Idea Musical III: Mujeres, Rock'n Roll - Rock101
Rock101
Fase M.O.R.
con Raúl Oropeza Silva
00:00 - 02:00 h.
XTC
con Jorge Concha
00:00 - 06:00 h.
Aniversario GDL

Idea Musical III: Mujeres, Rock’n Roll

Escrito por: Luis Gerardo Salas

Fecha de publicación: 31 marzo, 2020

Idea Musical III: Mujeres, Rock’n Roll
Categorías:
Compartir:

El rock’n roll es totalmente misógino. Me dijo mi amigo Sergio Alarcón. Ademas de su teoría de que cada movimiento musical era el reflejo de la droga dominante -LSD/psicodelia, rock’n roll/marihuana, disco/cocaína, etc, tema que abordaremos en otra columna-, sostenía con vehemencia que el rock’n roll era misogino de esencia. Las letras siempre objetivizando a la
mujer:

She was a long cool woman in a black dress
Just a 5’9″ beautiful ‘n’ tall
Just one look I was a bad mess
‘Cause that long cool woman had it all…

Convirtiéndola solo en objeto de deseo:
You got legs right up to your neck
You’re makin’ me a physical wreck

O en tirana dominante en el amor:
Well, she used to run around with every man in town
She spent all my money, playing her high class game
She put me out, it was a pity how I cried

Y por otro lado, cosificando su participación como groupies cuya única utilidad es la satisfacción sexual momentánea de los integrantes de la banda -por ejemplo la presunción de Gene Simmons de haber tenido sexo con mas de 4,800 mujeres, o las imágenes de Keith Moon tomadas por Annie Leibowitz en un camerino, en calzones, fundiendo su cuerpo con una docena de mujeres.

De ahí la importancia cuando en 1985 Lynn Fainchtein se acerco con la propuesta de hacer un programa solo de mujeres en el rock’n roll. Si bien se puede argumentar que la perspectiva masculina, mas que misógina, se basa en esta idea de fiesta desenfrenada -sex and drugs and rock’n roll- en donde la mujer es el trofeo mayor por la elevada ambición que se requiere para poder atraer a las mujeres mas sensuales y excitantes -recordemos las giras de Guns’n Roses en donde el entretenimiento del publico era el ‘bubby flash’, mujeres guapísimas que se levantaban la blusa para dejar ver sus atributos en las pantallas del venue para porra y regocijo de todos los presentes-, la perspectiva de descubrir la perspectiva femenina era algo necesario para una autentica curaduría como la que aspirábamos en la conformación de Rock 101.

Para mí la aportación más valiosa de ese nuevo universo con el que nos comprometimos en Mujeres, Rock’n Roll, fue y es Patti Smith. La quintaesencia de la mujer criticada por las buenas conciencias por su aspecto desenfadado, por su falta de ‘femineidad’ -whatever that means en
esas mentes congeladas en el tiempo y la falta de placer-, por su ‘agresividad’ en la composición, en la música, en el escenario. Poeta brillante que desde un principio deja claro que su propuesta ni busca ni necesita la aprobación de nadie, hombres o mujeres.

Una propuesta vibrante de confirmación sexual, libremente expresada, que de tajo expone y neutraliza la misoginia de la que hablamos y exalta la vehemencia de un necesario discurso que no busca compensación, sino simplemente difusión. Jesus died for somebody’s sins but not mine 35 años después, con presidentes que olvidan fechas importantes en nuevas efemérides de la lucha por los derechos de la mujer, y empresas y gobiernos ‘autorizan’ las acciones de protesta, tengo la sensación de que la misoginia no era del rock’n roll… era de la sociedad en general. Ojalá realmente se convierta en verbo pasado.

  • Publicada originalmente en el diario El Sol de México.

CONTENIDO RELACIONADO