Metric en el Plaza

Escrito por: Rock101

Fecha de publicación: 9 octubre, 2019

Categoría:

Texto: Joivanna Pérez, Fotos: Zeus López

Metric es una de las bandas con gran trayectoria que han caracterizado la adolescencia de muchos de los que ahora estamos entre los 20 y 30. Quién no recuerda temas como “Gimme Sympathy” con el video en el que intercambiaban constantemente de instrumentos entre luces intermitentes y que sin duda todos esperábamos a las 3:00 de la tarde para verlos subir y bajar de número durante semanas en los 10 más pedidos de MTV. O la poderosa escena de “Black Sheep” en Scott Pilgrim vs The World.

La banda es originaria de Toronto y está conformada por Emily Haines (vocalista), James Shaw (guitarrista), Joshua Winstead (bajo) y Joules Scott-Key (batería). Tienen una trayectoria de más de 20 años en los que han presentado siete albumes: Old World Underground, Where Are You Now? (2003), Live It Out (2005), Grow Up and Blow Away (2007), Fantasies (2009), Synthetica (2012), Pagans in Vegas (2015) y Art of Doubt (2018).

En los últimos meses Metric tuvo algunas presentaciones en México, primero en Monterrey en el Festival Machaca  el 22 de junio y posteriormente como banda abridora del cierre de la gira “Aztlán” de Zoé en el Auditorio Nacional en las dos fechas que presentaron: 28 y 29 de junio. Pero desde aquel 2015, cuando ofrecieron un show para promocionar Pagans in Vegas, que entonces era su disco más reciente, Metric no había tenido un concierto en solitario en la CDMX hasta este domingo 6 de octubre que se dieron cita en El Plaza Condesa.

El concierto inició a cargo del Folk pop de Andrea Franz en punto de las 7:45. Su presentación duró media hora. La acompañaron seis músicos en escena y el dinosaurio que ha llevado en todos sus shows. Tocó la mayoría de sus temas en inglés pero también incluyó un par en español, tales como “Locura por ti” y “Acércate”. 

La presentación de Andrea terminó a las 8:15 y dió paso a media hora exacta de cambio de set, a las 8:45 en punto inició el esperado show de Metric. Comenzó de golpe con el hit “Black Sheep” entre luces intermitentes verdes y blancas que iban perfectamente a juego con cada sonido de la guitarra y los sintetizadores.  Desde el primer segundo Emily demostró que es toda una rockstar y que tiene una seguridad inigualable en el escenario, no dudaba en bailar a cada momento mientras tocaba los sintetizadores de una manera brutal. 

Entre los primeros temas que conformaron el setlist pudimos escuchar “Twilight Galaxy” y “Synthetica”, durante ellos los asistentes no pararon de bailar pero sin duda el primer momento top llegó con “Risk”, tema de su último disco “Art of Doubt” y la dulce voz de Haines acompañada de potentes riffs de guitarra. La canción fue coreada a una sola voz que se escuchó en cada rincón del Plaza. 

La velada nos regaló 12 temas y 4 en encore, en los que Metric dio un recorrido por cada uno de sus discos y lo sorprendente de sus fans es que se sabían cada letra de los temas del setlist, no hubo una sola canción que no fuera bailada al ritmo contagioso de su synth rock y acompañada por los gritos de sus seguidores. 

Los cambios en la voz de Emily resaltan el estilo de Metric que los ha mantenido en alto, un claro ejemplo es el tema “Art of Doubt” del disco homónimo, en el que la vocalista pasa de una voz melódica que pareciera casi un canto gregoriano hasta desgarrar sus cuerdas vocales con gritos desesperados. Todo ello potencializado con un espectáculo visualmente coordinado a la perfección con las luces rojas que lo inundaban y el cabello de Haines moviéndose con fuerza de un lado a otro. 

Para el tema “Love Is A Place” vimos un ligero cambio en la atmósfera del venue, las iluminación desapareció y solo pudimos ver un haz de luz al centro del escenario que cubría a Emily y James al entonar la canción en una versión muy extraña para ser llamada acústica o a capella, pues su voz sólo estaba acompañada por leves acordes de guitarra eléctrica. 

Con esa tranquilidad de nuevo se dio un giro en 360, el tema que siguió la noche marcó el clímax iniciado por la famosa “Gimme Sympathy”, una de las canciones más esperadas por los fans que cantaron y bailaron con más energía que la propia Emily sobre el escenario. “Underline the black” y “Gold Guns Girls”, con solos de guitarra de más de dos minutos, marcaban el final del show aunque al mismo tiempo elevaban al máximo la euforia del público que al apagar las luces no paró de gritar en coro el nombre de la banda.

Regresaron al escenario con “Dark Saturday” y le hicieron honor al nombre de la canción con un escenario súper oscuro, iluminado solo con luces traseras de color verde que dejaban caer las sombras de los integrantes de la banda al público. 

Para “Common Lives”, tema que por cierto fue interpretado por primera vez en vivo,  invitaron a un músico a tocar con ellos en escena y el ambiente de nueva cuenta se volvió acústico e íntimo. El show llegó a su fin acompañado de los éxitos en plataformas digitales “Help, I’m Alive” de 2009  y “Now or Never Now” de 2018.

Sin duda alguna, Metric es una banda que entrega todo en el escenario y transmite a sus fans la energía con la que interpretan cada tema hasta contagiarlos y hacerlos disfrutar cada segundo del show.