El camino de Ana

Escrito por: Katya Lopez

Fecha de publicación: 13 agosto, 2018

En agosto de hace 15 años Ana Guevara se convirtió en Campeona del Mundo de 400 metros (París 2003) y ahora será la primera mujer que dirija la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, cuya administración, parece, será una carrera a cuestas, en el próximo sexenio.

“¡Qué bueno que sea así! Sino no tendría chiste hacerlo. Al contrario, todo esto es como una vitamina, esto se vuelve mejor porque entre más me dices que no puedo, más me aferro a demostrar que sí he podido”, comentó la hoy legisladora de 41 años de edad.

Como hace 20 años, Guevara Espinoza abre camino para la mujer mexicana en el deporte: primero en competencia y ahora en la administración deportiva. No es cuestión sexista. Sólo el 16 por ciento de los Institutos Estatales del Deporte son dirigidos por mujeres; mientras que en Federaciones Deportivas ellas son titulares sólo en seis de 74 organismos (equivalente al ocho por ciento del gremio). Bajo esos ritmos se moverán los acuerdos que se logren en en el Sistema Nacional del Deporte, del que será titular, como lo ha sido siempre cada director de la CONADE.

Su efímero paso en el Instituto del Deporte del DF (2008) no marcó una era; mientras en el Senado de la República, aunque estaba adscrita a comisiones como la de migración, realizó en 2015 el foro Deportistas sin miedo para que el Congreso de la Unión conociera de viva voz las experiencias de competidores de alto rendimiento que se animaron a asistir.

Su experiencia es amplia en el deporte de alto rendimiento, mismo que inicia el ciclo olímpico embalado a altas expectativas, tras los resultados históricos en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018.

Además, éste sexenio tendrá dos ediciones de Juegos Olímpicos. López Obrador abanderará a los representativos de Tokio 2020 y, en su último año de gobierno, a los de París 2024. Como sucedió con Felipe Calderón (Beijjing 2008 y Londres 2012) y Ernesto Zedillo (Atlanta 1996 y Sidney 2000); sin embargo, para el futuro presidente, hay muchas prioridades en la Conade, además (o quizá antes) de la excelencia deportiva.

Es cierto que –a solicitud de Alfonso Romo– Dietter Holtz y Juan Manuel Rotter crearon su propuesta de proyecto deportivo de nación en el primer semestre del 2018, uno en el que no colaboró Guevara Espinoza; sin embargo, ella, en diferentes oportunidades y prolongadas pláticas durante la campaña electoral, habló con Andrés Manuel López Obrador, para resolver dudas sobre el sistema deportivo nacional y aclarar cuáles serían los requisitos de su Cuarta Transformación, en materia deportiva: la masificación; es decir: enfoque a la cultura física y el deporte social.

Por ello desde entonces, Ana busca leer la radiografía de las diversas condiciones sociales en el país para resolver lo que el ya Presidente Electo le pide. Habla de hacer un censo deportivo para segmentar las necesidades por regiones, edades, grupo socioeconómico y hasta clima, pues en la estrategia que trace no podría dar la misma oferta de activación física a una mujer de 55 años en Huimanguillo, Tabasco, que a un hombre de 32 en Piedras Negras, Coahuila.

La tarea no será sencilla en un país sin cultura deportiva y con necesidades básicas descubiertas. Por ejemplo: según una encuesta del INEGI (2016), 11.8 por ciento de los hogares del país se han quedado sin comer todo un día, al menos una vez, por falta de dinero. Esta situación es un reto a resolver en esfuerzo combinado con organismos de gobiernos municipal, estatal y federal, con la sociedad, para hacer que la activación física sea parte de las prioridades, una vez completas las más elementales.

Ana también tiene la encomienda de hacer de CONADE un organismo incluyente, para los deportistas, másters, paralímpicos, autóctonos, policías, reclusos, estudiantes, obreros o profesionistas. No habrá límites en los alcances de las estrategias deportivas…más que los financieros, tal vez, con la promoción de una austeridad republicana en la futura administración.

Para iniciar la dirigencia de Ana Guevara, el Poder Ejecutivo pedirá al Congreso de la Unión no etiquetar presupuesto a infraestructura deportiva, que año con año oscila entre los mil millones de pesos y se convertía en una especie de gallardete electoral, pues el legislador que aprueba el recurso para el distrito correspondiente corta el listón inaugural de la obra y en poco tiempo tiene una alberca, una pista o un gimnasio para presumir como promesa cumplida, en su siguiente campaña.

(Aunque hay casos puntuales como Querétaro, donde un centro deportivo público opera a favor de la población; en su mayoría, no hay personal capacitado para apoyar a que la sociedad aproveche las instalaciones a beneficio de su salud y al final quedan en peores condiciones que el abandono: a manos del ocio, la drogadicción y la delincuencia).

La vinculación interinstitucional podría ir más allá de estrategias combinadas. La propuesta de Ana es que todos el dinero etiquetado por el Poder Legislativo para deporte, se concentren en la CONADE; es decir que toda dependencia que tenga dinero por ejercer para deporte, ceda ese recurso a CONADE para que ésta ayude en la ejecución de sus programas y a la vez tenga mayor solvencia.

Y aunque desde su retiro planteó elevar el deporte a nivel de Secretaría (como lo es Educación, Cultura o Salud), Guevara Espinoza anunció que deberá esperar, por el costo operativo de más de un año para ver realizado el planteamiento.

Antes de culminar sus labores en el Senado de la República, regresó a su natal Sonora para impartir el 1er Seminario de Transición y Gobernabilidad para Escribir la Historia, ante alcaldes y presidentes municipales electos.

Previo a llegar a CONADE, Ana Gabriela tendrá dos meses de trabajo en San Lázaro –fue electa como diputada federal por el Distrito 2 de Sonora– cuya legislatura iniciará actividades el 1º de septiembre y ella entrará en funciones de dirección deportiva el 1º de diciembre, cuando dejará su curul y entrará en su lugar Ana Laura Bernal. Al conocer el ritmo legislativo de propuestas de reformas de ley y cabildeo de presupuesto, podría en esos dos meses allanar el camino para su llegar a su siguiente cargo.

Desde su nombramiento, Ana pulsó las vibras que marcarán su camino en la CONADE: que han ido de felicitaciones o críticas, a insultos entre el anonimato de las redes sociales, aunque ya no le agobian. Quizá nunca lo hicieron, porque de considerarlos trascendentes no habría logrado lo que la historia ya conoce de su nombre. Ahora le tocará escribir una nueva historia por algo más grande que sí misma: México.