¡Vive, cine mexicano, vive!

Escrito por: Rock101

Fecha de publicación: 13 diciembre, 2017

Por: Elmer Manuel Mejía García

Hace un par de años, después de haber visto bodrios como ‘Eddie Reynolds y los Ángeles de Acero’ y ‘El Crimen del Cácaro Gumaro’ en cine y cosas que no entran en mi gusto personal como ‘Después de Lucía’ me hice la promesa de que no volvería a pagar por ver una película mexicana en mi vida. Sin embargo, he tenido la desgracia de que éstas sean las favoritas de la colección pirata de algunos transportes en los que he tenido que viajar, comprobando que el “vayan a verla, se van a divertir. Apoyen el cine mexicano” es la mentira más usada en los programas matutinos de televisión abierta.

¿Malinchista? Tal vez “¿Qué no eres mexicano?” Lo soy, pero el patriotismo no tiene nada qué ver con el ser selectivo. El cine producido en México ya es tan monótono, con temas como el narco, géneros como la comedia, el lenguaje generalista, los mismos actores protagonizándolas y títulos que caen el cliché (“Camino a Marte” ¿es en serio?) han provocado que la etiqueta de “Cine Mexicano” se arraigue cada vez más como reflejo internacional, cuando la mayoría de su público no se siente identificado con él.

Y es que el gran apoyo que tienen estas cintas es injustificable cuando las estadísticas muestran que en México ya no existe una cultura de masas: el género cinematográfico de la población es el horror ¿Por qué no existe una distribución mayor por parte de las cadenas nacionales, teniendo tantos festivales en la república? En México se producen en promedio 160 largometrajes al año, de los cuales un poco más de la mitad alcanzan estreno en salas comerciales; pero al parecer no importan estos datos, puesto que la publicidad está destinada a cintas que ya tienen su público, como si nadie conociera el apellido “Derbez”

Sin embargo, este año ha tenido un par de sorpresas para los que estamos hartos de lo mismo. La más evidente es ‘Coco’ de Disney Pixar. Lo sé, no es mexicana, pero el recibimiento del público ha sido tan positivo que hemos convertido a la película en la más taquillera de nuestro país, superando a cintas como ‘Avengers’ 1 y 2, ‘Minions’ y ‘Rápidos y Furiosos’. A pesar de las polémicas que causó, como el cortometraje de Frozen o el intento de Disney de registrar el uso de “Día de los Muertos” como marca; fue la visión de nuestras tradiciones por parte de Pixar, sin olvidar respetarlas, lo que la han hecho tan exitosa en países como Estados Unidos y China.

Otro caso excepcional es el de ‘Vuelven’ de Issa López, la cual narra la vida de Estrella, una niña de 10 años a la que se le otorgan tres deseos: uno de ellos lo gasta en pedir que su madre, la cual da por desaparecida, regrese a su vida, sin embargo llega en forma de fantasma. La película también toca las temáticas del narco y de la orfandad, mismos que demuestran que no es de qué se trata la historia, sino el cómo la cuentas.

El problema es que entró y salió desapercibida de cartelera al enfrentarse a ‘Thor: Ragnarok’, la ya mencionada ‘Coco’ y a unas semanas del estreno de ‘La Liga de la Justicia’. Además, no contó con el apoyo publicitario de Cinépolis, por lo que la directora respondió cada tweet de las personas que tenían sus dudas acerca de la cinta, teniendo una retroalimentación directa con su audiencia y brindando algo que les falta a muchas personas dentro del medio: confianza e integridad.

El cine mexicano no sólo está ensombrecido por la cartelera atascada de blockbusters hollywoodenses, como suelen declarar los representantes del Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), sino porque aún las productoras creen en la fórmula. Televisa y TV Azteca están en crisis por creer que su público siempre ha sido el mismo, inclusive compañías como Fox se han vistos forzados a probar otros modelos (véase los casos de ‘Deadpool’, ‘Logan’ y la próxima ‘The New Mutants’) porque todo se desgasta en cierto punto.

El 2017 fue una gran sorpresa para la industria (aunque sea por un par de ejemplos), no sólo porque demostró que al mundo y a los mexicanos nos interesa ver historias sobre México, sino porque también cada vez más directores dejan la comedia por buscar un género distinto que destruya la envoltura de “cine mexicano” y se les comience a llamar por sus nombres. Que el propósito del 2018 del cine nacional vaya más allá del vender boletos y que se preocupe por inspirar personas; y que el nuestro sea exigir calidad y no cantidad en la cartelera.