Banda sonora - Rock101

Banda sonora

Fecha de publicación: 24 febrero, 2021

Banda sonora
Categorías:
Compartir:

Desde siempre la música ha formado parte de la existencia de los humanos, dejando en cada ser sensaciones y percepciones distintas. Los hombres de alguna manera están intrínsecamente ligados a ella, creándonos y recreándonos; es así que surge (o al menos eso creo yo) la necesidad de expresar, transmitir y articular un lenguaje, una expresión a partir de la noción cultural y social que cada individuo tiene. De esta forma existe y coexiste, como herramienta de distracción, diversión o liberación y simultáneamente es un puente de identidad y preservación de un lenguaje que es articulado, por medio de las costumbres, de las formas de vivir y estar en el mundo bajo un contexto determinado a través de los años.

Así la música es un medio de expresión, transmisión y recepción que parte de cierta ideología que es determinada por condiciones naturales y materiales; expresadas en un lenguaje; Un código verbal y no verbal que no solo produce, sino que reproduce una inmensa variedad de sensibilidad y emociones. Aquellas condiciones después de todo son moldeadas y utilizadas para la creación de formas sonoras; que increíblemente suelen transformar ideologías ya existentes en las personas o articular y revolucionar nuevas formas de percepción en dichos individuos.

Las experiencias son parte importante de la identidad de una persona, son aquellas que suelen generar aprendizajes y suelen formarnos como aquellos que somos y reconocemos. La música es una de esas experiencias, valorada y vislumbrada de formas distintas a lo largo y ancho del globo, dando como resultado una diversa y vasta gama de sonidos tan particulares, que representan   la misma diversidad de la humanidad. Ahora bien, si la música formada por la emisión de una serie de sonidos es rica para el ser; la concatenación de ésta con la escritura conforma una galaxia distinta mediante la cual se perpetúan expresiones continuas, de modos y formas de vida cambiantes. Es decir, la música es la banda sonora de las acciones y prácticas en la vida de una persona. Hay música en una construcción, en el metro, en los camiones, en las marchas, en las casas, los talleres, las cocinas, en las fiestas, en los funerales, en las iglesias, hay música en auriculares de transeúntes o música natural, tal es el caso del silbar de los pájaros, el sonido de la lluvia, el movimiento de las ramas de los árboles. Entre tantos sonidos perpetuos. Música, ondas sonoras interminables que siempre nos acompañan.

Por otra parte, y no tan apartada del tema, es preciso hablar sobre cómo se transmite o el como viaja la música hasta nuestro alcance. Puede ser por transmisión oral, de persona en persona, por acción inmediata, por la radio, un disco, Internet, reproductores, celulares, computadoras, tornamesas y la naturaleza. Ninguna de ellas es ni ha sido simple. Han sido inventadas después de un sinfín de teorías, ecuaciones y prácticas por las que atravesaron hasta llegar a sus formas actuales; las otras existieron mucho antes que nosotros. Pero ninguna se compara con la vivencia, la praxis misma en la que se efectúa el acto de tocar (emisor) y ver, escuchar y sentir (receptor) en la que confluyen más de un instrumento, más de un músico y más de un espectador.  Aquel acto toma forma de kula el dar y recibir, la reciprocidad, el intercambio fluyendo como una suerte de ritual.

En esta era pandémica en la que nos encontramos es difícil vislumbrar en un tiempo cercano esta especie de ritualidad reciproca, e inevitablemente me hace preguntarme si cesarán, si las próximas generaciones tendrán experiencias parecidas o si se reinventara la forma vivencial del sujeto para con la música y los músicos. Se apuestan muchas cosas en esta nueva era tecnológica.  Nuevas formas de percepción del estar y sentir en nuestro entorno, en nosotros mismos y para con los otros. Pero debo decir que la música será ese legado interminable de lo que aconteció de lo que acontece hoy día y del continuo deambular de los seres humanos por el mundo.

Escrito por: Maura Torres Martínez

CONTENIDO RELACIONADO