El capitán, atrapado después de una masacre en el mar - Rock101


FIL 2020

El capitán, atrapado después de una masacre en el mar

Escrito por: El Sol de México

Fecha de publicación: 26 octubre, 2020

El capitán, atrapado después de una masacre en el mar
Categorías:
Compartir:

Los hombres están indefensos en el mar abierto, aferrados a los escombros flotantes, sacudidos por las olas. Varios barcos pesqueros grandes dan vueltas. Ninguna de las víctimas tiene chalecos salvavidas, pero nadie hace ningún movimiento para ayudar. Este no es un rescate.

Una voz, fuera de la cámara, grita en mandarín: “¡Al frente, a la izquierda! ¿Qué estás haciendo?” Luego: “¡Disparen! ¡Disparen! ¡Disparen!”

Las balas rocían el agua alrededor de un hombre agitado. Una ronda de disparos lo atrapa. Su cuerpo queda inmóvil. Rastros de sangre en el océano azul. Más tarde, los marineros se ríen y posan para las fotos.

Lee: Los tigres y los leones son las mascotas favoritas de los hombres con dinero y narcos mexicanos

El video de los asesinatos de 2012, que muestra la masacre sistemática de al menos cuatro hombres en el Océano Índico, ha circulado en los rincones más oscuros de internet por más de siete años. Ahora, las autoridades de Taiwán arrestaron a un sospechoso: un ciudadano chino de 43 años que creen que fue el hombre que dio la orden para matar. Los investigadores esperan que su captura los lleve a otros.

Pero el caso, que aún se está desarrollando, muestra el desafío de enjuiciar los delitos en alta mar. Había al menos cuatro palangreros atuneros en el lugar de un incidente que se desarrolló durante más de 10 minutos a plena luz del día. Pero ninguna ley exigía que las decenas de testigos denunciaran los asesinatos, y nadie lo hizo.

La aplicación de la ley en el mar abierto es limitada y la jurisdicción es complicada. Las autoridades se enteraron de los asesinatos en altamar sólo cuando el video apareció en un teléfono celular olvidado en un taxi en Fiji en 2014.

Aún no está claro quiénes fueron las víctimas o por qué les dispararon. Cada año se produce un número desconocido de asesinatos similares: los marineros del barco desde el que se filmó el video le dijeron a un investigador privado, y luego a un equipo de documentalistas ante una cámara, que habían presenciado una masacre similar una semana antes.

Wang Feng Yu, que se cree que fue el capitán del Ping Shin 101 con bandera taiwanesa durante el ataque, fue detenido por la guardia costera taiwanesa en agosto después de que su barco actual atracara en el puerto de Kaohsiung. Está detenido mientras los fiscales investigan.

“Ahora que tenemos al capitán, tenemos una forma más directa de interrogarlo sobre todo el calvario”, dijo Tseng Ching-ya, portavoz de la Fiscalía del Distrito de Kaohsiung, a la Agencia Central de Noticias en Taiwán.

Hsu Hung-ju, el fiscal jefe adjunto en Kaohsiung, señaló a The Washington Post que tales investigaciones normalmente toman de seis a ocho meses. “Depende del caso”, indicó. “Pero no tomará mucho tiempo”.

Lee: Del Triángulo Dorado sacarán molibdeno para fabricar aviones y autos

Hsu se negó a decir si el fiscal Hsu Hung-pin había entrevistado a los testigos. Aunque declinó dar un nombre, Hsu también dijo que Wang tiene un abogado.

Las imágenes, tomadas desde el Ping Shin en lo que parecen ser las secuelas de un accidente, son escalofriantes. Un hombre en el agua levanta los brazos por encima de la cabeza, con las palmas abiertas, en lo que parece un intento de rendirse. Una bala le perfora la nuca y lo deja boca abajo. Su cuerpo flota, sin vida.

Los pistoleros con armas semiautomáticas parecen disparar al menos 40 rondas. “¡He disparado a cinco!”, grita uno en mandarín.

Trygg Mat Tracking, una firma de investigación noruega que se enfoca en delitos marítimos, identificó el Ping Shin 101 comparando secuencias de video con imágenes en una base de datos marítima. Los exmarineros fueron identificados a través de Facebook y otras redes sociales donde habían hablado de su tiempo a bordo. Las entrevistas con estos exmarineros, algunos de los cuales dijeron que presenciaron los asesinatos capturados en el video, revelaron el nombre del capitán y los detalles del incidente.

Los funcionarios de la Comisión del Atún del Océano Índico, que otorga licencias de pesca comercial en la región donde ocurrieron las matanzas, y el registro de bandera taiwanesa, que es responsable de hacer cumplir las leyes sobre los barcos con bandera de ese país, se negaron a proporcionar información sobre la tripulación, los capitanes en la escena, las rutas de los barcos o los puertos donde atracaron recientemente.

Los funcionarios taiwaneses, a quienes se les presentó los nombres de los hombres y barcos en 2015 y 2016, dijeron que las víctimas parecían ser parte de un fallido ataque pirata. Tzu-yaw Tsay, entonces director de la agencia de pesca taiwanesa, cuestionó si los asesinatos fueron realmente eso. “No sabemos qué pasó”, dijo Tsay en ese momento. “Así que no hay forma de que podamos decir si es legal”.

Pero los analistas de seguridad marítima advierten que el reclamo de piratería se ha utilizado en otras ocasiones para justificar ataques por una variedad de presuntos delitos, reales o de otro tipo.

Las víctimas, dicen, podrían haber sido miembros de la tripulación que se habían amotinado, ladrones atrapados robando o simplemente pescadores rivales.

“Es casi imposible vigilar el mar abierto y, a veces, la gente toma el asunto en sus propias manos, como fue el caso aquí”, expresó Klaus Luhta, vicepresidente de la Organización Internacional de Maestros, Compañeros y Pilotos, un sindicato de marineros. Señaló que los hombres parecían estar desarmados e indefensos, y no representaban una amenaza.

“Ya sea que se trate de una especie de justicia por cuenta propia o un asesinato a sangre fría por razones desconocidas”, dijo, “vemos claramente que se trata de un asesinato brutal en el mar”.

Tales asesinatos continuarán sin control, dijo Luhta, sin un mejor seguimiento de la violencia en alta mar, más transparencia de los registros de banderas y compañías pesqueras, y más esfuerzos de los gobiernos para procesar a los perpetradores de los ilícitos.

El enjuiciamiento de tales crímenes es importante, expresó el historiador de la Academia Naval de Estados Unidos, Claude Berube, porque lo que ocurre en el mar afecta a todos. Según algunas estimaciones, 90 por ciento del comercio mundial se mueve por vía marítima; el marisco es una fuente importante de proteínas en gran parte del mundo.

Lee: La televisión se encargará de educar a los niños y niñas en la pandemia de Covid-19

Si arrojar petróleo intencionalmente, pescar en aguas prohibidas, esclavizar marineros o matar ante una cámara quedan impunes, añadió Berube, los operadores de barcos que estén dispuestos a violar la ley obtienen una ventaja competitiva. Comentó que la anarquía en el mar convierte a los consumidores en cómplices de los abusos ambientales y de los derechos humanos.

“El público debería preocuparse por los delitos en el mar porque esos delitos no comienzan ni terminan en el mar”, dijo Berube. “Tienen redes terrestres que afectan vidas y economías”.

Pero la infracción de la ley sólo se puede contrarrestar cuando se informa, y eso rara vez ocurre en el extranjero. Las compañías navieras y pesqueras, las aseguradoras marítimas, las empresas de seguridad privada, las embajadas y los registros de banderas rastrean la violencia en el mar en diversos grados, pero no existe hasta ahora una base de datos pública o centralizada única y completa.

El programa Stable Seas (Mares Estables) de la Fundación One Earth Future, con sede en Colorado, ha tenido acceso a gran parte de esa información. El ex oficial de la Marina de Estados Unidos Jon Huggins, asesor principal del programa, dice que los datos incluyen una variedad de delitos: ladrones que extraen combustible, secuestros, trata de personas o piratería.

Cuando los funcionarios del programa intentaron convencer a los grupos que recopilaran los datos para que los pusieran a disposición del público, comentó Huggins, lo rechazaron. Las empresas de gestión de riesgos preguntaron por qué deberían compartir datos que podrían vender. A los estados costeros les preocupaba que pudiera ahuyentar a las inversiones y negocios.

Los registros de banderas se mostraron reacios a divulgar información que pudiera obligarlos a actuar, los que tenían poca motivación o capacidad para hacerlo.

Las denuncias de delitos en el mar son raras. Berube enumera las razones: muchos barcos carecen del seguro que haría que valga la pena informar. Los capitanes se resisten a las investigaciones indiscretas que pueden causar retrasos. La mayoría de los países carecen de flotas militares o guardacostas que patrullen más allá de sus límites territoriales; no tienen la capacidad financiera para patrullar aguas internacionales de jurisdicción incierta, ni mucho interés en hacerlo.

“Vimos esos desafíos con la piratería somalí hace una década”, dijo Berube. “A los buques mercantes se les dijo en gran medida que iban solos y se enfrentaron a equipos de seguridad privada en ausencia de apoyo nacional o internacional”.

No obstante, se ha aprendido mucho sobre los asesinatos de 2012. Dos marineros filipinos en el Ping Shin 101, llamados Aldrin y Maximo (como muchos filipinos, usan un sólo nombre), le dijeron a un investigador privado ante una cámara que fueron testigos de los asesinatos. En el video del incidente, se puede ver a Máximo sonriendo y posando para selfies luego del tiroteo. Lleva una camiseta azul de gran tamaño que dice “Hang 10.” Un marinero de cubierta del Chun I 628, otro barco en el lugar, también describió el incidente.

El Ping Shin estaba pescando en el Océano Índico en algún lugar entre Somalia y Seychelles en agosto de 2012, dijeron Aldrin y Maximo al investigador privado Karsten Von Hoesslin en entrevistas grabadas en video, cuando recibió una alerta por radio de que un barco cercano había sido atacado por piratas. No estaba claro qué barco estaba siendo atacado; hubo gritos de ida y vuelta, dijeron los testigos. Los supuestos piratas parecían estar desarmados.

Los marineros a bordo del Ping Shin 101 abrieron fuego y los hombres del bote más pequeño saltaron al agua. Algunos comenzaron a gritar que no eran una amenaza. “¡No somalí!” les oyó decir un marinero. “¡No piratas!”

Wang era el capitán del Ping Shin 101. Tenía unos 30 años, joven para ser capitán. Tenía un tatuaje de dragón en su brazo izquierdo. Los marineros lo llamaban “Capitán Hoodlum”.

“Era un tipo rudo”, le dijo uno a Von Hoesslin, director de una empresa de seguridad llamada Agencia de Operaciones Remotas. “Golpea a la gente”.

Aldrin dijo que Wang tenía un temperamento feroz: “Golpeaba y luego pateaba, si cometías un error”.

Según los registros de seguimiento de barcos, el Ping Shin 101 de 165 pies era propiedad de un ejecutivo comercial de Shanghai llamado Lee Chao Ping, director de Ping Shin Fishery Co. Ltd. en Kaohsiung. Los esfuerzos para contactar a Lee no tuvieron éxito. Los registros en línea muestran que el negocio cerró en 2018. Un guardia de seguridad en su antigua dirección dijo en septiembre que había una pesquería de Ping Shin o Ping Hsin en el edificio hace algunos años, pero que la oficina había cerrado desde entonces.

La Interpol y una firma de investigación privada que se especializa en delitos marítimos tampoco han podido encontrar a Lee.

Duncan Kawino, quien dijo trabajar en el Ping Shin 101 cuando atracó en Mombasa, Kenia, en 2013, señaló que pescaba principalmente en aguas somalíes, pero informó que su captura provenía de aguas de Seychelles, donde aseguró tener licencia. El Ping Shin 101 y el Chun I 628 tenían tres guardias armados cada uno, todos paquistaníes, dijeron los testigos.

Lee: La economía mexicana caerá 10.02% por culpa del Covid-19

El video muestra la muerte de al menos cuatro hombres, pero Aldrin y Máximo declararon que es probable que dispararan a más, posiblemente a 10 o hasta 15 personas. Los testigos dijeron que las víctimas probablemente no eran piratas. “No tenían armas, sólo equipo de pesca en su bote”, dijo Máximo. “Estuvo mal que dispararan a la gente. Pero no había nada que pudiera hacer al respecto “.

Tampoco fue un incidente aislado: una confrontación similar ocurrió una semana antes, dijo Aldrin. Las circunstancias que describió ante la cámara para una serie documental fueron prácticamente las mismas: presuntos piratas fueron embestidos, disparados y asesinados, y sus cuerpos quedaron flotando en el agua. Trygg Mat Tracking, la firma de investigación noruega, descubrió un video que aparentemente capturó el ataque anterior.

El Ping Shin 101 finalmente terminó en el fondo del océano. El barco se hundió el 7 de julio de 2014, menos de dos años después de los disparos capturados en el video que aún circula por internet. Wang, todavía el capitán del navío, transmitió una señal de socorro citando una falla mecánica. “Algo explotó”, dijo un miembro de la tripulación en cámara.

Las autoridades taiwanesas emitieron una orden de arresto contra Wang en diciembre de 2018. En agosto, los fiscales tuvieron su descanso. Un palangrero atunero llamado Indian Star, propiedad de una empresa taiwanesa y con bandera de Seychelles, llegó a Kaohsiung. El barco pesquero tenía un historial de violaciones, incluido el uso de licencias falsificadas y la pesca en áreas prohibidas.

Sin embargo, lo más importante para las autoridades era el hombre que capitaneaba el barco. Wang Feng Yu bajó a tierra y fue arrestado.

Ian Urbina. Ex periodista de investigación del The New York Times, es el director de The Outlaw Ocean Project, una organización sin fines de lucro basada en Washington D.C que ha focalizado sus reportajes en la contaminación y los delitos contra los derechos humanos en el mar.