The Cure. Una cura, imposible, de 40 años – PARTE 2

Written by on 26/06/2018

Las afecciones en La Cura trastornan desde la niñez

Cuando aun La Cura no vislumbraba la medicación. James Marshall Hendrix y Robert James Smith, concurren en el festival de la Isla de Wight; para ser precisos, un 30 de agosto de 1970. Hendrix con veintisiete años, Smith, con once. Mientras que a James Marshall le quedaban dieciocho días de vida, la que tenía Robert James sería enclaustrada, pues a consecuencia de la lluvia, fue encerrado en la casa de campaña que el hermano había dispuesto para la ocasión, de ese modo, el niño Smith no pudo presenciar la actuación de su reverenciado guitarrista, y así, los James, jamás se cruzarían en el mundo de los vivos.

Para revertir el padecimiento, el hermano mayor llevó al pequeño Robert a ver, 2001: Odisea del espacio, que después, por cuenta propia, en quince días vería once veces la película de Stanley Kubrick; al respecto, el virulento Robert, confesaría, “Eso también me provocó un poco de daño cerebral1.

Desde niño, Robert Smith establecía discrepancias y Medicinas Alternativas. A la edad de 11 años, cuando La Cura estaba lejos de establecerse, y mientras Smith asiste a la Notre Dame Middle School, decide vestir de falda, en específico, enfundando un vestido de terciopelo negro. “Realmente no sé por qué”, reflexionó, “Pensé que me veía bien2. En el trasfondo de esa prenda, más allá del travestismo, se erigía una fuerte personalidad, y sobre todo, una razón para poner a prueba a sus profesores, “Lo llevé todo el día porque los maestros pensaron: ‘Oh, es una fase por la que está pasando, tiene algún tipo de crisis de personalidad, ayudémoslo a superarlo’“, recuerda Robert3.

También podría interesarte: The Cure. Una cura, imposible, de 40 años

Purulento, a Robert Smith, la idea de maquillarse, también le viene de esos años en los que saneaba su niñez, pues un día decidió probar con los cosméticos de la hermana, esa ocasión, así la rememora Smith, “Me encerré en el baño y fui a la escuela con maquillaje“. En ambas ocasiones, el día travestido y el maquillado, de regreso a casa, fue golpeado por algunos jóvenes sectarios4.

Antes del remedio, el líder del grupo, cuando padecía patógenos desfavorables, y casi al mismo tiempo en el que debutaron con el nombre de The Obelisk, Robert Smith pierde su virginidad con “la chica más agradable de la escuela”, Mary Poole, su actual esposa. El acontecimiento sucede en un fiesta de disfraces, en la que el restablecido Smith vestía un disfraz de cirujano ¿acaso vislumbraba desde entonces una operación para La Cura?5

  • El remedio de La Cura

Pasados por ungüentos, brebajes y menjurjes, La Cura había sido suministrada, cierto que en el camino para obtener La Medicina, hubo bajas de todo tipo, incluso el proceso pasó por cinco bandas y, el mismo número de vocalistas repartidos entre Malicia y la Cura Fácil. El trio que sobrevivió a enfermedades y achaques, fueron Michael Dempsey, Laurence Tolhurst y Robert Smith, este último, como miembro fundador, nombró a la tercia de adolescentes, The Cure.

La inicial transfusión de La Cura, sucede el 27 de mayo de 1978, cuando graban las primeras sesiones en los Chestnut Studios, ya bajo el nombre de The Cure. Meses después, el 13 de septiembre de 1978, firman un trato de seis meses con la disquera Fiction Records, quien suministraría los remedios necesarios. Una semana después ingresan a los Morgan Studios, resultando de estas grabaciones, 10.15 Saturday Night, Killing an Arab, Fire In Cairo, Plastic Passion y Three Imaginary Boys.

El 12 de octubre, Chris Parry, propietario de Fiction Records, y quien se haría cargo de la producción sonora de La Cura, hizo que la banda regresara de nueva cuenta a los Morgan Studios. Su plan era grabar suficientes canciones para un álbum debut.

  • La Cura deja remedios y medicaciones. Enferma, adolece de padecimientos góticos

El primer sencillo lanzado comercialmente en la era The Cure, sucede un 6 febrero de 1979, la pieza, Killing an Arab, escrita por Smith a la edad de dieciséis años, fue editada en un vinilo siete pulgadas. El primer larga duración es descubierto el 8 de mayo de 1979, bajo el nombre, Three Imaginary Boys. Con este disco, La Cura deja la superficie e inicia un pasaje bajo tierra, canciones como Subway Song, viajan, sí, haciéndole los honores al título, en un trayecto que sobrepasa la media noche por dos minutos, recorrido transitado en un vagón de inclasificable etiqueta; del mismo modo que The Weedy Burton, un boogie estilo jazz sin vocales.

Según los especialistas de la crítica musical, este disco surge de las raíces post punk, pero las dos piezas recién mencionadas, demuestran lo contrario, así que no se fíen de esos críticos, y mucho menos de quien escribe, de manera que vayan a sus anaqueles, elijan este disco, y dejen que el 331/3 pase por los surcos de vinil, música de eso que llamamos The Cure, y sean ustedes quienes juzguen.

Para su segunda producción, el L. P., Seventeen Seconds, La Cura deja de ser un trío, el cuarteto lo completaría el bajo de Simon Gallup, que dirige el sonido hacia un túnel lóbrego, donde gárgolas carroñeras, que velan el pasadizo gótico, comen punk inmisericordes. La guitarra de Robert Smith, melancólica, a veces triste, acompaña en esa oscuridad musical. Los acordes adornan, de negro, claro está, el aullido de la banda. Este disco, de tan solo una duración de treinta y cinco minutos, marca sin lugar a dudas, el camino a recorrer en las próximas producciones.

La fe, perdida, yace en tumbas custodiadas por ángeles negros, que afligidos, tocan una y otra vez el tercer Long Play de The Cure, Faith, pues en las diez pistas que allí resisten, encuentran sentido a su flaqueza.

Pornography, a tientas, se escurre entre almas en pena, condenadas al destierro por la desesperación y la decadencia. Este disco, lanzado el 4 de mayo de 1982 en el Reino Unido, bajo el sello Fiction Records, tendría una edición mexicana una década después, cuando Polydor, Polygram, lo colocara en circulación con el número de catálogo, MCE 1015, 827 688 – 4.

Después de la sombría, siniestra y taciturna trilogía del Seventeen Seconds, Faith y Pornography, en sus siguientes producciones se vislumbrarían días soleados, campos verdes y floridos, alejándose de noches tristes, veredas sinuosas y lamentos nocturnos. Esos luminosos discos dejarían en el camino a efímeros músicos como integrantes de The Cure, y también, desahuciaría a miles de Godos, a quienes les habían cerrado lúgubres y siniestros castillos góticos de música, estas fortificaciones no serían abiertas hasta 1989, con el lanzamiento del Disintegration.

  • ¿Una Cura para un Banshee?

El 3 de agosto de 1979, Robert Smith asiste a un concierto de Throbbing Gristle, en la YMCA, de Tottenham Court Road; ahí, Chris Parry, presenta a Smith con Steve Severin, quien era el bajista de Siouxie and the Banshees. De inmediato surge una fuerte amistad que vincularía a The Cure con los Banshees, de tal manera, que el 29 de agosto de 1979, los liderados por Smith serían la banda telonera de los comandados por Siouxie Sioux.

Los siguientes años, para la dupla Smith-Severin, transcurrirían entre borracheras, planes y conciertos con sus respectivas bandas, algunos de ellos, alternando. Para noviembre de 1982, el guitarrista John McGeogh, deja a los Banshees, es entonces que Robert Smith acepta la oferta de su amigo Steve Severin, para unirse a la gira con ellos.

Para el año siguiente, Robert y Steve finalmente trabajarían juntos en un proyecto propio, formarían el grupo, The Glove, con el que lanzaron la producción, Blue Sunshine. El tercer miembro de la agrupación, fue Jeanette Landrey, una ex bailaora y coreógrafa, quien sería novia del baterista Banshee, Budgie. Landrey proporcionó la voz para la mayor parte del álbum.

De modo transitorio, Robert Smith participa con guitarras y teclados en el sexto álbum de estudio de Siouxie & The Banshees, Hyaena, lanzado con poco más de un mes de diferencia del quinto larga duración de The Cure, The Top, surgido el 1 de mayo de 1984.

Abrumado por no orquestar ni dictar la última palabra, más la fuerza del carácter de Siouxie Sioux, es que Robert Smith decide abandonar a los Banshees. Entrevistado en aquel momento, y cuestionado sobre su otra banda, respondió, “Lo que hicimos en vivo fue absolutamente brillante, pero las grabaciones no tenían la misma definición y tal vez fue un error hacer ese disco (El Hyaena). Mucho de eso es bueno, pero no es lo suficientemente coherente como para ser genial. Me siento feliz pero muy confuso”.

  • ¿Baudelaire, Capote, Kafka, Camus y, La Cura?

Algunas de las letras de las canciones en The Cure, tienen su origen en poemas o novelas, tal vez la referencia más reconocida sea la de Killing an Arab, que tiene su raíz en la novela, El extranjero, del escritor francés, Albert Camus. Las menciones al libro son muy claras, pues se puede leer que el personaje principal dispara a un árabe que permanece de pie sobre una playa (standing on a beach), después de mirar al mar (staring at the sea).

Sobre M, canción del Seventeen Seconds, Smith ha admitido que la letra deriva de otra historia, de la primera novela, también de Camus, La muerte feliz; aunque para los cercanos a la banda, es sobre la actual esposa de Smith, Mary Pool.

At Night, tiene en sus letras la influencia de Franz Kafka, el título de la pieza es el mismo que el cuento del austriaco, En la noche. Este escrito, por cierto, uno muy pequeño, inicia de la siguiente manera, “¡Hundirse en la noche! Así como a veces se sumerge la cabeza en el pecho para reflexionar, sumergirse por completo en la noche”. Mientras que la letra de Smith, comienza de la siguiente forma, “Hundido profundamente en la noche / me hundo en la noche”. La referencia es muy clara. Si leen el cuento y lo comparan con la letra de la canción, encontrarán algunas otras semejanzas.

Otra de las correspondencias literarias, proviene del título de la canción, Other Voices, que surge del nombre de la novela de Truman Capote, Other Voices, Other Rooms.

En How Beautiful You Are, pieza del Kiss Me, Kiss Me, Kiss Me, una de las líneas de la canción es otra de esas letras provocadas por las lecturas de Robert Smith, en este caso, las de Charles Baudelaire, el texto que influenció la pluma de Smith, es un poema titulado, Los ojos del pobre, y en inglés, inicia de la siguiente manera, “So you would like to know why I hate you today?”, mientras que la primera línea de la letra, empieza así, “You want to know why I hate you?”.

Una más de las letradas correlaciones, es la del título, Charlotte Sometimes, que proviene de una novela para niños con el mismo nombre, de la escritora inglesa, Penélope Farmer.

The Drowning Man, es una canción más infundida por un libro, en este caso, se trata de la trilogía de Gormenghast, del escritor británico, Mervyn Peake, esta serie es del género fantástico. La pieza de The Cure, es sobre Lady Fiusha, protagonista de los libros citados, respecto a este personaje, Robert Smith declaró, “Fiusha era mi sueño. La idea de lo infinito, de lo irreal, de la inocencia moribunda”.

Y para terminar con algunas de las referencias literarias, mencionaré la canción, A Short Term Effect, que brota de las lecturas sobre psiquiatría, locura clínica y lo que Smith calsificó como, “salud mental en general”.

  • Una Cura, casi imbatible, en México

La gira, The Great Circle Tour 2013, arribó al aún Distrito Federal, el 21 de abril de 2013, el día del cumpleaños cincuenta y cuatro de Robert Smith, para lo cual, este último decidió romper la marca del concierto más largo, realizado por Bruce Springsteen, con una duración de cuatro horas y seis minutos. El número de canciones que se escucharon en el Foro Sol, fueron cincuenta, algo que parece irrepetible para cualquier banda.

El recital inició con Open, y cerró con Killing an Arab, en el cuarto encore, pieza con la que según los cálculos de Smith, era suficiente para sobrepasar a Springsteen. Al finalizar la maratónica presentación, Robert James reconocería que sus cuentas se quedaron cortas por tres minutos, al respectó, declaró a The Guardian, Me decepcionó un poco, mencionó Smith, porque honestamente podríamos haberlo hecho durante otra media hora6. Como haya sido, para quienes ahí estuvieron, son parte de la historia de una longeva e imperecedera cura.

  • Disímiles y enfrentadas Curas.

La Cura inició con una pequeña dosis de post punk, luego, por tres años, permanecería en calabozos góticos, de donde sería arrebatada para ser arrojada a escaparates de proporciones mundiales, en los que ocasionalmente se postra irreverente y muestra sus oscuros orígenes, dejando disgregar sonidos que abren brecha con un teclado, que emergen, sigilosos, como un espectro que permite el afligido lamento de una línea de bajo; ambos tiran a una tumba, cavada por la desolada guitarra que espera el vuelo de una parvada de cuervos para cerrar el sepulcro, que se encuentra al final, de la calle de la fascinación.

1 Apter, Jeff, 2009, Never Enough, The story of The Cure, Londres, Inglaterra, Omnibus Press. Pag 26.

2 Apter, Jeff, 2009, Never Enough, The story of The Cure, Londres, Inglaterra, Omnibus Press. Pag 35.

3, 4 Apter, Jeff, 2009, Never Enough, The story of The Cure, Londres, Inglaterra, Omnibus Press. Pag 26.

5 Apter, Jeff, 2009, Never Enough, The story of The Cure, Londres, Inglaterra, Omnibus Press. Pag 43.

6 The Guardian, Junio 2018, consultado el 07-06-2018, https://www.theguardian.com/music/the-cure


Rock101

Segunda Odisea

Current track
TITLE
ARTIST

Background