La desigualdad de género en la música clásica | Rock 101


Rock101 es de todos

La desigualdad de género en la música clásica

Escrito por: Luis Acosta

Fecha de publicación: 9 agosto, 2019

La desigualdad de género en la música clásica
Categorías:
Compartir:

La desigualdad de género en la música clásica es un problema a nivel mundial que se ve reflejada en la poca participación de directoras, compositoras y mujeres artistas; situación que debe encararse para fomentar el desarrollo de la profesión de mujeres, en este entorno.

¿Una mujer dirige este concierto? ¿Qué es esto? ¿Una broma?”. Lo que parecería una frase proveniente de siglos anteriores, es por desgracia, algo que se escucha comúnmente en el ámbito de la música clásica. Y aunque de manera muy tardía, la incorporación de las mujeres a las orquestas sinfónicas ha sido gradual, a partir del último tercio del siglo XX, han llegado incluso a bastiones exclusivos para hombres, como lo eran la Filarmónica de Berlín, la de Viena o la de Nueva York, tres de las mejores orquestas a nivel mundial. Aun así, el predominio masculino en estos y muchos otros instrumentos es evidente y desequilibrado.

Ya en pleno siglo XXI, ¿debemos seguir pensando que la música no es lugar para mujeres? La respuesta debe ser un contundente no. Por suerte, ya se han emprendido diversas acciones para corregir esta situación. Casas editoriales y centros educativos han empezado a reestructurar sus publicaciones, libros de texto y programas de estudios para hacer visibles y sacar del olvido las grandes contribuciones de las mujeres al campo de la música. 

Por suerte, en México los casos de mujeres integrantes de orquestas sinfónicas así como de las que se presentan como solistas van en aumento, aunque aún queda bastante por hacer para lograr una verdadera equidad en estos espacios.

Es de esperar que los esfuerzos a nivel nacional e internacional se incrementen, ya que es momento de atajar el problema de manera continua. Todos debemos contribuir, a que finalmente se consiga un verdadero reconocimiento, apreciación e inclusión, sin que el ámbito de la música sea una excepción. No es cuestión de feminismo, solo de sentido común y voluntad.

CONTENIDO RELACIONADO