La mayor amenaza de la BBC

Escrito por: Natalia Castañeda

Fecha de publicación: 27 abril, 2019

Categoría:

La BBC siempre ha estado atenta a las amenazas competitivas. Esta es la organización que, en 1955, mató a un personaje muy querido en The Archers, una radio-novela popular, como una distracción en la noche en que se lanzó ITV. En sus años como ejecutivo senior en la corporación, Roger Mosey (se unió en 1980 y se abrió camino hasta llegar a ser editor de Today, luego director de noticias de televisión de la BBC, director de deportes, y finalmente, director editorial de la organización, que dejó en Mayo de 2013) pasó junto con el equipo muchos días fuera en hoteles contemplando los desafíos futuros: el lanzamiento de la televisión satelital con sus cientos de canales, la expansión de la radio comercial y el auge de internet con su potencial para provocar la anarquía al mundo tradicional de la radiodifusión.

No había nada que le gustara a los estrategas de la BBC más que un gráfico que mostrara que el servicio público estaba siendo atacado como nunca antes: les dio lo que les gustaba llamar “una plataforma en llamas”, una razón para el cambio y una causa para presionar al gobierno o a la población en general. En un par de ocasiones viajaron a California para pasar una semana con gurús de la era digital que, según se dijo, les mostrarían cómo responder “desatando su creatividad”.

En 2019, puede parecer que las estrategias tuvieron éxito y que poco ha cambiado. La noche del 21 de abril, gran parte de la nación británica se reunió alrededor de la BBC1 a las 9 pm para ver el último episodio de Line of Duty. Muchos de ellos se despertaron con el programa Today o en Radio 2, la estación de radio más grande de Europa, para algo más alegre. La BBC, ahora a sólo tres años de cumplir 100 años, aún puede unir a la nación. Cada semana, nueve de cada diez adultos consumen su producción y éxitos como Poldark, Fleabag y BodyGuard, que aún brindan una conversación cerca de los bebederos de las oficinas.

En estos tiempos difíciles, sin embargo, la corporación se enfrenta a su batalla más dura hasta el momento de mantener su posición en el corazón de la vida nacional de Reino Unido. La BBC es increíblemente resistente y, por lo general, sale ilesa de la crisis, pero lo que es tan letal esta vez es la competencia externa y la forma en que el mundo ha cambiado. Existe la sensación de que, después de haber pedido ayuda sin necesitarla durante muchas décadas, la “tía Beeb” (Auntie Beeb, como también se le conoce a la BBC) realmente corre el riesgo de ser devorada.

Bodyguard. BBC. Imagen obtenida de The Times: https://bit.ly/2Pqm8mq

La organización se enfrenta al desafío de todos: los gigantes estadounidenses producen dramas a un costo que la BBC nunca podría pagar, a través de los iconoclastas en Facebook y Twitter que socavan la cobertura de noticias tradicionales y crean su propia agenda, ya sea verdadera o falsa. Dentro de la BBC, hay nerviosismo sobre lo que depara el futuro. “Hay una sensación de final de una era en el lugar”, según una conocida emisora, mientras que otra habla de “mucho sentido de la deriva”.

La corporación no se enfrenta simplemente a una mayor competencia, sino también a las consecuencias de algunas decisiones políticas terribles tomadas hace cuatro años, y se ha dañado aún más por decisiones de la corporación misma.

Hay dudas sobre la capacidad de la BBC para seguir siendo relevante para la totalidad de la población del Reino Unido y surgen preguntas sobre si el público todavía estará dispuesto a pagar la tarifa de la licencia a un nivel que garantice el futuro de la empresa.

Mosey puede testificar que, a lo largo de las décadas, la BBC ha pasado mucho tiempo preocupándose por el momento en que otorga su consentimiento para su modelo de financiamiento: actualmente, cualquier persona menor de 75 años con una televisión en color o que quiera ver iPlayer para una tarifa de licencia de 154.50 euros al año (tres mil 300 pesos mexicanos aproximadamente) se desvanece.

La corporación, por supuesto, sobrevivirá de alguna forma, incluso si tiene que recurrir a un subsidio o suscripción directa del gobierno. Lo que no está claro es si esta será la fuerza creativa líder en el mundo que ha sido en el pasado y que aún aspira a ser, o si se dirige hacia redes públicas disminuidas como ABC en Australia o el PBS marginado en los Estados Unidos.



Doctor Who and Strictly Come Dancing. BBC. Imagen obtenida de The Times: https://bit.ly/2Pqm8mq

Esto no es alarmismo. Las audiencias de televisión y radio se dirigen hacia abajo, y el regulador Ofcom fue claro en un informe reciente sobre el mayor riesgo: “El desafío clave que enfrenta la BBC es atender a los jóvenes, que se están alejando de él”. En el tiempo que Roger Mosey ha sido Director de Selwyn College, Cambridge, ha visto crecer el amor de sus estudiantes por Netflix como fuente de entretenimiento en el tiempo libre, y las cifras del Reino Unido sobre el uso digital son alarmantes.

Los jóvenes gastan menos de tres minutos cada día en promedio con el BBC iPlayer, en comparación con 30 minutos con Netflix o Amazon y casi una hora con YouTube. Ofcom estima que los jóvenes pasan la mitad del tiempo con la BBC en comparación con la población total, y su investigación cualitativa no ofrece consuelo: “Los participantes más jóvenes sintieron que la BBC ofrecía poco contenido que fuera relevante para ellos”. Prefieren el Canal 4 o Netflix como “más moderno, vanguardista y diverso”.

Tuvo un breve periodo como director de televisión hace seis años, y las ideas se estaban afinando entonces sobre cómo responder a estos cambios sísmicos en las audiencias.

Una propuesta decente, en retrospectiva, fue fusionar BBC2 y BBC4 para crear un canal de terreno más alto, permitiendo que los recursos se desvíen al mercado masivo en BBC1. Mientras que lo que luego hizo la BBC, destacando la BBC3 orientada a los jóvenes (creador de Fleabag y los documentales de Stacey Dooley) como el único canal de televisión para el cierre, parece cada vez más la elección equivocada.

Ahora, al tratar de corregir su déficit de edad, la BBC corre el riesgo de reprimir a sus audiencias más antiguas porque simplemente no hay suficiente dinero para complacer a todas las personas todo el tiempo. La edad promedio de los espectadores de BBC1 se ha movido a más de 60, pero si desea reducir eso, debe cambiar, o incluso matar, algunos de sus programas favoritos.


De izquierda a derecha: Vicky McClure, Adrian Dunbar and Martin Compston from BBC1’s Line of Duty . BBC. Imagen obtenida de The Times: https://bit.ly/2Pqm8mq

Esa batalla ya se está ensayando en la radio, donde el director de la BBC, James Purnell, el ex ministro del gabinete laborista, ha puesto su reputación y decenas de millones de libras en el desarrollo de la aplicación de la BBC Sounds. Está dirigido a traer a las nuevas generaciones que prefieren el streaming a la radio convencional, pero hasta ahora su principal logro es molestar a los leales a la BBC. A ellos no les gusta la aplicación en sí, que se lanzó con una búsqueda deficiente y facilidades para compartir, y también afirman que muestra una falta de comprensión del mercado. “Vago y gravemente mal juzgado”, dice un distinguido ejecutivo de radio, “la BBC corre el riesgo de erosionar sus audiencias de radio todavía vastas”.

Otro veterano de la industria que “odia” la aplicación se queja de “los anuncios constantes de la misma, que me están volviendo loco”. Dentro de las redes de radio existentes, hay una ira burbujeante por la supuesta preferencia de Purnell por Sounds sobre los servicios centrales de Radios 3 y 4, y el temor de que los programas de Radio 4 se enfrenten a recortes para financiar el nuevo servicio.

La mala suerte de la BBC es que tiene que decidir de manera inminente si obligar a los ancianos, que consumen grandes cantidades de su producción, a pagar la tarifa de la licencia de televisión. En 2010, George Osborne intentó transferir la responsabilidad de las licencias gratuitas para mayores de 75 del gobierno a la BBC, con el objetivo de reducir el déficit nacional y entregar una papa caliente explosiva de una vez.

Aquellos que vivían en en ese momento presenciamos una defensa excelente del director general Mark Thompson y de la BBC Trust. Thompson amenazó con renunciar si el gobierno seguía adelante, pero en 2015 Osborne se salió con la suya. El efecto neto es que la BBC puede continuar con licencias gratuitas a un costo de 745 millones de euros al año, o puede poner en riesgo la ira de los ancianos que caen sobre ella.

El acuerdo de pago de la licencia fue parte de un acuerdo general con el gobierno que un miembro del equipo principal de la BBC lo describió en ese momento como “el peor nuevo estatuto en la historia de la BBC”, y la inquietud sobre el aspecto financiero del acuerdo sólo ha aumentado desde entonces. La forma en que la BBC explica sus finanzas, tanto externa como internamente, suele ser opaca. En 2010, Roger Mosey estaba en el equipo de liderazgo senior al que se le había dicho que sería un desastre si no obtenían aumentos de la tarifa relacionados con la inflación, y esperaban tristemente en una sala de reuniones corporativas para que sus negociadores regresaran de una batalla contundente con la Tesorería.

Pero les informaron alegremente que el resultado de una tarifa fija durante 5 años fue realmente un triunfo y todavía tenían suficiente dinero. En 2015, con los aumentos inflacionarios reincorporados pero con la nueva carga agregada de los mayores de 75 años, la BBC inicialmente afirmó que el acuerdo dejaría a la organización “ligeramente por delante”. Sin embargo, los miembros del ejecutivo ahora usan regularmente la línea en la que la BBC enfrenta cortes de 800 millones de euros al año, lo que es una transformación en sus proyecciones financieras que nunca se ha explicado.

¿Podrán los nuevos presentadores de Top Gear Chris Harris, Paddy McGuinness y Freddie Flintoff revivir el show? BBC.
Imagen obtenida de The Times: https://bit.ly/2Pqm8mq

Sin embargo, es otra parte de la renovación del estatuto que tendrá consecuencias de gran alcance: la denominada “impugnabilidad”, alentada por el gobierno, significa que la producción de casi todos los programas de la BBC se puede licitar para empresas independientes para pelear contra los equipos internos.

Esto permite a las empresas obtener ganancias de los formatos desarrollados con el dinero de los pagadores de las licencias y también proporciona a los productores internos lo que se describe como ejercicios “costosos y que consumen mucho tiempo” en los que tienen que armar ofertas para mantener su propio contenido. Muchos pierden: la producción televisiva de Proms se retiró recientemente del experimentado equipo de BBC Studios, al igual que Mastermind y Songs of Praise fue una de las primeras víctimas de la producción interna.

Mosey llamó a un amigo en Salford, donde estaba ubicado el departamento de Religión y Ética de la BBC, para preguntarle si tenía un contacto en ese departamento. “La religión interna ha desaparecido prácticamente”, dijo; y este vacío de producción y experiencia es cada vez más común. Él sabía, como ex controlador de canales de radio, que los comisionados tienen enormes atractivos para poder elegir programas de toda la industria. Pero también hubo mucho valor en los grandes departamentos de producción de la BBC, y en las personas que fueron capacitadas por la BBC y siguieron liderando el mundo en historia natural y ciencia, y en entretenimiento y comedia.

Por el lado positivo, los estudios de la BBC ahora pueden ofertar para hacer programas de TV para otros canales. Pero sigue siendo un resultado desconcertante para el público si la BBC realiza un programa exitoso para ITV o el Canal 4, mientras que los propios horarios de la empresa están inundados de cosas que no hizo. El extraordinario éxito de la BBC Bodyguard, por ejemplo, fue producido por World Productions, una compañía cuyo accionista mayoritario es ITV.

Testing times: El programa mañanero en Radio 2 de Zoe Ball ha tenido un recibimiento mezclado, aunque sigue siendo uno de los grandes en Europa. BBC. Imagen obtenida de The Times: https://bit.ly/2Pqm8mq


Lo que la corporación necesita de los estudios de la BBC, tanto para sus servicios domésticos como para su reputación global, son los formatos de gran éxito que posee. Durante muchos años, la parte comercial de la BBC ha cotizado en tres grandes franquicias: Top Gear, Doctor Who y Strictly Come Dancing. Pero todos están mostrando su edad, y la competencia por el contenido de clase mundial es feroz. Esto es particularmente cierto en el drama, donde una consecuencia inesperada de esta nueva era es que el costo por hora se ha disparado, y los éxitos de taquilla como Game of Thrones de HBO (15 millones de euros por episodio en la serie final) cautivan a una generación.

Un ex ejecutivo de BBC TV cree que fue un momento decisivo para la corporación cuando Netflix le encargó a The Crown: “En ese momento, la BBC ya no podía decir que era el lugar para el mejor drama británico de alto nivel”. Ha sido una incursión similar esta primavera en la historia natural con la exitosa serie Our Planet  de Netflix, completa con David Attenborough.

¿Por qué está perdiendo la BBC? La corporación ha señalado su pequeñez en comparación con los gigantes globales. Dice que Amazon y Netflix están gastando un total de 13 mil millones de libras al año en programas, incluso antes de la reciente entrada de Apple en ese mercado, en comparación con sólo 2.5 mil millones de libras de las emisoras tradicionales del Reino Unido. Pero un veterano de la BBC sostiene que “la corporación todavía está tratando de hacer demasiadas cosas” y tiene algunas de las soluciones en sus propias manos. El iPlayer, en su década de existencia, ha sido un éxito considerable, pero la BBC nunca ha seguido sus lecciones: los horarios lineales en la televisión son menos importantes, y deben apuntar a lo que se prometió pero no se entregó: “menos, más grande, mejor”.

En otras palabras, deshacerse del relleno de baja calidad disperso en los canales y colocar sus apuestas en grandes títulos que pueden tener un estreno en la red y una larga vida después de la vida online. La televisión no tiene la lealtad de la red que se encuentra en la radio, y muchos televidentes agradecerán que haya más programas disponibles bajo demanda. El lanzamiento pronto de BritBox, un servicio de transmisión de pago que incluye contenido de la BBC y otras emisoras del Reino Unido, podría ser un complemento útil, aunque es al menos una década demasiado tarde, luego de que la versión original fuera bloqueada por los reguladores.

Es difícil imaginar que la nación sería más pobre si se perdieran algunas de las ofertas de transmisión actuales de la corporación. Una serie de programas de entretenimiento han logrado obtener críticas terribles y calificaciones terribles: For Facts Sake, protagonizada por Brendan O’Carroll (también conocida como Mrs Brown), fue una comisión indefendible para la BBC1. Hay un valor predeterminado para el proceso seguro pero inútil: recientemente, durante un par de semanas, la BBC2 ofreció tres noches de Great British Menu y usted podría pasar inmediatamente a la BBC1 para ver MasterChef. El concurso de preguntas Pointless a menudo se ejecuta siete días a la semana. ¿Es esto realmente lo que quieren hacer con su dinero?

Y esa es una BBC que ha sido muy inadecuada para crear espacio en su principal canal de televisión para la historia más grande que enfrenta el Reino Unido en generaciones: la relación que tienen con la Unión Europea. Hay una tradición en la BBC1 de especiales de actualidad de hitos para los importantes momentos nacionales, desde The Question of Ulster en la década de 1970 hasta el 9/11 y los programas de la Guerra de Irak de la década de 2000. Pero la crisis manifestada en los últimos tres años sobre el Brexit ha tenido una respuesta débil en las horas importantes, aparte de la corriente ocasional de noticias de última hora.

En un movimiento aún más desconcertante, la BBC News at Ten se recortó a principios de marzo, cuando cualquiera pudo haber visto que podría ser un periodo bastante decisivo en la política. “Peor que insatisfactorio y muy sorprendente” es el veredicto sobre el desempeño del canal de un ex ejecutivo de una corporación, señalando la ausencia de una inversión proporcional para contar una de las historias más importantes de la vida de los británicos. Agrega: “Cualquier persona dentro de la BBC que diga que hemos cubierto el Brexit con distinción se está engañando a sí mismo”.

Esto pone de relieve el rendimiento de BBC News. “Las noticias están en un punto bajo”, dice uno de sus empleados de primera línea. A lo largo de las décadas ha tenido sus altas y bajas, pero parece estar en un punto justo en el punto equivocado. Otro ex miembro del comité ejecutivo dice que “esta es la única vez que se asegurará de que las noticias sean de la más alta calidad, gravedad y carácter distintivo, y no son ni lo suficientemente originales ni lo suficientemente buenos”. Para ser justos, aún se encuentran puntos brillantes en las ondas de BBC News. Newsnight ha tenido un renacimiento bajo un nuevo editor, Esme Wren; las operaciones globales tienen energía; y Radio 5 Live puede presentar los problemas más complicados de una manera comprensible.

Los productores a menudo trabajan con recursos significativamente más limitados de los que estaban disponibles en los días de Roger Mosey, y tienen que proporcionar contenido las 24 horas. La administración, mientras tanto, se ha ocupado de otras batallas. El caso legal presentado en contra de la BBC por Cliff Richard consumió dinero y tiempo, y la BBC terminó perdiendo. Luego estaba la fila sobre la igualdad salarial, que ha sido extraordinariamente divisiva. “Hay incredulidad en la forma en que los jefes han convertido un problema en una crisis”, dice uno de los involucrados.

Algunas consecuencias se están haciendo evidentes. En el plan anual de la BBC, publicado el mes pasado, el director general, Tony Hall, reconoció que “seguimos regularmente las percepciones de la gente sobre la imparcialidad de la BBC, por lo que sabemos que, al igual que otras organizaciones, se han debilitado en los últimos años”.

La industria de los medios de comunicación también ha tomado una opinión sobre el estado actual de BBC News. En los premios de periodismo de la Royal Television Society de 2019, donde la BBC ha barrido a menudo a la junta directiva, la mayoría de los honores fueron para el Canal 4. En los premios de televisión Bafta, que se presentarán el próximo mes, la BBC no ha conseguido una sola nominación por asuntos de actualidad y solo una por la cobertura de noticias, donde está rezagada con respecto a Good Morning Britain de ITV, que recibió dos. Esto es un malestar para toda la corporación: la BBC ha tenido un buen desempeño en géneros como el drama y el deporte.

Parte de eso puede deberse a la forma en que el mundo está cambiando. Las noticias se encuentran en el final de la revolución de las redes sociales, y la BBC tiene que luchar para ser escuchada en medio de los torbellinos. También tiene objetivos de audiencia establecidos para sí mismo y por el gobierno para servicios en el extranjero, que requieren un número creciente de usuarios para hacer click en su contenido; y eso lleva a la corporación en sus sitios web hacia “historias” como animales de peluche nacidos en zoológicos extranjeros y las aventuras de las celebridades de Instagram.

Esto también puede infiltrarse en los boletines emblemáticos, ya que la BBC News at Six realiza informes sobre las situaciones de amor en Strictly Come Dancing. Las figuras principales en News sostienen que esto es esencial para atraer a audiencias más jóvenes y espectadores ocasionales. Pero algunas de las tonterías que los corresponsales de la BBC ponen en las redes sociales, con un hambre transparente por los “me gusta” y los retweets, ponen en riesgo la autoridad de la corporación.

Roger Morsey se estremeció ante el relato de la corresponsal de Seúl sobre el histórico encuentro entre los líderes de Corea del Norte y del Sur en el que ella dijo que estaba “super mega emocionada” (totes emosh) sobre las imágenes que se estaban transmitiendo.

Su opinión es que, en Twitter y en las ondas radiales, la corporación debería ver su misión de la misma manera que el famoso dicho de Michelle Obama: “Cuando bajan, vamos alto”. Esto se debe a que ahora se necesita la voz de la BBC más que nunca a medida que los populistas se levantan y las “noticias falsas” se convierten en el cargo contra las organizaciones de noticias respetables, el compromiso con la verdad es importante; y también lo hacen los análisis geniales y las políticas de prueba en lugar de obsesionarse con los altibajos personales en Westminster. Pueden obtener muchas cosas promedio de una multiplicidad de fuentes; pero deberían tener evidencia incontrovertible de por qué una inversión pública de cientos de millones de libras al año en una operación de noticias todavía vale la pena.

Ahí radica el desafío, también, para la organización en general. Puede ver los peligros que se avecinan: Silicon Valley está estableciendo una agenda cultural para los seis continentes. Las emisoras de servicio público se verán envueltas en una batalla por la visibilidad entre la proliferación de plataformas, en la que Apple puede venderle un teléfono y un programa de televisión sin la antigua red de seguridad de un televisor que se enciende automáticamente a BBC1. Mientras tanto, la población más joven se enfrenta a pagar más por una BBC que usan menos, mientras que las audiencias más antiguas pueden conservar un subsidio.

Para evitar el destino de la irrelevancia, la BBC necesita volver a comprometerse con los estándares más altos: sorprender y deleitar, informar e inspirar, y en ocasiones desafiar el orden establecido y estar listo para tener una disputa. La mayoría de las personas de generaciones pasadas creen en la idea de la BBC porque ha sido un bien público demostrable durante la mayor parte de nuestras vidas. ¿Las generaciones futuras pensarán lo mismo?

Fuente original: “Crisis at the BBC: Roger Mosey on why it’s facing its biggest threat yet”. Escrito por Roger Mosey para The Times, Reino Unido.

https://www.thetimes.co.uk/article/crisis-at-the-bbc-roger-mosey-on-why-its-facing-its-biggest-threat-yet-8sr66srl9?shareToken=188bc7f8dbb60c38e4d2a18d71f6fdd6