Los últimos Jedi: la reinvención de todo un universo

Escrito por: Rock101

Fecha de publicación: 16 diciembre, 2017

Categoría:

Por: Elmer Mejía

“En una galaxia no muy lejana: ‘Star Wars’. El futuro de la saga y de la nueva trilogía está a merced de Disney, la compañía de entretenimiento más grande (y  posiblemente pronto la única) de la actualidad. Es esta ocasión deja al mando del episodio nueve a Rian Johnson, director de ‘Looper’, quien tendrá que enfrentar a un ejército de enardecidos fans si su cinta no cumple con sus expectativas, se parece al episodio cinco o a la primera trilogía, podría ser un buen epílogo para la nueva entrega del fenómeno cinematográfico más grande de la historia, y su conclusión sería que el director y escritor no lo logra.

La película comienza exactamente en el punto final en el que nos dejó el episodio siete: Rey (Daisy Ridley) logra dar con Luke Skywalker (Mark Hamill) en búsqueda de respuestas y un entrenamiento jedi. Desde este punto Rian Johnson rompe con la dinámica entera de una saga compuesta por nueve películas (si contamos ‘Rogue One’): el objetivo del cintillo de introducción es contar que sucedió entre episodio y episodio y aquí no ocurre.

Tal vez es algo trillado pero esclarece que el director nunca tuvo intensiones de hacer fan service. Por ejemplo, todas las teorías que se realizaron durante los dos años entre el episodio siete y éste fueron desechadas, unas que se quedaron sin responder y otras con respuestas tan absurdas, todo con el afán de entregar algo fresco e impredecible. Otro caso es la desmitificación del jedi, destruyendo por completo el concepto y las ilusiones de chicos y grandes sobre esa figura.

Otro error es la relación del tiempo con su narrativa: el tiempo hipotético de la cinta ocurre en menos de una semana, con sucesos que se reducen a batallas, y que busca profundizar en la historia de nuestros personajes de la manera más fácil posible con giros dramáticos más que improbables: Rey aprende su posición en el juego gracias al contacto directo con el lado oscuro, Poe Dameron (Oscar Issac) aprende a punta de prueba y error a ser un líder y Finn, junto a Rose, sigue siendo el emblema de diversidad, protagonista de una línea argumental secundaria que termina siendo innecesaria. ¿De qué sirve ese énfasis en la diversidad racial si su importancia es demeritada?

A su vez, las historias de Luke Skywalker y Leia Organa son tan insípidas que ahora sí ya se ven las intenciones de tenerlos como un gancho más que respetar su legado.

Agreguemos que los antagonistas Hux, Kylo Ren y Snoke son de los que hablan mucho y realizan poco, y por más que lo intenten escritores y realizadores, nunca serán personajes memorables y mucho menos Darth Vader. Hasta elementos secundarios como los Porgs, esas criaturas que nos introdujeron en los tráilers y que terminas odiando más rápido de lo que los amaste, lucen más que los propios villanos.

Sin embargo, en cuestiones de realización y producción cumple: fotografía, dirección de personajes, sonido, el auto-homenaje de John Williams en el soundtrack, actuación, pre y postproducción… Todo está ensamblado para entregar una película entretenida pero no digna de Star Wars. Es por eso que considerarla una de las mejores películas de la saga e inclusive compararla con “El Imperio Contraataca” es falaz, cuando realmente estamos frente ante una de las entregas más medianas de este universo.

Este texto más que ser una reseña de “Los Últmos Jedi”, es una crítica a lo que viene para la saga, tal vez en un sentido fatalista. Rian Johnson será el encargado de crear los episodios 10, 11 y 12 (o 1, 2 y 3) de una nueva trilogía que tal vez se preocupara más por la pluriculturalidad, el “final del jedi” y por vender muñecos a diestra y siniestra en navidad que por generaciones de fans habidas y por haber.

Johnson no planea revivir ‘Star Wars’ sino reinventarlo ¿Es necesario? Una cosa es introducir nuevos personajes, criaturas, planetas e historias a un universo que se puede expandir; otra es darle un twist completo a lo que ya se nos había planteado hace 40 años.

¿Realmente Rian Johnson es el hombre correcto para relanzar ‘Star Wars’? ¿Por qué no llegarle al precio a J.J. Abrams para que intervenga en este resurgimiento? ¿No es muy pronto para volver a construir el universo que deshizo Disney hace apenas unos años eliminando el canon que los fanáticos ya conocían? Tomemos en cuenta de que ‘Star Wars’ nunca envejecerá, ya es una tradición e inclusive una religión para muchos otros desde 2001. Johnson es el protagonista de este drama espacial con todo un universo en su poder, en el que puede tomar la batuta del jedi que salvó a la galaxia o del sith que al fin pudo terminar con la resistencia. Que la fuerza nos acompañe.