Desobediencias, alegrías y bailes, al archivo: el archivo desobediente - Rock101
Rock101+

Desobediencias, alegrías y bailes, al archivo: el archivo desobediente

Fecha de publicación: 31 mayo, 2021

Desobediencias, alegrías y bailes, al archivo: el archivo desobediente
Categorías:
Compartir:

Carlos Gasca Posadas

Alegrías personales que se vuelven colectivas
Cuesta mucho colocar las experiencias personales como parte de procesos de mutación radicales, de esos que asumimos alteran las cosas en una sociedad. ¿Es relevante el miedo que sentí cuando a mis doce años hice mis primeras caminatas en el Tianguis del Chopo entre punks y darks para comprar discos o ropa? ¿Por qué podrían ser valiosas mis rutas para atravesar la ciudad en metro o microbús con la intención de llegar a los “toquines” de ska, reggae o rock de finales de los 90 y los primeros dosmiles? ¿qué valor tiene la emoción y el orgullo que sentí cuando descubrí que el vendedor de discos y casettes del tianguis de mi colonia vendía también en el Tianguis del Chopo? ¿por qué serían relevantes mis gritos en los eventos masivos y gratuitos en plazas de la ciudad? Me atrevo a pensar que muchas de las personas que compartimos esos momentos y espacios, con pequeñas historias así, nos hemos hecho preguntas de ese tipo varias veces, sin alcanzar respuestas satisfactorias. Me gusta imaginar también, que a pesar de la ingenuidad, había algo latente que nos guiaba y nos convencía, más allá de lo inmediato del baile y la escucha, de nuestro participar desde ahí en la construcción de otro mundo, o al menos otra ciudad. ¿Lo hicimos? ¿habremos sido actores en la trama general?, ¿cómo saberlo?, ¿no sería necesario que los pasos que inventamos, los brincos que nos hicieron doler las piernas, los “círculos de paz” que construimos, los volantes que nos hicieron acudir, los carteles baratos que nos llamaron, tuvieran manera para ser otra vez contados?

De esas alegrías colectivas debiéramos hablar, no (sólo) de las que yo participé desde luego, sino también de todas aquellas previas que las hicieron posibles. Es necesario mirar esos impulsos que 20 años antes de mis primeras visitas provocaron el nacimiento de un lugar como el Tianguis del Chopo, de las energías que en interiores aún ocultos, gestaban los sonidos que luego inundarían las plazas de la ciudad. Mirar para al fin reconocer todos los espacios que fueron tomados para permitirme a mí bailar con libertad. Construir memoria con lo impreso y con la voz y así imaginar otros bailes. Posiblemente, en ese reconocimiento del trayecto completo, esté la clave para identificarnos como agentes creadores de esos otros posibles.

No siempre se pudo bailar con libertad
¿Será entonces posible acudir a una noche en el LUCC con tan solo mirar en una pantalla la versión digital de un cartel diseñado por Mongo? ¿Podremos participar del caos, la locura, el desenfreno, la libertad, el atasque, el fervor de esos encuentros nocturnos con mirar los trazos e intervenciones atrevidamente potentes en tinta del diseñador quien también fue responsable de la imagen del Bar el nueve? Para quienes no estuvimos ahí y nos gusta imaginar, quizá no exista una mejor manera de empezar a explorar lo que ahí ocurría en toda su magnitud. “Rock, carpa y cabaret“ nombraba el evento en el cartel al que aludo, al tiempo que invitaba a las personas a compartir sus sugerencias de actividades extravagantes: “Si tienes propuestas de espectáculos raros háblanos al 6117223”. Era rock, pero era a la vez muchas otras cosas.

Para quienes participaron de esa efervescencia, quienes ahí sudaron, bailaron, tocaron, el papel digitalizado no debiera ser una ventana a la distancia, sino más bien un detonador de las fibras que ahí se sacudían y que seguramente aún les acompañan. Aquellas fibras los convirtieron en agentes que en esos “espectáculos raros”, terminaron por modificar el arte y la cultura de la Ciudad de México y también del país. Pero, ¿cuánto de eso sabemos? ¿Con cuántas herramientas para reconstruir esas historias contamos? ¿cuántas historias se pueden descubrir a partir de un papel ahora digitalizado?

Archivo Desobediente
A eso aspiramos al hacer Desobediente: archivo digital del Museo Universitario del Chopo, a propiciar un encuentro digital que parta de un cartel, un volante, una foto, una publicación, y se provoque un diálogo que resulte en la escritura (o re-escritura), la difusión y el reconocimiento de esas historias al margen. Pensamos en propiciar un cruce entre el recuerdo, el testimonio y la imaginación-investigación y con ello, apuntar a ejercicios democráticos de conocimiento y divulgación.

Desobediente es un archivo digital en el que convive la Colección de los diseños que Mongo hizo para LUCC y El Nueve, las publicaciones de Mauricio Bares, con los documentos que Carlos Alvarado, Jorge y Antonio Pantoja guardaron como memoria de los primeros años del Tianguis Cultural del Chopo. Están también los materiales que el Museo produjo para difundir sus propias actividades y que lo colocan como un espacio de apertura y encuentro, impulsor del reconocimiento de las expresiones urbanas, juveniles, alternas, subterráneas, disidentes, ya sea en forma de rock, punk, blues, arte emergente o performance. En esa misma lógica, se completa el archivo con la Fanzinoteca, que permite un acercamiento al pasado y presente de estas publicaciones independientes tan vinculadas al activismo, la autogestión y la edición libre.

En apego a ese Chopo históricamente abierto y a las prácticas que dieron origen al acervo, la herramienta desarrollada se asume con el potencial de generar puntos de partida más que verdades concluyentes. En su uso y revisión constante, Desobediente, es un instrumento para replicar las prácticas que apuntan a construir un archivo distinto, abierto, dispuesto a la colaboración y a la puesta en común, que trabaje activamente en conservar y difundir las memorias de todxs.

Desobediente está disponible en: http://archivodesobediente.chopo.unam.mx/http://archivodesobediente.chopo.unam.mx/

Atto Attie
Eduardo Limón
Paco Huidobro
 Mariana H 

Escrito por: Rock101



Descarga la app Rock101+

IOS Android