Dark Tourist, los viajes alternativos de Netflix

Escrito por: Salvador Canas

Fecha de publicación: 6 noviembre, 2018

Categoría:

El asesinato, las catástrofes, las zonas de guerra, el narcotráfico y creencias oscuras, entre otros, pueden ser de entrada concepciones con rasgos muy distintivos en lo concerniente a la faz obscura de la humanidad y por lo mismo sumamente enriquecidos de historias muy particulares que podrían ser exploradas a través de interesantes recuentos audiovisuales.

Justo es lo que esperaríamos de una serie que se transmite vía streaming y sí es lo que buscaba realizar el periodista Neo Zelandés David Farrier, me parece que se quedó sumamente alejado de re significar el concepto Dark Tourist para que éste sea explorado desde un punto distante de etiquetas como lo bizarro, el amarillismo y la nota roja, por mencionar algunas maneras de ofertar a la humanidad que se regodea en retorcerse.

Aunque Dark Tourist rompe con el lugar común del turismo, la propuesta solamente se queda en la posibilidad de realizar periodismo y documentalismo de fondo, el producto televisivo devora las posibilidades intrínsecas de la fuerza temática, alimentando solamente el morbo medianamente informado, el cual se ve levemente re direccionado en las últimas dos entregas de este paquete.

A lo largo de ocho episodios recorriendo ciudades y poblados específicos de los continentes de América, Asia, Europa y África, con Dark Tourist logramos es visualizar una riqueza enorme en cuanto a vestigios, referencias y hechos que han conformado un bagaje humano construido desde parámetros alejados de la ética y moral universal; hechos, aspectos y grupos sociales que encuentran en ese otro lado del género humano lo que otros desprecian por su carácter destructivo, sucio, enfermizo, pero que sin embargo, también proviene de nuestros semejantes.

Farrier no profundiza, la frivolidad prevalece y esto por un lado, engancha a un público de la pantalla chica en busca de imágenes escalofriantes y morbosas y por el otro, ahuyenta a los amantes de lo oculto, del mal gusto y las experiencias extremas que se lo toman en serio y no solo como una pose para ser denominados como raros.

Entre lo que vas a explorar a lo largo de los ocho capítulos de Dark Tourist; se encuentra a los seguidores de asesinos seriales como Jeffrey Dahmer y Charles Manson, un viaje a la adoración a la Santa Muerte en CDMX y el encuentro con un lago surgido de una explosión nuclear en Kazajistán, entre otros.

A pesar de que la serie no cuaja del todo, si cumple con romper medianamente con el entretenimiento que rara vez se reinventa, que rara vez nos ofrece salir del lugar común.