El soundtrack de la vida – Expectativa vs Realidad

Escrito por: Angel Tellez

Fecha de publicación: 23 noviembre, 2018

Categoría:

Hay momentos en la vida en los que la expectativa de de que algo bueno va a llegar es tan grande que cuando eso llega nos parece que no es lo que esperábamos o simplemente la expectativa supera a la realidad. Es un fenómeno muy común y sucede mucho.

No es mi papel, y mucho menos mi área de experiencia tratar de dar una explicación lógica sobre el asunto y mucho menos un consejo de cómo sobrellevarlo. Lo único que puedo hacer en este espacio es compartir con el colectivo cultural el sentimiento y escribirles sobre algunas rolas que son muy buenos ejemplos de este desagradable, pero al parecer inevitable sentimiento.

En 1995, Radiohead lanzó su celebrado segundo álbum ‘The Bends’, de ahí se desprende su segundo sencillo, ‘Fake Plastic Trees’, una oda a la melancolía que narra la historia de dos personajes que viven una vida “plástica” y vacía que poco a poco los va desgastando y un tercero que está en una relación con esas mismas características.

La rola está inspirada de un desarrollo inmobiliario al oeste de Londres llamado Canary Wharf que prometía ser un nuevo distrito comercial, sin embargo, debido a una caída de la bolsa se detuvo el proyecto y quedó abandonado, lo único que sobrevivió fue una zona decorada con plantas artificiales. La grandilocuencia de las expectativas y la fragilidad de la realidad queda perfectamente retratada en este track, sobre todo, en mi opinión en la devastadora frase “if I could be who you wanted, all the time”.

 

 

Un verdadero paladín de la destrucción de ilusiones es sin lugar a dudas, Morrissey y un himno de la desesperanza es ‘Heaven Knows I’m Miserable Now’ del álbum ‘Hatful of Hollow’ de 1988 de The Smiths. Considerada por el Salón de la Fama como una de las 500 canciones que le dieron forma al rock and roll, la rola nos describe una situación que es mejor conocida por nosotros como “cuando no nos calienta ni el sol”.

Un sentimiento de amargura por ver pasar a una pareja amorosa, por conseguir un trabajo y sobre todas las cosas la insoportable idea de dedicar nuestro valioso tiempo a gente a quien no le importa si vivimos o morimos. Creo que todos hemos pasado por una etapa de odio superlativo y sin temor a equivocarme puedo afirmar que es un estad causado por una terrible decepción. Nuevamente, la realidad haciendo de las suyas y haciendo nuestras vidas tristes y miserables.

 

La culminación a esta entrega no puede ser otra más que ‘You Can’t Always Get What You Want’, segundo sencillo del álbum ‘Let It Bleed’ de 1969 de The Rolling Stones. Escrita por Mick Jagger y Keith Richards, la letra hace referencia a los temas más destacados de la década de los 60, el amor, la política y la drogadicción.

El track nos lleva por el optimismo con el que abordamos nuevos proyectos y la inevitable desilusión que nos acecha. Pero nos deja una gran enseñanza, que, tómenlo como quieran, es una gran lección de vida, no siempre podemos tener lo que queremos, pero si lo intentamos, algunas veces vamos a encontrar lo que necesitamos”.

 

Al final, la realidad nunca va a superar la expectativa, después de todo somos humanos y creamos historias fantásticas en nuestras cabezas, que nunca llegan a funcionar del todo en la realidad, pero debemos poder reconocer en las derrotas morales esas pequeñas victorias reales, poder el verdadero avance y entender que aunque las cosas no parecen salir como las planeamos, nunca están tan mal como lo estamos percibiendo, es ahí donde la realidad puede ganarle un poquito de terreno a la expectativa, porque el fatalismo nunca le va a ganar a los pequeños placeres de la vida.