Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón fueron sobornados por Ismael El Mayo Zambada (II) - Rock101


Rock101 es de todos

Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón fueron sobornados por Ismael El Mayo Zambada (II)

Escrito por: El Sol de México

Fecha de publicación: 17 octubre, 2020

Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón fueron sobornados por Ismael El Mayo Zambada (II)
Categorías:
Compartir:

Si un desconocido de otro planeta, que no supiera nada del sistema criminal de Estados Unidos, hubiera escuchado la declaración de apertura del Gobierno, ellos podrían pensar que todo lo que dicho por el Fiscal era un hecho, que todo era verdadero, y nos iríamos directamente a sentenciar al señor Joaquín Guzmán.

Su culpabilidad no estaría en duda, él se veía muy confiado acerca de lo que estaba diciendo, y eso hubiera sido el final. De todas formas, este no es el caso. La declaración de apertura del Fiscal no es evidencia.

Y hay otro lado de esta historia, un lado más feo de esta historia que ustedes todavía no han escuchado, el lado que los gobiernos de México y Estados Unidos no quieren que ustedes ni cualquier otra persona escuche.

Lee: Joaquín Guzmán Loera, un hombre de las montañas de México con inteligencia callejera (I)

Este es un caso que requerirá que olviden mucho de lo que les enseñaron para creer en la forma en que trabajan los gobiernos y cómo se comportan, gobiernos en el sur y en el centro de América y México, e incluso Estados Unidos.

Este caso requerirá que abran sus mentes a la posibilidad de que funcionarios de Gobierno de muy alto nivel pueden ser sobornados, pueden conspirar para cometer crímenes horribles.

Que los agentes de la ley estadounidenses también pueden ser chuecos, que los gobiernos pueden permitir a los capos operar abiertamente por décadas solamente por las mordidas y las ventajas económicas que el negocio de las drogas hace por sus empobrecidos países, pero principalmente por el dinero.

Estas son cosas horribles que tengo que decir y con las que no estoy contento. Sé que es impresionante escucharlo. Pero todo lo que les estoy diciendo será parte de la evidencia en este caso.

Todo lo que les digo y diré viene directamente de las bocas de los testigos alineados por el Gobierno, no por mí. Sus testigos.

Y esos testigos son como nada de lo que alguna vez pudieron imaginar. Imaginen, si pueden, un grupo de testigos que han mentido cada día de su vida desde que comenzaron a caminar, que han cometido un crimen cada día de su vida, quienes han robado a cualquiera y a quien sea que entra en contacto con ellos, que les dirán que les han mentido a sus gobiernos, a nuestro gobierno, que les dirán que los otros testigos en este caso no son de confianza, que no dicen la verdad.

Son asesinos, son ladrones, son narcotraficantes, testigos que han pagado fiscales extranjeros y jueces y policías y a funcionarios federales e incluso a la DEA de Estados Unidos.

Y no solamente para el negocio del tráfico de drogas. Ellos han sobornado y pagado y obstruido la justicia para asuntos personales también.

Lee: Los tigres y los leones son las mascotas favoritas de los hombres con dinero y narcos mexicanos

Testigos que han matado fiscales, que han tratado de matar presidentes de otros países. Eso es lo que da vida al caso del Gobierno aquí, esos testigos. Y, sí, hay muchos decomisos de drogas de los que escucharán y verán, llamadas intervenidas, videos, fotos.

Vamos a estar inmersos en ello en un instante, pero qué es el componente principal de evidencia en este caso contra Joaquín Guzmán.

 Los llamados testigos cooperantes de México, Colombia, Honduras. Gente que hará que se les enchine la piel cuando testifiquen aquí.

Pronto estarán preguntándose ustedes mismos por qué. Por qué el gobierno va tan lejos en este caso, utilizando estos seres humanos como su preciada evidencia.

Dándoles beneficios como visas para quedarse en este país, entre nosotros. Sentencias de cárcel cortas para entonces pronto estar fuera entre nosotros. Algunos de ellos de hecho ya están fuera.

¿Por qué están deseando afectar a nuestro país con esos degenerados, esos violentos, narcotraficantes, criminales sin remedio? No es porque estén clamando que necesitan frenar a Joaquín Guzmán y su tráfico de estupefacientes en América. Es porque la condena del Chapo Guzmán es el premio más grande que esta fiscalía podría soñar.

Y ellos lo han soñado durante décadas. Él se ha convertido en una figura mítica, elusiva, no solamente en el mundo sino también para los fiscales y las autoridades estadounidenses.

La aseveración de que es el narcotraficante más grande en el mundo, el más grande que el mundo ha visto, es falsa. Eso no es verdad. Los testigos del Gobierno admitirán que hay otros líderes del llamado Cártel de Sinaloa, muchas facciones, algunas de ellas en guerra con otras.

Chapo Guzmán, muchos testigos del Gobierno les dirán que son cercanos a él, pero que él no tiene dinero, algo muy lejos de los miles de millones de dólares que claman él ha hecho.

¿Cómo pueden sus propios testigos pensar que él no es lo que los fiscales claman que es? El agente de la DEA que escuchó las escuchas telefónicas por un año dijo lo mismo en un e-mail que envió a sus colegas: “El Chapo es más mito que una leyenda real y no mueve ninguna droga a Chicago, a pesar de las aseveraciones de que provee el 80 por ciento. Pasé casi un año escuchándolo a él y a su grupo y no estábamos impresionados”. Son ellos. No yo. Eso viene de la boca de un agente de la ley, en este caso quien estuvo cazando al señor Guzmán por años.

Entonces, por qué y cómo el señor Guzmán se convirtió en el enemigo público número uno, un hombre que tiene shows de televisión inspirados en él, libros, grupos de rap cantando acerca de él, su imagen en gorras, playeras, loncheras.

Bueno, para explicar todo a ustedes necesito irme 25 años atrás, cuando la vida del señor Guzmán cambió dramáticamente, cuando un cardenal católico mexicano fue asesinado en un tiroteo en el aeropuerto de Guadalajara, el 24 de mayo de 1993.

De acuerdo con el informe inicial del gobierno mexicano, el señor Guzmán era el objetivo del tiroteo, la organización de los Arellano Félix estaba detrás y el cardenal supuestamente fue baleado en un fuego cruzado por error, que los tiradores de los Arellano Félix confundieron al cardenal con el señor Guzmán, a pesar del hecho de que el cardenal era décadas más viejo que el señor Guzmán en ese momento, no se parecía en nada a él, iba vestido con ropas clericales, y le dispararon en 14 ocasiones desde muy cerca.

De hecho, el cardenal fue asesinado. Y es muy posible que haya sido el gobierno mexicano en un esfuerzo por hacer que se callara.

El cardenal había sido advertido de que debía parar, no acusar a funcionarios del gobierno de corrupción con organizaciones del narco, pero, como ustedes sabrán a lo largo de este juicio, el gobierno mexicano ha sido y hasta hoy es completamente corrupto.

Y ellos necesitaban un chivo expiatorio para el asesinato del cardenal, y el poco conocido Joaquín Guzmán en ese momento, quien fue criado sucio y pobre en una pequeña ciudad en el estado de Sinaloa en México… con segundo grado de educación, quien creció en un pueblo muy pobre llamado La Tuna, con caminos de tierra, sin carros.

Lee: Del Triángulo Dorado sacarán molibdeno para fabricar aviones y autos

Él tenía que, de niño, caminar de casa en casa vendiendo naranjas, queso y pan que su madre horneaba para alimentar a su familia. Como todos en su pueblo hicieron, ellos cultivaban marihuana y flores de amapola, cuya resina es utilizada para hacer heroína y opio.

El señor Guzmán creció junto con otros chicos para convertirse en correos de notorios narcotraficantes. Ustedes escucharán de la familia Beltrán Leyva.

Ellos crecieron junto al señor Guzmán. Una vez amigos, se convirtieron en enemigos con el pasar de los años. Tengan en mente y esto no es disputa, y ustedes deben entender, que hay áreas en México que son tan pobres, sin trabajos, sin chances de sobrevivir, que la gente se involucra en el tráfico de drogas desde una edad temprana para comer.

No es nada de qué avergonzarse en esos pueblos porque es su única oportunidad de sobrevivir. Y ellos están orgullosos de lo que hacen. Esto es entendido y aceptado e incluso el gobierno mexicano no interfiere porque ellos están felices, sobornados para mantenerse lejos.

Entonces Joaquín Guzmán, el chivo expiatorio, fue cazado después de que el cardenal fue asesinado y puesto en prisión, incluso aunque el gobierno estuvo diciendo que él era el objetivo de esas 14 balas.

Él no fue el tirador, pero ellos dicen que él era el objetivo, y él fue cazado como el asesino. Eso no tiene sentido. ¿Por qué el gobierno mexicano necesitaba un chivo expiatorio? Porque ellos estaban haciendo mucho dinero con los sobornos de los líderes del Cártel de Sinaloa. Entraré en eso en un minuto.

Como escucharán en este caso por las evidencias, la organización de los Arellano Félix, que fue responsable, supuestamente, por la muerte del cardenal, tenía, en 1993, cito, conexiones presidenciales, como Rey Zambada, el primer testigo cooperante del gobierno, testificará.

Entonces, por qué el gobierno de México y la organización de los Arellano Félix deciden juntos involucrar en este asesinato a Joaquín Guzmán. Él ha sido un don nadie de bajo nivel, como digo, quien de pronto encuentra su rostro en espectaculares, en la televisión, siendo cazado, entonces pueden imaginar cuando él se encuentra en la cárcel en México acusado del asesinato de un famoso cardenal católico por el Gobierno Mexicano, a quien ellos mataron, y, de hecho, siete de ellos fueron arrestados por ayudar en el tiroteo al cardenal, cuando el señor Guzmán se encontraba en la prisión mexicana bajo estas circunstancias, él sabía que sería asesinado si se quedaba por ahí.

Las cárceles en México no son como las cárceles aquí. Los prisioneros caminan con armas, granadas, casi cualquier cosa que quieren, gracias a los carceleros corruptos. Los escapes de prisión ayudaron al mito de El Chapo, pero, otra vez, todo inició con el asesinato del cardenal mexicano en el aeropuerto en 1993, que lo llevó a su primer escape.

Y eso comenzó con su estatus mitológico como El Chapo, el narcotraficante más grande en la historia del mundo de acuerdo con la prensa y los gobiernos de Estados Unidos y México. Y van a escuchar cómo el mito de El Chapo creció a lo largo de los años, en parte, porque el señor Guzmán disfruta la publicidad y el estatus que eso le da.

Él fomentó y ayudó a crear el mito también. Los escapes de prisión, como dije, ayudaron a crecer ese mito. Y ellos ayudaron a transformarlo en una figura más grande. Y vamos a ir alrededor de lo que el señor Guzmán tuvo que hacer para mantenerse vivo mientras estaba en la cárcel, más allá de escapar.

Pero él no confiaba en el gobierno mexicano, en que no lo iban a matar mientras estaba dentro de la prisión, habiendo contactado a la DEA mientras estaba ahí e hizo todo lo que pudo para mantener al gobierno mexicano y a sus oficiales sin enterarse de sus tratos con la agencia estadounidense.

Pero como dije antes, este equipo de fiscales procedentes de todo Estados Unidos les dirán que Joaquín Guzmán es el narcotraficante más grande de la historia.

Pero ustedes sabrán en este juicio, a través de los testigos del gobierno, que él ni siquiera es el narco más grande de México.

 ¿Pero quién es entonces? Un hombre que no tiene programas de televisión de su vida, no tiene su rostro en loncheras, no se reúne con Sean Penn, que no es cantado por músicos, que no ha escapado de prisión porque nunca ha estado en una, un hombre que tiene 70 años de edad y que ha operado como narcotraficante por 55 años en México sin ser arrestado, a pesar de haber sido acusado por primera vez en una corte federal estadounidense hace 40 años, un hombre del cual no habían escuchado hasta hoy: Un hombre llamado Ismael Zambada, o Mayo, Mayo Zambada.

¿Cómo llegó a ser el narcotraficante más grande del planeta del que ni siquiera han oído hablar? Les voy a decir por qué: Él paga para eso. Él soborna a todo el gobierno de México, incluyendo el nivel más alto: El actual Presidente de México. Y por si acaso, el anterior también. Voy a decir eso nuevamente con algo de énfasis: El actual y el anterior Presidente de México recibió cientos de millones de dólares de sobornos del Mayo, de acuerdo con testigos del gobierno.

Ustedes no lo escucharon en la apertura del gobierno de Estados Unidos. Ustedes lo están escuchando ahora. Pueden imaginar —y no tienen que hacerlo porque hay testigos que van a decirlo aquí— otros gobiernos extranjeros, el Ejército mexicano, fiscales, jueces, policía local, ustedes pónganle nombre, Mayo los soborna hoy.

Y su propio hermano y dos de sus hijos están cooperando con el gobierno de Estados Unidos hoy. En este caso, Mayo está bajo múltiples acusaciones en Estados Unidos, sus hijos y hermano están cooperando con este Gobierno y, pese a ello, no solamente nunca ha sido arrestado, pero continúa con su liderazgo multimillonario del Cártel de Sinaloa. Y así ha sido por años.

 El Gobierno de Estados Unidos finge que lo quiere. Ellos soltaron una recompensa de cinco millones de dólares por información que lleve a su arresto, sin embargo ellos tienen a sus hijos y a su hermano bajo custodia. Pero de alguna forma ellos no pueden conseguir información que lleve a su arresto. Dénse cuenta. Oh, y viene la mejor parte.

Mayo dijo a su hijo Vicente, un cooperador en este caso, que la DEA, según Mayo, la DEA estadounidense lo traicionó y arrestó a Vicente. Trabajan juntos cuando les conviene, Mayo y el gobierno de Estados Unidos. Los testigos del gobierno testificarán que pueden hacer que las pruebas aparezcan y desaparezcan. Los archivos criminales desaparecen. Eso es lo que la evidencia mostrará. Estos son los subordinados que están testificando, no el jefe. Imaginen lo que Mayo puede hacer.

 Mayo puede hacer que arresten gente. Puede hacer que el Ejército Mexicano mate a quien quiera. Se dan cuenta. Y el Chapo Guzmán, un apodo que significa chaparrito, tiene la estatura semejante, en este juicio.

Discúlpenme, está en fuga constante desde que el cardenal fue asesinado, ha sido arrestado y ha escapado de la cárcel en 2001, en fuga por las montañas durante casi una década antes de ser arrestado nuevamente en 2014, escapando de la prisión una vez más, porque sentarse en la prisión en México es asegurar tu muerte si tú eres El Chapo Guzmán.

Prisioneros caminan por ahí con armas, granadas, teléfonos, lo que digas. La gente es asesinada todo el tiempo en la cárcel, incluyendo al hermano del señor Guzmán, quien fue arrestado justo después de la reunión con los agentes estadounidenses en la Ciudad de México y luego fue asesinado en prisión.

¿Y quién fue responsable por el escape de prisión de Joaquín Guzmán en un carrito de lavandería en 2001? ¿Quién le prestó un helicóptero para escapar seguro? ¿Quién gana más con el escape del señor Guzmán de una prisión mexicana para continuar en fuga por los próximos 13 años como un objetivo de tiro al blanco? El Mayo Zambada, él es quién.

El asunto es que el mundo se está enfocando en la figura mítica de El Chapo. El mundo no se está enfocando en el Mayo Zambada para permitirle permanecer libre y en los negocios. Eso hace sentido y la evidencia soportará esto. Buenos días. Buenas tardes. Buenas noches. Hemos estado aquí todo el día.

Yo soy Jeffrey Lichtman, y junto con Eduardo Balarezo y Bill Purpura, estamos aquí y tenemos el privilegio de representar a Joaquín Guzmán. Van a escuchar muchas evidencias en los próximos meses, y todo lo que yo puedo pedirles, o voy a pedirles son dos cosas: La primera es que mantengan su mente abierta. Keep an open mind.

No prejuzguen este caso simplemente porque la historia que se desplegará aquí sacudirá todo lo que conocen acerca de la ley y el gobierno. Segundo, les pido que traten al señor Guzmán como si quisieran que los trataran a ustedes, o a un ser querido, que hubiera tenido la mala fortuna de estar sentado en esa mesa de allá, con todo el gobierno de Estados Unidos en el cuello.

Hiroshi Takahashi | Organización Editorial Mexicana

CONTENIDO RELACIONADO