El soundtrack de la vida – LGBTTTIQ and roll

Written by on 22/06/2018

Me gustaría iniciar esta entrega aclarando que no pretendo analizar o desmitificar nada, mi propósito es compartir algo de información bajo mi punto de vista buga con un profundo respeto al estilo de vida de  los demás, y con el único objetivo de endulzar los ojos y los oídos a través de estas letras y rendir un muy particular homenaje a personas LGBTTTIQ que aún continúan luchando por el reconocimiento de sus derechos humanos ante un sociedad que aún no acaba de entender del todo que la diversidad es la verdadera naturaleza del ser humano.

En los años 70 surgió Queen, una de las más grandes bandas de todos los tiempos, y cuyo líder y vocalista, Freddie Mercury se declaró abiertamente gay en medio de una década revolucionaria en la que los excesos (de todo tipo) expandieron la mente colectiva y permitían que la diversidad (de todo tipo) floreciera y se empezara a instalar entre lo “socialmente aceptable.”

Freddie vivió muchos años sin poder explorar su sexualidad, incluso vivió con Mary Austin como pareja por muchos años. Incluso le dedicó Love of my life, una de las baladas de rock más hermosas jamás escritas para una mujer que supo ver más allá de su propio amor por un hombre y entendió que Freddie no podría ser feliz a su lado y lo dejó ser quien realmente era.

 

En 1994 un chico de Luxemburgo llamado Brian Molko se encontró con su ex compañero de escuela, el sueco Stefan Olsdal en la estación South Kensington del metro de Londres y decidieron formar una banda llamada Placebo ( no sé si la decisión fue inmediata, lo que si sé, es que originalmente la banda se iba a llamar Ashtray Heart).

Brian Molko se distinguió por sus letras desafiantes en las que incorpora muchos aspectos de su vida personal. Abiertamente bisexual en 1997 lanzó el sencillo Nancy Boy, una rola en la que Molko cuestiona duramente las razones de algunas personas para acostarse con otras de su mismo sexo sólo porque se volvió aceptable, y casi por moda. Para alguien abiertamente bisexual es una posición muy clara de lo que significa una inclinación sexual y la separa de la facilidad con que se puede pretender serlo.

 

 

Finalmente llegó el turno de la Abuela del Punk, Joan Jett, una mujer que aunque ha sido identificada como lesbiana, nunca ha pronunciado abiertamente una preferencia sexual, lo cual a mí me parece sumamente moderno para una persona de 60 años.

El caso de Joan Jett me lleva de regreso a mi comentario inicial sobre la importancia del respeto ante las inclinaciones de los demás, sinceramente qué demonios importa si Joan Jett es buga, lesbiana, bi o asexual, la preferencia sexual no debe ser un estigma, ni una etiqueta, disfrutemos de nuestras preferencias y respetemos las de los demás, sigamos el ejemplo de la Reina del Rock and roll y que nos importe nuestra mala reputación o la mala reputación de alguien más, y disfrutemos a todo volumen de Bad Reputation de 1981 y si no se quieren unir a la marcha del sábado, reconozcan el derecho a manifestarse (o no) que tiene cada persona y busquemos una integración con armonía y música chida de fondo.

 

También podría interesarte: Sonic Arsenal – De Antony a Anohni

Rock101

Segunda Odisea

Current track
TITLE
ARTIST

Background