Idea Musical XIII: Little Richard - Rock101
Rock101
LGS
con Luis Gerardo Salas
18:00 - 20:00 h.
LGS
con Luis Gerardo Salas
18:00 - 20:00 h.

Idea Musical XIII: Little Richard

Escrito por: Luis Gerardo Salas

Fecha de publicación: 14 mayo, 2020

Idea Musical XIII: Little Richard
Categorías:
Compartir:

El sábado por la mañana, entre 8 y 10, hora México Centro, comenzó a circular la noticia de la muerte de Richard Wayne Penniman. Nacido en diciembre de 1932, con 87 años recién cumplidos, por fin descansaba en paz el autodenominado ‘arquitecto del rock’n roll’, Little Richard.

Nacido en Macon, Georgia, el epicentro más lucrativo y activo en el siglo XIX en el comercio de esclavos para trabajar las plantaciones de algodón, y que posteriormente seria la ciudad arsenal del ejercito confederado en la guerra civil norteamericana, hijo de un albañil, diácono, traficante de ‘moonshine’ -aguardiente de manufactura casera con un alto grado de alcohol- y propietario de un club llamado Tip In Inn, y una madre dedicada al hogar y a la oración en la iglesia Bautista de Macon, Richard Wayne, cuyo nombre original iba a ser Ricardo por iniciativa de su madre -y que por un error en el registro el nombre fue asentado en inglés-, fue influenciado desde su infancia por el góspel, musicalmente hablando.

Cantando desde niño en la iglesia de su madre, su inclinación mayor, sin embargo, fue hacia las iglesias Pentecostales caracterizadas por el canto coral con influencia blues en donde podía desarrollar su inclinación por el showmanship que desarrollo desde joven, siendo admirador de caracteres tan extravagantes como Cab Calloway o Sister Rosetta Tharpe, quien sería su guía e impulso desde 1947 cuando a los 14 años de edad lo incorporo a su espectáculo itinerante.

Formando parte de diversos ensambles de músicos negros entre 1949 y 1954, en 1955  conoce a Lloyd Price, dueño de Specialty Records, con quien firma un contrato para su lanzamiento como cantante. En septiembre de ese 1955 Penniman graba una canción de su composición que sería atenuada en su lenguaje por Dorothy LaBostrie, compositora de planta del sello Specialty, y es que la canción en cuestión, era una composición que usaba para cuando improvisaba en los clubes nocturnos a donde asistía con regularidad y que comenzaba con un grito de guerra que iba a quedar registrado para marcar el inicio de esta historia llamada rock’n roll: A wop bop a loo bop a wop bam boom.

Sin embargo, la historia ‘oficial’ registra el nacimiento del rock’n roll con el lanzamiento de un disco en marzo de 1956, grabado prácticamente a principios de ese mismo año incorporando una fusión de las dos influencias más grandes del nuevo ritmo, las evoluciones del country y del blues. El country representado por Carl Perkins y su Blue Suede Shoes, el blues evolucionado al jumping blues de Little Richard con Tutti Frutti. El disco es ‘Elvis Presley’, de la portada emblemática que retomaría 23 años después The Clash en su London Calling, y que es la muestra de las injusticias de las que siempre se quejó Little Richard

Según Mr Penniman, él nunca tuvo el reconocimiento de haber comenzado el espíritu flamboyante y energético que le dio razón al rock’n roll y que quedó registrado en sus tres primeros discos entre 1957 y 1958 porque el rock’n roll se reconoció hasta que fue dosificado por la cultura blanca.

Elvis, Bill Haley, Buddy Holly, Jerry Lee Lewis le darían la razón. El black belt seguiría dominando Georgia.

CONTENIDO RELACIONADO