El peligroso oficio del periodismo en México

Escrito por: Magaly Castro

Fecha de publicación: 23 agosto, 2019

Categoría:

El día de ayer se anunció a través de los medios de comunicación la salida del conductor Carlos Loret de Mola del noticiario ‘Despierta’, quedando un espacio que se destinará a Danielle Dithurbide, a quien muchos de los usuarios de redes recuerdan por la historia falsa de Frida Sofía, la pequeña que “había quedado atrapada entre escombros” el día del terremoto del 19 de septiembre.

Las posturas estuvieron encontradas, pues mientras unos defendían a los periodistas, otros atacaban a ambos reporteros y ponían en duda la calidad de su trabajo, entre ellos, el actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien a raíz de las noticias que han salido atacando su gobernatura, dice que periodistas como Loret de Mola son “poco confiables” y que muchos de ellos reciben dinero para dar noticias falsas: “¿Le creen ustedes a Loret? No, hay periodistas con todo respeto que mienten como respiran y ya, no lo vuelvo a decir.”

Sin embargo, esta situación de atacar a los reporteros desde las redes sociales va mucho más allá de palabras e incontables veces ha alcanzado los niveles de la delincuencia.

Son múltiples los casos reportados de periodistas que han sufrido ataques mientras desempeñan la labor, siendo golpes lo menos que han recibido como es el reciente caso del periodista de ADN40 que fue agredido en la marcha feminista; por el contrario, muchos otros no corren con la misma suerte, e incluso han sido asesinados por distintos motivos.

La Oficina de las Naciones Unidas en México para los Derechos Humanos (ONU-DH), quien también está al pendiente de estos casos, dice que la propuesta de AMLO de aumentar presupuesto para asegurar la protección no es eficaz, pues el mismo Mecanismo de Protección para Defensores de Derechos Humanos y Periodistas había reportado que al menos siete de sus trabajadores fueron asesinados desde el 2012, demostrando que esta iniciativa no es lo suficientemente responsable o eficiente. De seguir así, dentro de los próximos años, implementar esta protección le costaría al gobierno más de mil millones de pesos.

No hay día en que no se reporte algún tipo de abuso o siniestro cometido en contra de reporteros que se sabe cubrían casos de suma importancia relacionados con altos índices de delincuencia o crímenes de alto rango, por lo que México se ha posicionado en unos de los países más inseguros para ejercer el oficio del periodismo.

Con información de El Sol de México.