Escándalo en contrataciones ensombrecen labores del SAT

Escrito por: Rock101

Fecha de publicación: 13 agosto, 2018

Aproximadamente 30 mil burócratas cuentan con 2 equipos de cómputo en su escritorio, porque la empresa de Tecnologías de la Información, Centro de Productividad Avanza (CEPRA) SA de CV, lleva un año sin querer retirar sus equipos de las oficinas del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Desde junio del 2017, CEPRA debió retirar sus equipos de las instalaciones del SAT luego de que su contrato fue revocado antes de tiempo por diversas irregularidades.

Fue en 2016 cuando el SAT lanzó el concurso para contratar la “Administración de Puestos de Servicio 3 (APS-3)”, con el que se debían proveer, instalar, dar mantenimiento y soporte al equipo durante 42 meses. De primera instancia, la ganadora fue la empresa Mainbit, por ser la opción más barata y viable, pero CEPRA interpuso una serie de impugnaciones en el Órgano Interno de Control (OIC) y dos meses después consiguió el contrato por el que cobraría 153 millones de pesos más que Mainbit, al tomar en cuenta los montos máximos propuestos.

No obstante, Mainbit se inconformó porque CEPRA no presentó las certificaciones de competencias que debió incluir en su propuesta técnica, por lo que luego de una investigación del OIC del SAT, mediante el oficio 300-04-00-00-00-2017, el 14 de junio de 2017 el organismo recaudador dio constancia de término anticipado del contrato celebrado con CEPRA y firmó nuevamente con Mainbit.

El caso, en tribunales y juzgados

A pesar de estas resoluciones, CEPRA se negó a permitir que la sustituyeran y recurrió a varias instancias, entre ellas al Juzgado Primero de Distrito en el Estado de Hidalgo, cuyo secretario le otorgó una suspensión de contrato para que Mainbit no procediera con la sustitución de equipos; no obstante, por esta decisión, Francisco Alberto García Ramírez fue denunciado ante el Consejo de la Judicatura Federal por haber cometido “errores judiciales inexcusables”.

Mientras que su compañero, Jaime Ríos Tavera fue señalado por “abuso en el ejercicio de su cargo”, pues pese a que el Primer Tribunal Colegiado de Circuito revocó la primera suspensión otorgada en el juzgado hidalguense, solo un mes después (el 6 de agosto pasado), este segundo secretario de juzgado emitió una segunda suspensión referente al mismo expediente 777/2017.

Las irregularidades cometidas por esta empresa fueron investigadas por la Auditoría Superior de la Federación que determinó, tras un análisis a profundidad del caso, que CEPRA mintió para obtener la licitación, pues simuló contar con 902 centros de servicio para ser mejor evaluada; además de que incumplió con las características de los equipos de cómputo ofertados,y por no cumplir con obligaciones contractuales que debieron merecer penalizaciones económicas.

En 2016, en un caso aparte, Petróleos Mexicanos envío una circular a todas las entidades, dependencias y órganos federativos para que se abstuvieran de contratar a CEPRA durante al menos un año.

Actualmente, el caso de las computadoras del SAT se encuentra ante las oficinas de la Procuraduría General de la República (PGR), en donde el Ministerio Público continúa con la integración de la carpeta de investigación por fraude.