Los incendios en Australia, explicada en imágenes desde el espacio - Rock101


Rock101 es de todos

Los incendios en Australia, explicada en imágenes desde el espacio

Escrito por: Luis Acosta

Fecha de publicación: 8 enero, 2020

Los incendios en Australia, explicada en imágenes desde el espacio
Categorías:
Compartir:

Australia vive una de las peores catástrofes medioambientales de su historia.  Las altísimas temperaturas registradas durante los últimos meses, con medias nacionales por encima de los 40º C, han derivado en una serie de incendios devastadores.

Se calcula que más de cinco millones de hectáreas han sido arrasadas por las llamas a lo largo y ancho de la isla. Una veintena de personas han perdido la vida. Más de 500 millones de animales podrían haber perecido.

La escala de los incendios australianos es gigantesca y cuenta con pocos referentes recientes. La mejor forma de observarlos, como siempre que un acontecimiento natural escapa a cualquier magnitud humana, es desde el cielo. Tanto la NASA como diversos investigadores han recopilado imágenes de las llamas desde el incendio, y muy en especial de las tremendas columnas de humo que se han apoderado de la costa australiana.

Una gigantesca mancha gris se extiende por la costa de Nueva Gales del Sur, una de las regiones más afectadas por las llamas. Tomada el pasado 4 de enero, ilustra cómo grandes lotes del territorio australiano han dejado de ver la luz del sol para vivir bajo un manto de cenizas.

Lo que está sucediendo en Australia queda lejos de ser una catástrofe puntual. Gran parte de la responsabilidad de los incendios la tiene un periodo particularmente grave de sequía. Durante los últimos años, los veranos australianos han sido extremos, imprimiendo una presión extraordinaria en el medio ambiente. La mayor parte de la isla registra niveles de sequedad históricos, lo que ha favorecido el surgimiento de incendios enormes.

Es probable que la situación empeore en el futuro. En 2007, algunos estudios ya ilustraban cómo la voracidad de las llamas y la frecuencia de los incendios aumentaría entre un 5% y un 20% para 2020. En un contexto de calentamiento global y de mayor sequedad, la crisis que atraviesa Australia se antoja como un preludio funesto de las catástrofes venideras. Un proceso mimetizado en otros puntos del planeta, como el Ártico, Portugal o España.

Pese a la gravedad de la última campaña de fuegos en el Amazonas o a las llamas que devoran los bosques de Indonesia, los incendios han decrecido un 25% durante los últimos años a nivel mundial. El motivo no es ambiental, sino humano. La progresiva urbanización y dominación del terreno han reducido la necesidad de prenderle fuego.

En Australia, la realidad es totalmente opuesta.

CONTENIDO RELACIONADO