Love & Hate… The Beatles

Escrito por: Luis Acosta

Fecha de publicación: 8 agosto, 2019

Categoría:

The Beatles es probablemente la banda más influyente en la historia de la música, sin embargo, lo que para unos significa un fervor dogmático hacia John, Paul, George y Ringo; para otros significa una banda sobrevalorada. Hoy en el especial de Rock 101, hablamos del amor y el odio hacia The Beatles. Un día completo para expresar todo lo que sentimos por ellos en #LoveHateBeatles101

La banda originaria de Liverpool ha sido un icono cultural y artístico en la cultura occidental, que encontró alojamiento en la música pop, pero cuya influencia se extendió más allá de ese ámbito. “Su sonido era fresco, directo, rápido y alegre”, y sus canciones de consumo inmediato, pusieron a brincar a la generación de los baby boomers, cuya influencia los lleva a describir los años sesenta como una época en la que reinaba la sensación de que un cambio era posible.

Como los mejores representantes posibles del rock pop, las fórmulas musicales de los Beatles se mantienen vigentes, y eso nos invita a revivir su gran aventura artística. Sin embargo, lo que para unos significa un fervor dogmático hacia John, Paul, George y Ringo; para otros significa una banda sobrevalorada. Por eso hoy ponemos un poco de polémica al fenómeno beatlemaniaco, ¿The Beatles, son una banda o sólo una marca muy reconocida?

En este momento ya van más de 50 años desde que el increíble George Martin apostó su dinero en cuatro chicos de Liverpool. Con ese dinero se produjo el primer álbum de estudio de la banda inglesa, Please Please Me, y nació con ello uno de los fenómenos musicales más grandes que el mundo ha tenido el placer de ver. The Beatles está compuesta de mucho talento, pero detrás de cada canción que se posicionó de número uno en las listas más importantes de Estados Unidos y el Reino Unido, siempre hubo un plan de negocios y estrategias de marketing.

Tratemos de visualizar a The Beatles como un producto. Cuando estás ideando lo que vendría siendo la estrella de tu negocio, necesitas tomar tu buen tiempo para crear algo totalmente original y que pueda ser recordado por los consumidores. En los 60s, la época donde surgió The Beatles, ya había otros artistas de rock que estaban sonando a nivel mundial: Elvis Presley, The Shadows, Bob Dylan, etc., pero la marca Beatles era distinta a las otras: los cortes de cabello con flequillos y una manera de dirigirse al público muy cordial. Este conjunto de elementos no era común en una banda de pop rock de la época, eran unos chicos soñados y pulcros que tocaban instrumentos y componían canciones sumamente comerciales de amor.

The Beatles estuvo rockeando durante una década juntos, pero su legado está tan presente, que es como si se tratara de una banda que sigue hoy vendiendo millones de boletos para conciertos alrededor del mundo. ¿Cómo se explica que una banda que sonó en los 60s, siga siendo de las favoritas en las nuevas generaciones? Las mentes maestras que se encargaron de inmortalizar a The Beatles sí que lo hicieron bien, pensar que sólo a causa del talento, llegaron hasta donde están, sería muy ingenuo.

El fanatismo en las personas es impresionante; es como que al ver el nombre “The Beatles”, inmediatamente se extasían. Si pones a elegir a alguien de cualquier edad entre una camiseta simple, y la misma camiseta con el logo de la banda, seguro que se van por la del logo. Porque con el pasar de los años, escuchar “The Beatles”, más que significar elegancia musical, significa algo “cool”.

Luego de que The Beatles se separara en los 70s, algunos pensarían que sería el fin de la experiencia audiovisual más increíble que habían escuchado en sus vidas, pero no… Desde esa época hasta la actualidad se siguen lanzando discos, fotografías o cualquier otra especie de “material inédito” que la gente sale a comprar cueste lo que cueste.

Por ejemplo, la disquera que acobijó a The Beatles, una vez finalizada la banda, le sacó todo el jugo que pudo, aun cuando los integrantes no estaban tan de acuerdo. En 1977 se empezó a comercializar “The Beatles at the Hollywood Bowl”, una selección de canciones interpretadas en los años 1964 y 1965 por la banda en Estados Unidos. Ese mismo año, también salió al mercado “Live! At the Star-Club in Hamburg, Germany; 1962”, con material inédito de The Beatles en sus primeros toques en los bares de Alemania, antes de que el mundo supiera de ellos. Por supuesto que fue un éxito comercial gigante. Las personas estaban tan devastadas por la separación del grupo que se apresuraban a comprar cualquier material inédito.

The Beatles sigue más presente que nunca, con dos de sus integrantes fallecidos. Actualmente generan un aproximado de cien millones de euros anuales, sólo en Liverpool. Cuando su música se incluyó en la plataforma de audio Spotify, se ofrecieron dos días gratuitos, en los cuales se produjeron más de 250 millones de reproducciones.

La banda (los que quedan vivos) no sólo se siguen llenando los bolsillos de dinero por los discos que venden, sino por todo lo que lleva su nombre. Cirque du Soleil, por ejemplo, tiene un show situado en Las Vegas llamado “Love”, donde día tras día facturan miles de dólares por concepto de tickets de entrada y luego por los productos de la tienda que está al finalizar el espectáculo, con colores psicodélicos, trajes utilizados por los integrantes de la banda, discos, peluches, juguetes, ropa, stickers y cualquier cosa que diga The Beatles.

Otro negocio que tuvo The Beatles fue cuando se creó el juego para Rock Band de la banda, con animaciones psicodélicas y diferentes niveles de dificultad para jugar en la batería, guitarra, bajo y teclados, incluso se podía armonizar cantando. Y ni hablar de las bandas sonoras que quizás sean las fuentes de oro más valiosas de Apple Corps Ltd., la compañía gerenciada por Paul McCartney, Ringo Starr y los familiares herederos de Geore Harrison y John Lennon. Año tras año, esta compañía gana mucho dinero gracias a que una película, serie o videojuego quiere tener una canción de The Beatles en su soundtrack. Un ejemplo de esto es la serie Mad Men, que le pagó 250.000 dólares a la disquera sólo para utilizar en uno de sus episodios la canción de The Beatles, “Tomorrow Never Knows”.

Sin embargo, tan grande éxito, no deja de ser un arma de doble filo, porque al final del día no podemos olvidar que The Beatles sigue siendo una banda de pop rock, y tanto desenfreno por querer mantenerlos vivos, puede opacar el legado que la banda construyó en menos de 10 años

Y es así, como a pesar de que John, Paul, Ringo y George sean efectivamente una marca, también son unos íconos y unos símbolos. Las personas los aman no porque sean populares, sino porque pueden sentirse identificadas con el mensaje que ellos transmitieron: la necesidad tener paz en el mundo y de crear una revolución para encontrarla. Para algunos sólo se trata de un consumismo excesivo, pero para quienes están del otro lado, comprar sus discos, camisetas, tazas y básicamente cualquier producto derivado de The Beatles, significa participar en el mensaje que ellos trataban de dar.

The Beatles son probablemente la banda más influyente de todos los tiempos. Sin ellos, honestamente no tendríamos como el 25% de toda la música. Mucha de la que nos gusta y amamos. No obstante, no sólo porque te gusta una cosa, significa que te tienen que gustar todas las cosas que condujeron a la creación de esa cosa. Es absurdo. Lo que hizo a los Beatles tan grandiosos fue que se hicieron diferentes dentro del montón de música con estilos innovadores. De esos arquetipos vinieron, muchas buenas bandas, pero, si The Beatles fueran realmente la mejor banda de todos los tiempos, su catálogo de grabaciones sería tan increíble que seríamos incapaces de escuchar algo más.

Además, En Facebook hay casi una docena de grupos unidos bajo el lema “I hate the Beatles” (Odio a los beatles). “No sólo están terriblemente sobrevalorados por cualquier persona sobre la faz de la Tierra, sino que han realizado algunas de las chorradas más asquerosamente azucaradas que han llegado a mis oídos. Los odio, a ellos y a todos sus fans”; Más de 6000 miembros proclaman la consigna. Otras voces se expresan en webs como Suckmybeatles.com o Help! The Beatles suck 

Un rechazo estrictamente musical es lo que, por ejemplo, el locutor de radio británico Robert Elms, dice en la web de la BBC. “Hicieron algunas cosas que gustan a mucha gente, le pueden gustar a todo el mundo: desde la abuela que canturrea When I’m sixty four hasta la niña que canta Yellow submarine”. Pero advierte: “Yo creo que siempre resultan o bien simples e infantiles, o pesados y pomposos; siempre son lo uno o lo otro”.

A su juicio, (y al de muchas personas más), los Beatles ofrecen una versión higienizada y anémica del rock and roll estadounidense de raíz blues. “A mi modo de ver, convirtieron algo que una vez fue sexy y crudo, en algo completamente desprovisto de alma, una música de patio de recreo para canturrear”.

La repulsión que suscitan los Beatles entre algunas minorías es achacable al incuestionable prestigio que alcanzaron, según señala en la BBC el crítico musical del Daily Telegraph Neill McCormick, que considera la obra del cuarteto como “el más extraordinario viaje musical de la historia del pop”. McCormick sostiene que algunos critican al grupo debido al unánime prestigio universal que lograron.

Hay quienes considera que la crítica a los Beatles no es más que la pose de unos pocos descreídos con ansias de protagonismo, pero no todo se reduce a eso, según sostiene el crítico musical británico David Keenan. “La mayoría de la gente cree que lo haces para hacerte notar, por frentismo o por hacer de abogado del diablo”.

De hecho, considera que los Beatles son la maldición la música indie, porque muchos pretenden imitarlos. “Cuando alguien dice que los Beatles les han influido, saltan las alarmas: significa que va a resultar completamente ordinarios. Todos quieren escribir esa música perfectamente elaborada, la canción clásica entre comillas”, añade Keenan.

Otros reconocen la valía musical del grupo pero lamentan la gran maquinaria comercial en la que se han convertido, como advierten en la web Suck my beatles. “No puedes escapar de los Beatles, No te queda más remedio que te gusten porque te han lavado el cerebro. Eres una billetera abierta y una cabeza hueca malgastando tu tiempo y tu dinero en un abismo sin fondo de avaricia empresarial y estupideces entusiastas”.

The Beatles tiene décadas que dejó de existir, dos de sus integrantes ya fallecieron y hay muchos pleitos de por medio, pero eso es lo que se consigue cuando se vive de recuerdos, gracias a una sociedad que está atrapada en la nostalgia; lo que es innegable es una cosa: el mundo vivió a unas leyendas en carne y hueso, y no está dispuesto a olvidarlas.

El cuarteto de Liverpool es una de las mayores bandas que crearon magia y el marketing empleado en esto fue tan épico que los catapultaron a la cima de las cimas. Será cuestión de ver si sus estrategias funcionarán hasta el final de los tiempos. ¿Y tu que piensas: amas, odias, o simplemente te da igual The Beatles? Sigue conectado a Rock 101, recuerda que hoy de 10 am a 8 pm, estaremos hablando del odio/amor hacia los Beatles en el jueves de especial #LoveHateBeatles101