¿Los videojuegos son los culpables de la violencia?

Escrito por: Luis Acosta

Fecha de publicación: 14 enero, 2020

Ya es tiempo de dejar de culpar a los videojuegos por la violencia, el verdadero problema está en la sociedad.

Tras los acontencimientos del pasado 10 de enero donde un niño disparó contra una maestra y sus compañeros en Torreón, Coahuila, el gobernador Riquelme declaró erróneamente que los videojuegos habrían influido en la decisión del menor.

Pero, ¿es culpa de los videojuegos incitar a la violencia? A través de los años hemos escuchado que satanizan a los videojuegos y los culpan por tragedias que debieron atenderse desde puntos de vista más importantes, como la falta de atención de psicológica, o el propio contexto de violencia que se vive en el mundo.

Desde la masacre de Columbine de 1999, pasando por la matanza de Noruega de 2011 y llegando hasta tiroteos recientes, como los de Nueva Zelanda y Texas de 2019, los videojuegos son linchados cuando se pierden vidas humanas bajo estas circunstancias, cuando lo cierto es que no hay pruebas que los vinculen con los actos de violencia.

Periodistas, especialistas y analistas expresaron su opinión en contra de culpar a un videojuego. En su mayoría manifestaban que se trataba de un asunto de educación y valores, además del contexto en el que se desarrolla cada individuo.

“El niño nació y creció en este México violento y terrorífico”, comentó la columnista de EL UNIVERSAL, Ana Francisca Vega.

Otros como León Krauze, expresaron que quienes han culpado a los videojuegos de masacres han sido Donald Trump y la Asociación Nacional del Rifle, por lo que pidió que “dejen seguirle el juego”.

Dentro de los comentarios en redes se difundían estudios en los que se concluye que “los videojuegos no causan agresión en adolescentes”, tal como lo compartió la ensayista y crítica de cine, Fernanda Solórzano.

Eso sin mencionar los diversos post compartidos en redes sociales que de manera hilarante reflejan la errónea decisión del gobernador de Coahuila.

Los medios especializados en videojuegos tampoco tardaron en presentar su opinión, aunque cabe destacar que esta ha sido la misma desde hace muchos años, pues el discurso de los gobiernos, suele irse inmediatamente contra lo más fácil de culpar, en lugar de atender las verdaderas necesidades de la sociedad.

Se debe poner atención a los problemas por los que pasan los niños, no sólo es asunto de los maestros sino también y aún más importante, asunto de los padres y familiares. Pero sobre todo, es asunto de la sociedad ofrecer mejores planes sociales y psicológicos, así como un entorno seguro y libre de violencia, para evitar que tragedias como estas pasen cada vez más, con mayor frecuencia; y así dejar de culpar a la industria del entretenimiento, especialmente, los videojuegos, por cada tragedia que ocurre en el mundo.