El linchamiento se convierte en el arma secreta en contra de los ladrones en México - Rock101


Rock101 es de todos

El linchamiento se convierte en el arma secreta en contra de los ladrones en México

Escrito por: Marco Campillo

Fecha de publicación: 11 agosto, 2020

El linchamiento se convierte en el arma secreta en contra de los ladrones en México
Categorías:
Compartir:

Sus últimas palabras fueron: “A ver hijos de su puta madre ya se la saben, echen el teléfono”. Al principio el grito embargó de miedo a seis pasajeros, quienes no dejaron arrebatar sus teléfonos celulares en una camioneta Urvan (convertida en microbús) en Texcoco, Estado de México.

Fue tal el enojo que en dos metros cuadrados golpean y linchan a este ladrón, quien terminó con el rostro desfigurado y en un hospital.

Todos los días en México aparecen videos donde las personas hacen justicia por propia manos, es decir los linchan.

En la primera semana de agosto de 2020  salieron a la luz unos seis videos de ese tipo de sucesos.

Pero el más sonado, el más compartido en redes, del que los memes inundaron todos los espacios virtuales y del que todo el mundo habló, fue el de asaltante que se quedó solo en una camioneta Urvan que cubría la ruta 83 de la carretera México – Texcoco y que sufrió en carne propia la furia y frustración de los pasajeros que no pudo asaltar.

Lee: Jaret Boryeti le lava dinero al cártel Jalisco Nueva Generación

Los pasajeros le propinaron al asaltante una golpiza y se desquitaron, así como terminó desnudo en vía pública y tirado en la avenida como pasa con otros linchados en México, sobre su estado de salud se ha especulado en todos los sentidos, que murió en la vía pública o bien que se recupera en un hospital de Magdalena Atlilpac, sitio en donde fue abandonado.

El asaltante responde al nombre de Raúl Flores Guzmán, tiene 34 años y ha trabajado, según sus propias redes sociales como chofer y hasta como agente de seguridad privada.

Al grito de “No que muy lion” cuatro pasajeros golpearon al hampón hasta que se cansaron. Le gritaron todo tipo de improperios y mentadas de madre. “Para que veas lo que se siente” fue uno de los reclamos más sentidos de quienes tomaron la justicia entre sus manos.

Volaron patadas, puñetazos, insultos de todo tipo. Cecilia Isla Rodríguez, investigadora de la Universidad Latinoamericana, dice que el coraje provocado por la impotencia y el enojo genera entre la población mexicana que tome justicia de propia mano.

“Lo que antes no se veía en los medios de comunicación ahora se ve en las redes sociales, ya todo el mundo tiene un teléfono celular con cámara y así se pueden registrar este tipo de circunstancias”, comenta la investigadora egresada de la carrera de sociología de la UNAM.

“En este caso la cámara de la camioneta permitió grabar los hechos y solo se necesitó que una sola persona compartiera la escena con algún conocido para que llegara a todo el mundo”, dice Isla Rodríguez.

“Los asaltantes del transporte público ya han matado a usuarios, que se resisten al robo, incluso los han ejecutado sin razón de por medio y no necesitan ningún tipo de pretexto para jalar del gatillo”, dice la investigadora.

Al exterior del mercado de las flores de Xochimilco, en la Ciudad de México, se grabó cómo un asaltante es golpeado por quienes lo sorprendieron tratando de asaltar a clientes.

Lee: Dos Bocas es acechado por los piratas del Golfo de México

Los locatarios del mercado de las flores lo patean en la cabeza, le gritan y lo insultan y le dicen: “Para que no se quiera pasar de verga culero”.

Llegan los policías de la Ciudad de México y preguntan si alguien vio algo de la agresión o si están dispuestos a presentar una denuncia.

Nadie se animó a denunciar al agresor, porque la justicia ya fue hecha por los afectados, comenta la investigadora de la UNAM.

La autoridad no cumple ni dicta justicia, porque muchos de los hampones son liberados sin castigo: “Aquí ya se hizo justicia, a mano propia, pero se hizo”, añade Isla Rodríguez.

La CNDH reportó que hubo 43 linchamientos en 2015 y se dieron más de 59 de esos eventos donde el pueblo toma justicia por propia mano un año después.

El organismo documento que se registraron otros 60 linchamiento en 2017, así como se reportaron más de 174 casos en 2018.

Los 336 casos de linchamientos “resultaron 561 víctimas, de las cuales 22 por ciento (o 121 personas) culminaron con la muerte, es decir fueron linchamientos consumados”.

Y  78 por ciento (o 440) de las víctimas fueron liberadas o rescatadas, es decir quedaron en tentativa de linchamiento.  De las víctimas de linchamiento, 523 fueron hombres y 38 mujeres.

A septiembre de 2019, se habían registrado 166 casos de linchamientos, con 263 víctimas, de ellos 62 perdieron la vida y el resto sobrevivieron.

“Los linchamientos se traducen en el sentimiento de vivir en un Estado fallido, en donde el uso legítimo de la fuerza reconocida al Estado da paso a la violencia privada”, advierte la CNDH.

Lee: El Komander es tendencia por encuentro con AMLO