísimo, sobre todo en su tercer movimiento, absolutamente moderno y en una ejecución impecable del maestrísimo Baborák, que es considerado el mejor corno del mundo actualmente y deja muy claro el porqué; es muy grato tener la oportunidad de escuchar solistas de este nivel y afortunadamente es la segunda vez que le escucho en vivo, gracias a la OFUNAM; el maestro Mazzoleni en la batuta con una dirección fresca y precisa y a mi gusto excepcional en la obra de Maderna y Respighi. Una noche encantadora.

  • Obertura Solemne, op. 73

    Alexander Glazunov (1865–1936)

  • Concierto para Corno y Orquesta en Si Bemol Mayor, op. 91

    Reinhold Glière (1875–1956)

  • In Ecclesiis (Versión Orquestal de Bruno Maderna {1920–1973})

    Giovanni Gabrieli (1563–1612)

  • Los Pinos de Roma

    Ottorino Respighi (1879–1936)

Tagged as

Rock101

Segunda Odisea

Current track
TITLE
ARTIST

Background