Del Valle de Fuego a la Soledad de los pájaros con Sandra Becerril - Rock101
Rock101+

Del Valle de Fuego a la Soledad de los pájaros con Sandra Becerril

Escrito por: David V. Estrada

Fecha de publicación: 16 diciembre, 2021

Del Valle de Fuego a la Soledad de los pájaros con Sandra Becerril
Categorías:
Compartir:

Hace más de un año cayó en mis manos la terrorífica novela La soledad de todos los muertos de la escritora mexicana Sandra Becerril que tiene en su haber un gran número de novelas y guiones para cine y televisión en México y el extranjero. Me atrajo por su estilo directo, ágil, vertiginoso, humano y su gran sentido del manejo en el tiempo narrativo. En su momento me acerqué para hacerle una primera entrevista por vía remota que terminó publicada aquí en Rock 101.

Después de haber leído su novela Valle de Fuego, publicada en 2019, y tras la noticia de la salida de su más reciente novela en España, La soledad de los pájaros, acordamos una entrevista presencial en un café a un costado del World Trade Center de la Ciudad de México. A continuación les presento el resultado:

Rock 101: Hace 3 años presentaste Valle de Fuego, o sea, hace como 3 libros y no sé cuántos guiones. ¿Qué recuerdas de esa novela? 

Sandra Becerril: Realmente en estos 3 años llevo Antes de mí, después, Tu cadáver en la nieve#Love4EverEl silencio de todos los muertos y La Soledad de los pájaros; o sea, 5 novelas.

R101: ¿#Love4Ever es la que es tu novela interactiva que alguna vez mencionaste que era como escribir diez novelas al mismo tiempo?

SB: Sí, en efecto.

R101: ¿Y cuánto tiempo te llevó hacer eso?

SB: Como 2 meses (risas). 

R101: Muy rápido, ¿no?

SB: Pero es que está basada en un guion que ya tenía. Entonces ya contaba con toda la base y todos los personajes. Lo que escribí en específico para este nuevo proyecto fueron las decisiones alternas de la protagonista, que además es prima de Mia, de Valle de Fuego.

R101: ¿Entonces es como una especie de continuación de tu novela anterior?

SB: Más bien es un spin off. Lo que pasa es que todas mis novelas están relacionadas. De hecho, en la nueva novela que va a salir, hay un escritor que sale en El silencio de todos los muertos. Se llama CR Kemry.

R101: ¿Sabes? Ese personaje se me hacía que estaba inspirado en este amigo tuyo, el escritor Richard Christian Matheson, ¿será?

SB: Un poco, sí. Hay algo de él.

R101: ¿Y qué tal Ian de Valle de Fuego, no estará también inspirado en él?

SB: ¡No, Ian no! (Risas) Mira, esa novela la escribí porque precisamente fui con Mick Garris y Richard a Valle de Fuego (Nevada, Estados Unidos), hace como 5 o 6 años. Un día les dije que tenía muchas ganas de ir a Las Vegas, porque a mí me encanta esa ciudad y se me hace de lo más divertido del mundo. Su ambiente, sus espectáculos. He vivido de todo en Las Vegas. Imagínate que hasta antes de la pandemia solía ir cada año desde que tenía 18 años.

R101: Entonces sí te fascina.

SB: Sí, pero nada más para visitarla. Se me hace súper divertida. Y entonces me dijeron: “Hay un lugar cerca de Las Vegas que se llama Valle de Fuego, te vamos a llevar”. Fuimos y me quedé fascinada. Imagínate una novela que se llame como ese lugar y que se desarrolle en Las Vegas y en ese sitio. Es que ahí todo es rojo, hasta el cielo. Por eso ahí han grabado muchas películas de Marte. Entonces así fue como nació la idea de ese libro. Ya tenía la idea de la protagonista y dije “No, bueno, si necesito que acaben con ella tiene que ser en Las Vegas. Es un gran lugar para terminar con la gente”. Y los lugares que ella va recorriendo en la historia cuando está buscando pistas sobre el novio que le mataron son lugares que sí existen. De hecho, alguien en Twitter hizo un tour a partir de la novela. Él leyó el libro y organizó este viaje desde CDMX y se fueron a visitar todos los hoteles haciendo la ruta de Mia, porque sí existen, incluso el bar de las margaritas existe. Hasta el tiempo en que se tarda uno en dar ese recorrido lo cronometré muy bien en mi historia. 

R101: Por lo vertiginoso y la forma en que está narrada tu novela de Valle de Fuego, me hizo recordar otras novelas como Fear and loathing in Las Vegas de Hunter S. Thompson, o Te lo juro por Saló de Arturo J. Flores, donde dos parejas de personajes viven los días al límite a tope de drogas, alcohol y emociones; este libro tuyo tiene esa vena tuya tan gustosa del cine en el que todo sucede en presente, acción tras acción. De hecho, rara vez tus personajes se detienen a reflexionar en la vorágine que están cayendo.

SB: Sí, desde un inicio quería que fuera mucha acción debido al género, ya que es un thriller. 

R101: Por ejemplo, tus personajes principales, tanto Mia como Ian son escritores de novelas y películas de horror, pero en tu libro tu no abundas mucho sobre sus obras. Yo de pronto, que soy muy clavado en el subtexto, en las cosas que hay detrás de los personajes. Me hubiera gustado mucho conocer qué hay en el mundo de ficción creado por estos personajes.

SB: Eso lo hago para que los lectores imaginen también. Mira, lo que pueden imaginar ellos sobre el destino de los personajes, puede ser mil veces peor de lo que yo misma como escritora puedo imaginar. Entonces también se pueden imaginar las obras y relacionarlos con otros autores. Como tú que te imaginaste a RC Matheson cuando leíste mi novela. Aunque en realidad no están basados en nadie, pero eso ayuda a que la gente se imagine cosas a partir de sus lecturas y vivencias previas. 

R101: Oye, tomando en cuenta que todas tus novelas tienen una conexión, ¿podría saber qué es ahora de Mia, la protagonista de Valle de Fuego; sale acaso en esta novela última que publicaste?

SB: No, ya no vuelve a aparecer. Aunque sí aparece en Nightmares, el libro de cuentos que publiqué con Matheson y Garris. Es en la historia de Mar que es la abuela de Mia. Y de hecho te vas a dar cuenta que hay muchas referencias de Mia en su abuela. Todo está conectado. Todo todo.

R101: ¿Y así es desde tu primera novela?

Sb: Sí, y también las películas que he escrito. Es todo un universo.

R101: Hace unas semanas compartiste un avance de tu última novela La soledad de los pájaros. Por lo que leí es la historia de una actriz muerta que quiere vengarse de quien la mató. Tu historia me recordó a un filme de hace como 15 años donde un chico dentro de una alcantarilla está en coma y sale su espíritu a buscar que lo salven, pero también me recuerda a estas historias tradicionales de horror donde un fantasma anda haciendo fechorías, hasta que resuelve aquello que lo mató. Ahora bien, me gustaría que me contaras cómo esta historia apareció en tu cabeza y te obligó a escribirla.

SB: Ah, mira. Esta sí es muy diferente. De hecho esa actriz, Agni, es prima de Mia, por ahí lo comenta: “Yo no quiero terminar como mi prima Mia en Valle de Fuego”. ¿Cómo se me ocurrió? Un día iba caminando por la calle, alguien me gritó algo y me dio mucho coraje. Y entonces dije: “La única forma en que puedes caminar en esta ciudad sin que te molesten es siendo invisible”. Pero debe ser muy feo ser invisible. Entonces ya de ahí surgió la idea de este personaje que todo el tiempo quiere ser libre. La novela inicia con ella estando muerta, ve su cadáver y se da cuenta que no era tan criticable como ella pensaba. Ya sabes, uno se ve gordo, se ve feo… Y la realidad es que no es así. La realidad es que cuando ella se ve muerta se ve que no era tan imperfecta como se creía. Y ya después que anda en la calle averiguando quién la mató se da cuenta que puede caminar libre al fin, que nadie la va a molestar, porque ella como es actriz, doblemente la molestan porque la gente pensaba que tenía el derecho de hacerlo por ser una persona pública. Y así fue como se me ocurrió la soledad de los pájaros. Además, platicando con mi amigo RC Matheson me dijo: “Es que, entre mejor te va… Yo lo viví con mi papá (Richard Matheson, escritor de Soy Leyenda), mientras más alto voló, más solo estaba”, y se refería a toda la gente, incluida la familia; no era una persona que fuera a fiestas ni nada. Y es que la realidad es que es cierto. Para este personaje en particular que, como a ella le empezó a ir muy bien, había mucha gente que la rodeaba, pero nadie la quería mucho en realidad. Solo la rondaban por buscar algo de ella. Por eso se llama La soledad de los pájaros y la fui construyendo con ciertos tintes de terror. Además, tiene un cronómetro para encontrar a la persona que la mató, porque la muerte la va persiguiendo a ella. Y a la muerte la ve como algo horrible, como algo espantoso. 

R101: ¿O sea ella ya está muerta y la muerte está persiguiendo su alma?

SB: Exactamente, o ella cree eso. Son como varias vueltas de tuerca, pero ella cree que la muerte la está persiguiendo.

R101: ¿Puede tratarse de una especie de locura dentro de la muerte?

SB: Justo así.

R101: En Valle de Fuego inicias con un epígrafe que me hizo preguntarme: “¿En qué momento le nace a Sandra colocar sus epígrafes? ¿Ya cuando terminó de escribir su libro o cuándo?” 

SB: ¿Cuál?

R101:  Es este: “Hay un placer en la locura que solo los locos conocen”, John Dryden

SB: Es que me baso en los epígrafes para escribir la novela completa. Esos sí los tengo muy fijos desde antes porque me gusta que todas las novelas tengan un tema central. Por ejemplo, en Valle de Fuego el tema era la locura y el deseo básicamente; en La Soledad de los pájaros, los temas son La libertad y La indiferencia. Te lo leo: “Lo opuesto al amor no es el odio, es la indiferencia. Lo puesto al arte no es la fealdad, es la indiferencia”, Elie Wiesel. Entonces la mayoría de mis novelas tienen epígrafes que contienen la idea universal que me hizo escribirlas.

R101: Tomando en cuenta algo que platicaste en una charla sobre cómo escribir historias de terror, recuerdo que uno de los consejos principales que diste fue escribir cosas de las que uno conociera. Para esta novela, donde tu personaje principal es una actriz, me gustaría saber qué hay de tu preparación como actriz a la hora de escribirla.

SB: Realmente conozco muchas actrices. Mi hermana es actriz y he trabajado con muchas de ellas en las películas. Realmente no tengo muchas vivencias como actriz porque no me considero como tal. Tuve muy pocas vivencias al respecto, de joven fui extra, era como el árbol de la obra de teatro. Además, era muy mala. Uno tiene que darse cuenta cuando una cosa no es para ti. Era horrible, me botaba de risa en los ensayos. Una vez estaba en un escenario en el que me tocó ser Lady McBeth en una obra navideña. Y a lado me pusieron a un actor que estaba así sin moverse, como el Cascanueces. Entonces yo lo veía y me daba tanta risa cómo lo habían maquillado que llegó un momento en el que me comencé a quererme carcajear arriba del escenario y me tuve que detener un momento y hacer como que estaba llorando porque ya no podía más con la risa en mi cabeza. 

SB: Entonces no, la verdad es que no tengo experiencia como actriz. La realidad era que era muy mala y por eso me dediqué a eso muy poco tiempo, pero sí conozco a muchas actrices y conozco lo que sufren; lo he visto con los castings terribles con la selección que hacen de cada una de ellas. Conocí actrices guapísimas, súper delgadas y llegaban los productores a decirles que estaban gordas. Además, la gente las busca así, queriendo algo con ellas de índole sexual o para obtener palancas aprovechándose de que les va muy bien. Y he conocido muchas actrices que han sufrido de todo. Entonces de ahí tomé para escribir a este personaje de Agni. Y también es una novela basada en la Ciudad de México con lugares que sí existen. De hecho, una escena de la novela sucede en este mismo café donde estamos. En ese momento Agni está viendo llover, observa los relámpagos, ve a la gente correr. Y esto obedece a que justo me vine a escribir aquí un día para poder sentir más de cerca mi historia. Y también se basa en otras cosas que conozco, como el mundo del cine, de los directores, de los representantes, es todo un tema. Y no todo es tan terrible como se ve en la novela, pero bueno, me gusta llevarlo todo al extremo y hacerlos sufrir.

R101: Hace poco recomendabas a los escritores de horror que no tengan miedo de hacer sufrir a sus personajes, que no los ayuden, pero al final de cuentas, creo que sí los quieres, porque en las dos novelas que te he leído acaban vengándose, terminan parapléjicos o sin hijos, pero sí logran su cometido de algún modo: quedarse vivos o inclusive locos. 

SB: Es que la venganza en los libros es sabrosa. Además, lo que pasa es que me gusta plantear una pregunta dramática al lector desde los primeros capítulos de la historia como ¿logrará Mia encontrar al asesino de Ian?, o ¿Logrará la protagonista encontrar a quién la mató?

R101: Y creo que es muy bueno plantearlo, porque de pronto empiezas a leer un libro y te dices “¿A dónde vamos?” y tú lo tienes muy claro desde el inicio.

SB: Sí, se me hace muy importante. Entonces me gusta cerrar la pregunta dramática les vaya bien o mal. Me gusta darle esa satisfacción al lector, aunque el final quede abierto, pero sí se sepa si la venganza llegó a su conclusión de forma positiva o negativa. Y es que yo soy de ese tipo de lectores.

R101: ¿Qué diferencias y semejanzas encuentras entre Mia de Valle de Fuego y Agni de La soledad de los pájaros?

SB: Las dos están buscando una respuesta con una venganza implícita. Pareciera que las dos están escritas en primera persona, pero con Valle de Fuego realmente está escrita en segunda, porque es Mia contándole a Noah, el coprotagonista, su historia. Y realmente me resultó muy complicado. Otra semejanza es que ambas van encontrando pistas y respuestas en su búsqueda, aunque de forma diferente, una está viva y la otra muerta. Y aunque ambas pueden ver todas las cosas, Agni tiene la impotencia de no poder interactuar con su entorno. Y además su vida estaba construida sobre un castillo de naipes por completo y se empieza a dar cuenta de muchas cosas que ella sabía pero que se había obstinado a no querer ver. Además, en Valle de fuego, Mia hace todo por amor y en La Soledad, Agni lo hace para saber quién la mató ya que no recuerda los últimos meses de su vida. 

R101: Justo hace unas preguntas te me adelantaste en contestar esta. Mientras que en Valle de Fuego otro de los personajes centrales es la ciudad de Las Vegas, en La soledad el personaje es la Ciudad de México, pero cuéntame, me gustaría sabe si quisieras agregar algo sobre tus locaciones.

SB: ¿Sabes?, creo que la Ciudad de México es una de las ciudades más bonitas del mundo en la que puedes encontrar todo. La historia de la ciudad se me hace fascinante. De hecho, tengo una obsesión con la época del Porfiriato y varias historias en esa época. Pero bueno, en particular la CDMX se me hace la ciudad más bella del mundo. Muchas veces, lo que la hace fea es la contaminación, la inseguridad y todo lo negativo que conocemos, pero a pesar de eso sigo pensando que es la ciudad más bonita del mundo. Entonces por eso la ubiqué aquí en la actualidad en la colonia Nápoles y Polanco. Y lo hice a propósito, porque muchos creemos que las cosas feas solo pasan en las colonias populares y no es cierto, pueden pasar en cualquiera.

R101: Hace poco te escuché hablar sobre la importancia de generar atmósferas y poner foco en los detalles a la hora de escribir. Hablaste de los ecos de los pasos en distintos lugares, y esto me hizo recordar una película de Guillermo del Toro donde un niño puede reconocer la marca de los zapatos por el ruido que generan al pisar. Ahora dime, además de la intuición, ¿tú también tienes un súperpoder como este?

SB: Quizás me gusta ver mucho los detalles, o sea, soy muy curiosa. Esto te va a sonar un poco enfermo, pero mira, en la Soledad de los pájaros sale un premio Ariel y se cuenta brevemente la historia de dicho premio. Y eso es porque un día me surgió la pregunta de cómo podría usar esa figura para matar a alguien o cómo usarla como arma. Entonces se me da mucho el pensar en cómo usar cosas comunes en las novelas como armas o claves para que después el personaje descubra algo en cosas muy triviales. Incluso en Valle de Fuego hay una parte donde ella encuentra un libro de Ian y dentro de él halla una huella de alguien. Ella supone que la huella es de él, o sea, un vestigio latente de su existencia a pesar de que él ya esté muerto.

R101: ¿Entonces tu súperpoder es algo así como esta capacidad que tienen los peritos o los forenses para determinar en detalles mínimos grandes historias en torno a ellos?

SB: Ándale, me gusta eso. O cuando estoy en alguna reunión por Zoom en entrevistas me gusta ver lo que hay detrás de las personas, me gusta ver qué es lo que tienen en sus casas u oficinas, qué es lo que quieren mostrar de ellos.

R101: Así como tú con tus libros, tus espadas o tu gato que siempre sale por ahí de latoso.

SB: De hecho, son 3 gatos, por eso siempre sale alguno. Si no es uno es otro. Pero bueno, sí, me gusta ver todos los detalles de la gente, que es lo que quieres mostrar. Y no precisamente lo general, sino cosas bien particulares y eso me ayuda mucho para la hora de crear personajes y sus historias.

R101: ¿Qué música escuchabas al escribir La soledad de los pájaros; si alguien tuviera que musicalizar tu novela a quién elegirías; y qué recomiendas que escuchen al leerla?

SB: Estaba escuchando Smash Cut que es el grupo de RC Matheson y el cantante es John Skipp que también es escritor.

R101: Wow, ¿es una banda de escritores?

SB: Sí, de hecho son 3 y tienen ondita. Ya pronto va a salir su disco. Ya llevan como tres.

R101: ¿Entonces son como la banda que tenía Stephen King donde habían puros escritores?

SB: Richard llegó a tocar también con Stephen King.

R101: ¿Y a qué suena Smash Cut?

SB: A rock ochentero medio progresivo. Y bueno, los andaba oyendo porque recién me mandó los CDs para que los escuchara y también oía mucho a CLANN con una canción que se llama Hold to you. Esa pieza salía en la serie Dark de Netflix. El soundtrack me gusta mucho. Otro artista que también escuchaba bastante es a Lucas King, un pianista que hace soundtracks y mucha música original. Su estilo es medio depresivo y oscuro, yo creo que te podría gustar. Te recomiendo una canción que se llama Sociopath. Entonces todo eso era lo que escuchaba, lo tengo en una lista de reproducción que escuchaba a más no poder y eso me ayudaba a darle ritmo a La soledad de los pájaros.

R101: ¿Entonces eso recomendarías a los lectores para cuando anden en tu novela?

SB: Sí, a Lucas King (emocionada). Porque te pone en el mood de la historia. Además, por ahí lo menciono en el libro.

R101: ¿Cuáles fueron los libros y películas más recientes que te volaron la cabeza y por qué crees que nadie debería de perdérselos?

SB: Mientras escribo de Stephen King se me hace maravilloso, lo he leído un buen. Me gusta mucho la sinceridad con la que cuenta. Es muy ameno y honesto. Y de lo último que vi y que me voló la cabeza fue Midnight Mass en Netflix. La idea se me hizo buenísima. No me encantó el ritmo de la historia, quizá le recortaría algunos diálogos, porque son muy reiterativos, ya sabes que son católicos y alucinan… pero la idea se me hizo muy buena y visualmente se me hizo espectacular. Luego también en el festival de Terror de Córdoba, Argentina, me tocó ser jurado y vi una peli española que se llama Cuerdas que es casi un monólogo. En cine mantener un largometraje con un solo personaje es dificilísimo y a mí me gustó mucho cómo lo hicieron. Voices de Lawrence Connolly también se me hace muy bueno. Es una recopilación de cuentos suyos que es buenísima. Igual te recomendaría Dystopia de RC Matheson que es otra colección de cuentos con muy buenas atmósferas; pronto se va a publicar en Italia y lo puedes encontrar en inglés en Amazon. 

Para completar este apartado, Sandra mencionó que ella publicó en 2020 una recopilación de cuentos llamada Nightmares en la que invitó a Matheson, Lawrence C. Connolly y a Mick Garris con el fin de dar a conocer su obra en español, ya que, a pesar de ser unos genios reconocidos en el mundo editorial y cinematográfico de habla inglesa, nunca han sido publicados por editoriales de habla hispana. 

R101: ¿Por qué recomendarías leer tus novelas Valle de Fuego y La soledad de los pájaros?

SB: Mmm… es difícil recomendar algo que tú mismo escribiste, pero Valle de Fuego fue escrita con mucho amor al género. Es porque realmente me gusta el thriller y el terror. Y me divertí mucho escribiendo esa novela. Me reía malévolamente al escribirla. Entonces creo que es una historia que se lee rápido y que a mí me gustaría leer porque me gusta descubrir misterios y el hecho de ir acompañando a la protagonista y que vayamos descubriendo todo con ella se me hace interesante. En cuanto a La soledad de los pájaros creo que es una historia con una trama fuerte sobre la violencia ejercida en contra de las mujeres en México. Que es tratada con una perspectiva femenina, pero con más libertad, porque ya no puede tomar partido. Entonces creo que el terror y la novela negra siempre han servido como denuncia social. Me importa que las historias tengan subtramas, porque es muy fácil escribir algo que te asuste o que tenga misterio y ya, pero a mí me interesa mostrar qué hay detrás, cuál es la verdad y la historia que sostiene todo. 

R101: ¿Podría saber en qué anda la Sandra del presente y del futuro, profesionalmente hablando?

SB: Vamos a publicar Nightmares en inglés con una introducción del novelista John Skipp, además de una introducción sobre el trabajo de la escritura de cada cuento por su autor, yo incluida. Además, será una edición autografiada y numerada de súper ultra colección. Otro punto a resaltar es que es la editorial donde más publica Stephen King y en la que nunca habían publicado a un mexicano. También se publicará en Italia con Independent Legions. Después vendrá una serie en Hungría, Queens of horror, que son 13 capítulos unitarios basados en 13 novelas mías. Todos los personajes de esta historia están en un hospital psiquiátrico y además son un compendio de historias de mujeres que fueron concebidos para ser dirigidas por mujeres. Y también pronto saldrá una serie que escribí para HBO, pero todavía es secreto decir de qué va. 

R101: Uno de los ingredientes favoritos a la hora de cocinar literatura o guiones es el miedo. ¿Tú a qué le tienes miedo y dime si escribir te ha servido para exorcizar tus miedos?

SB: Mi miedo es el olvido, se me hace algo horrible que olviden a la gente que se va o que te olviden por completo. Que alguien con quien estuviste por un tiempo de la nada se olvide de ti, que te difumines y ya no existas en el presente de alguien para quien fuiste importante se me hace aterrador. Por ejemplo, luego en los panteones hay tumbas que ya nadie recuerda, que se van perdiendo en el limbo y bye. Por ejemplo, en mi novela Ámame más se habla de que los muertos y la gente en general solo existen en la memoria de quien los recuerda. Cuando estas personas te olvidan, dejas de existir.



Descarga la app Rock101+

IOS Android