La pandemia de Covid-19 apaga la música en 4 mil 675 discotecas y cantinas de México - Rock101


Rock101 es de todos

La pandemia de Covid-19 apaga la música en 4 mil 675 discotecas y cantinas de México

Escrito por: Marco Campillo

Fecha de publicación: 22 agosto, 2020

La pandemia de Covid-19 apaga la música en 4 mil 675  discotecas y cantinas de México
Compartir:

Ismael Rivera, presidente de la Asociación Nacional de la Industria de Discotecas, Bares y Centros de Espectáculos en México, revela que la pandemia de coronavirus (Covid-19) provocó la quiebra de de 4 mil 675 discotecas, casinos, bares y karaokes.

Aproximadamente 25 por ciento de los 18 mil 700 discotecas, casinos, bares y karaokes han cerrado por la pandemia y el confinamiento de millones de clientes, quienes disfrutaban de la vida nocturna, dice el empresario.

La vida nocturna mexicana aglomera a más de 920 mil empleados, que trabajan en las mesas de quienes disfrutan de una noche de copas o de un buen espectáculo nocturno,

Ahora esa industria está al borde del colapso, las rentas se han vuelto impagables y el gasto inevitable de la luz, los orilla al cierre definitivo, la “nueva normalidad” no gusta a nadie y menos a quienes disfrutan la fiesta.

Lee: Gracias Odebrecht por el apoyo dado a mi campaña: Enrique Peña Nieto

Rivera dice que la solución, en un corto plazo para evitar que naufraguen estos establecimientos, es lograr que los dueños de los locales bajen las rentas y también que se pague menos luz.

Ismael Rivera afirma que “hoy a lo que nos estamos enfrentando es a demandas por arrendamiento inmobiliario y a demandas laborales, pues no hay para pagar renta y menos para pagar sueldos”.

Varios dueños de discotecas se encuentran en pláticas con autoridades estatales y federales para que se logren estas medidas, que ayudarán a superar la crisis provocada por el Covid-19.

Sin embargo la respuesta dijo no ha sido la mejor, pues en voz de Ismael Rivera lo que se ha logrado hasta ahora resulta insuficiente, pues se trata de un paliativo.

Para quien representa los intereses de estos giros mercantiles, la salida no está cerca “lo mas lamentable es que no vemos que próximamente se vaya a ver una luz para avanzar hacia un semáforo amarillo o verde”.

Lo único que se ha logrado hasta el momento es un permiso especial que autoriza a bares servir comida, lo que ha funcionado relativamente. Pero que no es por mucho, una solución integral.

Lee: El confinamiento por Covid-19 afecta la conducta infantil en México

Los costos de operación se mantienen en lo mismo y con un 30 por ciento de capacidad permitida para operar, pues apenas le alcanza a los dueños a sobrevivir. Ese dinero no alcanza para las rentas ni el recibo de luz.

“A la gente no le gusta este nuevo formato ni los menús digitales ni el trato a la distancia, ni las medidas para evitar el contagio, no gusta a quienes disfrutan de una buena fiesta o un buen espectáculo”, comenta.

Las rentas de los locales que ocupan los antros varían, dependiendo del giro y del dueño, también de qué tan de moda estén los antros, las rentas pueden ir de los 50 mil hasta los 800 mil pesos al mes.

Es precisamente eso lo que está dañando a los que ocupan de esos espacios, pues mientras ellos siguen pagando gastos obligados, su clientela se ha reducido en más de un 70 por ciento:

Juan Domínguez es gerente de un centro nocturno ubicado en el oriente de la Ciudad de México, a pesar de las restricciones abre sus puertas al menos cuatro veces a la semana y operando al 15 por ciento de su capacidad.

En el antro “Valiente” las bailarinas hacen su trabajo manteniendo la sana distancia, no hay bailes privados y solo las llamadas “promociones” han logrado que al menos haya unas 7 mesas ocupadas en un lugar de 20.

Lee: El Ejército le construye un jardín de niños al gobierno de Miguel Barbosa

“Mis meseros tienen un apoyo de 100 pesos diarios, pues abrimos todos los días desde las 3 de la tarde, se llevan sus propinas completas y a veces les pagamos una despensa”, dice Juan.

Mónica Hernández era mesera de un antro de Coapa, tenía nueve meses sirviendo cervezas y cubas cuando el cierre por la pandemia la obligó a pasar más tiempo en casa.

Así aguantando los reclamos del padre de sus hijos, quien también se quedó sin trabajo, aprendió a sobrevivir, vendía tacos y quesadillas en el zagúan de su casa en la Agrícola Oriental, hasta que le ofrecieron prostituirse.

Solo serían unas horas al día, una amiga le mandaría mensajes vía whatsup cuando se requirieran sus servicios y siempre estaría acompañada por una señora mayor que la hacía de chaperona.

Mónica dice “no tuve opción y la paga no era mala, solo era coger y ya, unas chelas en un hotel mugriento y me llevaban a mi casa, con unos 700 pesos en la bolsa que servían apenas para una despensa”.

En la Ciudad de México los discotecas están operando al 30 por ciento de su capacidad. En días de quincena los capitalinos acuden a las discotecas como si nada ocurriera, pero eso sí el cubrebocas y el gel son de uso común.

Ismael Rivera piensa que será hasta marzo de 2021, cuando las discotecas operen al 100 por ciento y con mesas llenas, pero mientras no hay mucho que hacer.

Son cuatro medidas para evitar que se apague la vida nocturna en las discotecas de la Ciudad de México:

  • Bajar el pago de luz
  • Bajar las rentas
  • Extender los salarios integrados y las prestaciones
  • Conseguir el apoyo de los sindicatos de este gremio

CONTENIDO RELACIONADO