El soundtrack de la vida – Paz mundial

Escrito por: Angel Tellez

Fecha de publicación: 21 septiembre, 2018

Categoría:

A mí parecer, y con la rara excepción de genios del mal que buscan la dominación total, la mayoría de nosotros realmente ansía la paz mundial, si, tal y como todas las aspirantes al título de Miss Universo. Pero, ¿es la paz mundial un objetivo alcanzable? ¿o es simplemente una falacia utópica para idealistas y jipis decadentes?

No estoy aquí para responder a esa pregunta, simplemente quiero señalar que ante tal planteamiento, mi forma de abordar el tema es una cuestión singular y no plural, micro manegement para el alma, si lo quieren ver de alguna manera. La paz mundial es asequible, desde mi punto de vista a través de la paz individual.

También podría interesarte: Paz y amor en el planeta LGBTTIQ

Una de las rolas que me transmiten paz y una a la que recurro es ‘Let It Be’ de The Beatles. Quienes me conocen saben muy bien que no soy un gran fan del cuarteto de Liverpool, sin embargo la letra este track del álbum homónimo de 1970 realmente me conmueve.

Paradójicamente la canción causó muchos problemas entre McCartney (autor) y Lennon debido a la insistencia del segundo por incluir a Phil Spector como productor, quién le imprimió su sello personal con sonidos sinfónicos y coros conocido como wall of sound. La letra según McCartney, está inspirada en su madre. Algunos años más tarde, Lennon declararía que el tema no tenía nada que ver con The Beatles.

 

 

En 1994 la banda irlandesa The Cranberries lanzaría el primer sencillo de su segundo álbum No Need to Argue. ‘Zombie’, un track que denunciaba la violencia del conflicto en Irlanda del Norte e inspirado en un ataque terrorista perpetrado por el Ejército Republicano Irlandés en Warrington, apenas un año antes. Esta rola llegó a ser el máximo éxito de la banda, un track que mostró un lado oscuro y lleno de dolor, la voz de Dolores O’Riordan resuena en un verdadero himno de protesta.

Lo que me deja, es que la paz también puede lograrse a través de la protesta, que hay que alzar la voz ante la injusticia y no debemos guardarnos nada, porque tal vez, después ya no podamos hacer nada para cambiar nuestro entorno y (obviamente) encontrar la paz.

 

 

Finalmente me referiré al Premio Nobel de Literatura Bob Dylan y la que fue considerada una de las catorce mejores canciones de todos los tiempos por la revista Rolling Stone, ‘Blowin’ in the wind’ del álbum The Freewheelin’ de 1963. Una auténtica oda llena de preguntas retóricas sobre la guerra, la paz y la libertad. Mucho se ha hablado sobre los posibles orígenes de la canción como el tema gospel No more auction block y un antiguo cántico de esclavos canadienses. La única certeza es que tiene distintos significados dependiendo de quién la escucha y el momento que está viviendo. A mi me llena de un sentimiento de nostalgia (aumentado por las notas de la armónica) y me deja claro que la respuesta, la clave, la solución está siempre ahí, silbando en el viento y lo único que debo hacer es esforzarme para escuchar las palabras exactas que me traigan paz y serenidad. Pero lo más importante, es que dejar que los demás encuentren sus propios significados, sus propias respuestas.

 

No existe una receta para encontrar la paz, no existe una fórmula matemática o sistema preciso, simplemente porque para para encontrar la paz es indispensable tener la convicción de buscarla, y tener la mente abierta para disfrutarla y tratar de mantenerla antes de que se nos escape y tengamos que salir a buscarla otra vez.
21 de septiembre Día Internacional de la paz.