Análisis y reseña de "La princesa Mononoke" - Rock101
Rock101
Real
con Gonzalo Oliveros
16:00 - 18:00 h.
Aniversario GDL

Análisis y reseña de “La princesa Mononoke”

Escrito por: Alejandro Ríos

Fecha de publicación: 28 mayo, 2020

Análisis y reseña de “La princesa Mononoke”
Categorías:
Compartir:

Por Santiago Barba Espinosa

La princesa Mononoke

Claire Danes in Mononoke-hime (1997)

Un épico y maravilloso cuento sobre la relación entre el humano y la naturaleza, una historia que debemos tener presente hoy en día.

Studio Ghibli ha sido el estudio de animación japonesa más reconocido y aclamado a nivel mundial desde que Hayao Miyazaki debuto con su segunda cinta “Nausicaä” en 1984, la mayoría de sus cintas se han convertido en fenómenos de la cultura pop y muchas de ellas han sido catalogadas por grandes audiencias y cinéfilos alrededor de todo el mundo como obras maestras, esta cinta no es la excepción.

A lo largo de mi vida ha habido varias películas que han transformado mi manera de pensar, de sentir o de contemplar lo que nos rodea. He vivido experiencias fílmicas que cada vez han hecho crecer mi pasión por el cine y que me han hecho comprender todavía más que el lenguaje de este medio contiene un poder único que puede transformar no solo la manera de razonar de las personas sino también de sentir. Ambientada en la era medieval de Japón, La séptima película de Hayao Miyazaki toma temas que resuenan mucho en estos tiempos por el intento de concientizar asuntos graves y que sin embargo parece que cada vez dejamos de dimensionar su gravedad. Varios cineastas pueden impresionar o asombrar a los espectadores, pero pocos pueden tocar o transformar los corazones de las personas como Miyazaki, y esta es la prueba.

La cinta de Miyazaki es sencillamente uno de las mejores historias de fantasía jamás contadas en la historia del cine en general, visualmente deslumbrante y hermosamente narrada, en términos románticos: una experiencia audiovisual mágica. No dejes que los pensamientos convencionales de la animación japonesa te engañen, esta no es como cualquier animación, ni mucho menos como cualquier animación que haya hecho Miyazaki, es una cinta que desafía las preconcepciones del género animado. La industrialización y la codicia humana son temas narrados en la historia que posiblemente además de entender estamos conscientes de ello, pero la historia esta tan bien narrada que me hace preguntar ¿lo estamos? Miyazaki al hablarnos sobre algo que ya sabemos nos hace preguntarnos ¿Qué es lo que en realidad estamos haciendo al respecto? Pero lo que resulta interesante es que Miyazaki decide ir más allá de eso.

Cuando Ashitaka, el príncipe de una aldea, recibe la maldición de un demonio Tatarigami, debe abandonar su aldea en busca de una cura. En su búsqueda, Ashitaka se encuentra en medio de una guerra entre los Dioses del bosque antiguo y Tatara, una colonia de mineros. En su búsqueda conocerá a San, la princesa Mononoke.

Lo que resulta trascendente y brillante de esta película es que la cinta no toma blancos ni negros, hay un conflicto presente durante toda la trama, hay una acción dramática clara, precisa y sí, hay antagonistas, pero a pesar de todo eso hay una complejidad moral dentro de la historia y eso lo logra gracias al increíble desarrollo de los personajes. La mayoría de los motivos de los personajes son justificables, pero sus acciones no (aunque varias sean entendibles) y esto pone los principios del protagonista en un lugar muy delicado. La historia no solo retrata el daño humano que le hemos hecho a la naturaleza sino también lo difícil que es hacer el bien en un mundo que cada vez más está siendo cegado y dividido por el odio, el individualismo y la codicia. Aquí no hay una búsqueda de triunfar sobre el mal, solo la búsqueda de alcanzar la paz entre todos, pero eso se convierte en una meta cada vez más difícil por el cómo hemos evolucionado como especie, la cinta logra plasmar los problemas y las imperfecciones de nuestro mundo. Miyazaki muestra todas las tonalidades de los principios y las motivaciones de cada uno de los personajes de tal manera que no puedes juzgar a uno o al otro, crea una empatía humana única y deja en claro el equilibrio que debemos encontrar como raza humana. Y es eso exactamente lo que posiblemente destaca más de esta película, el lado humano con el que está representado cada uno de los personajes, lo cual no solo convierte a esta cinta en una historia emotiva, sino honesta. Los personajes protagónicos de la cinta plasman el conflicto de la trama de manera perfecta y emocionante.

Una de las cosas que se han hablado mucho de Miyazaki y que han destacado a lo largo de su carrera son los personajes femeninos que ha creado, pues a comparación de varias cintas sus personajes se deslindan de las convenciones arquetípicas y estereotípicas y les da una dimensión psicológica y emocional que muchos cineastas no habían hecho en ese entonces. Dentro de esta cinta tenemos dos enormes contrapesos de personajes femeninos que resultan demasiado interesantes, por un lado tenemos al personaje de San que posiblemente es uno de los personajes femeninos más inspiradores y feroces dentro de la historia del cine (me atrevo a decir), una niña que fue criada por los dioses del bosque, un personaje que no duda en hacer lo que sea necesario por luchar por lo correcto y que ha generado un vínculo único con la naturaleza y un enorme odio a los humanos por lo que le han hecho al bosque. Y por el otro lado tenemos a la antagonista de la historia “Lady Eboshi”, la líder de la colonia de Tatara. Aunque el personaje de Lady Eboshi desea destruir el bosque para explotar todos sus recursos, es un símbolo de esperanza para toda su gente, le dio trabajo a varias mujeres que eran esclavas y prácticamente ellas lideran la aldea, pues les ha dado el valor para que pongan frente ante lo que se les imponga. Cuando Ashitaka ve esto no deja que sus juicios caigan sobre Lady Eboshi, pues a pesar del daño que Lady Eboshi le ha hecho al bosque él ha visto el símbolo que es para su gente, pero de tan cegada que esta ella por su deseo de poder y odio al bosque, Lady Eboshi no dimensiona lo que significa para su gente y lo importante que es para su gente seguirla. Miyazaki crea personalidades tan fuertes que trascienden más allá de la pantalla y parecen que no vienen de una cinta animada, Miyazaki con esto crea alguno único haciendo que los personajes se sientan tan reales y el conflicto interno que presentan cada uno de ellos le da vida a una historia que hace mucho más que entretener a un público.

Mononoke-hime (1997)

La cinta al igual que varias películas de Miyazaki es visualmente deslumbrante y hermosa, pero esta cinta a comparación de las demás es probablemente la más intensa, yo la considero una cinta familiar porque muestra y resalta valores como ninguna otra cinta lo ha hecho, pero si tiene momentos que pueden llegar a impactar a menores, no es una cinta hecha especialmente para niños. A pesar de no ser una cinta violenta el movimiento y trazado de la animación esta tan bien logrado que hace de los momentos violentos verdaderamente impactantes. Aunque sea una cinta épica Miyazaki logra capturar en ciertos momentos los horrores de la guerra como si se tratara de una cinta anti-bélica, aunque realidad el trabajo de Miyazaki parece ser tan personal que se siente como un comentario que viene desde el alma contra la violencia. A pesar de ser una cinta fantástica, la estética visual de Miyazaki y su completo control del detalle logran resaltar la belleza de los espacios y paisajes de la historia, de tal manera que nos hace recordar la belleza que todavía existe en este mundo que cada vez se ha ido olvidando de las cosas que en realidad nos debería importar. Y una vez más, Miyazaki prueba a través de todas las criaturas fantásticas y su completo control de la puesta en cuadro que la animación puede lograr cosas que las cintas live-action no puede.

La música de la película compuesta por Joe Hisaishi provoca tanta emoción y despierta tantas emociones como no lo había sentido hace mucho en una película. A pesar de ser una cinta animada, la música me causo la misma emoción que sentí cuando vi por primera vez el señor de los anillos o star wars, puede sonar precipitado pero es sencillamente otra de las razones que hace de esta cinta demasiado grandiosa, le da mucha vida a la historia y hace que varios de los momentos de la película se sientan demasiado poderosos e inolvidables. Hace mucho que la música compuesta para una cinta no me hacía sentir tan inmerso dentro de la historia, desde que la cinta inicia te atrapa y te adentra en la película inmediatamente, es posiblemente uno de los mejores soundtracks en la historia del cine, me hace incluso sentir envidia por aquellos que tuvieron la oportunidad de verla en las salas de cine, pues aunque cualquier película se debería ver en una pantalla grande, esta cinta lo tiene más que merecido, pues es una experiencia cinematográfica única.

No encontraran alguna cinta animada que aborde temas de urgencia actual de manera tan filosófica y bella como la princesa Mononoke, es una cinta que además de hacernos reflexionar logra que empaticemos más con las cosas que están sucediendo en nuestro planeta, nos deslumbra y abre el corazón, algo que logran pocas películas hoy en día.

A partir de este punto del texto voy a hacer un breve análisis de alguno de los momentos que para mí destacaron en la cinta y me dieron mucho de qué hablar, así que si no la has visto te recomiendo que dejes de leer porque habrá spoilers y te invito a que veas esta película en cuanto puedas, está disponible en Netflix.

Mononoke-hime (1997)

SPOILERS ADELANTE:

Voy a mencionar al igual que en el texto anterior que publique de “el viaje de Chihiro” dos escenas que más que destacar dentro de la cinta me deja todavía más claro porque Hayao Miyazaki es uno de los maestros del cine y porque sus películas han inspirado y tocado el corazón de muchas generaciones.

Una de las cosas más interesantes del personaje de Ashitaka es que a pesar de que el solo quiere librarse de su maldición que lo está matando lentamente, su maldición le hace sentir el odio que sienten los demás, de tal manera que cuando su brazo es poseído es muy impactante cuando lo vemos asesinar samuráis o pelear, pues muy gráfico y en realidad eso lo hace más dramático y relevante. Es por eso que uno de mis momentos favoritos de la cinta es cuando San y Lady Eboshi están luchando entre ellas dentro de la colonia de Tatara, Ashitaka quien fue amablemente recibido por Lady Eboshi dentro de su aldea por salvar la vida de unos soldados conoce ahora lo que hace la colonia y las verdaderas intenciones de Lady Eboshi, sin embargo también logra ver toda la alegría y paz que ha cultivado dentro de la aldea. Cuando San interrumpe en la colonia, el pueblo inmediatamente se levanta en armas para asesinarla y Ashitaka la persigue para evitar que la maten o que mate a alguien, San siembra caos dentro la colonia. Despues de ser casi asesinada, San se levanta y logra enfrentarse frente a frente con Lady Eboshi, Ashitaka que yace en el suelo después de salvarle la vida y ser casi asesinado por San se levanta con el demonio que tiene dentro ahora despierto y dobla la espada del general que ahora amenaza con quitarle la vida, se dirige hacia San y Lady Eboshi quienes están rodeados por todo el pueblo, su fuerza es tanta que nadie lo impide pasar y saca a todos de su camino. Cuando se acerca hacia San y Lady Eboshi se coloca en medio de las dos y detiene su combate a la fuerza, Lady Eboshi le pregunta que cree que está haciendo, Ashitaka le responde que la vida de la chica ahora le pertenece, San muerde con fuerza en la mano de Ashitaka para librarse de él, Lady Eboshi le responde que será una buena esposa para él, Ashitaka le responde “hay un demonio dentro de ti, está dentro de las dos”, el demonio que está dentro de Ashitaka sale y empieza a relucir y hacerse grande asustando a San y a todos los habitantes del pueblo. Y Ashitaka le grita a todos diciendo “Miren todos, así es como el odio se ve, esto es lo que le hace la gente, me está comiendo vivo y pronto me matara, el miedo y la ira solo hará que crezca más rápido”. Miyazaki usa la maldición de Ashitaka para revelar y hacer crítica hacia una de las realidades más oscuras de la humanidad. Me es imposible no sentirme movido y tocado por esta escena ya que vivimos en una realidad en la que la sociedad está siendo cada vez más segregada por el odio, ya sea por cuestiones políticas, sociales o religiosas. 

Mononoke-hime (1997)

La  segunda escena que me dejo completamente deslumbrado y maravillado es el final de la cinta. Después de que al Dios Ciervo le cortaran su cabeza y destruyera todo el bosque, San y Ashitaka logran devolverle su cabeza, pero sin embargo, el sol sale y la forma noctambular del Dios Ciervo cae desvaneciéndose sobre Tatara destruyéndola y desaparece, dejando la colonia y el bosque destruido. Pero después de que el Dios desaparece, poco a poco, empiezan a florecer plantas y flores alrededor de todo el bosque y dentro de la colonia de Tatara, dejando a todos deslumbrados por la belleza inmensa causada por la caída del Dios, un acto de perdón por todo el caos que los humanos han hecho, toda la escena es visualmente bella pero la música la lleva a otro nivel y la hace muy emotiva. San y Ashitaka despiertan en la hierba viendo lo verdoso que ha quedado el bosque después de que fuera destruido, San decepcionada dice “pero este no es el bosque del Dios Ciervo, el Dios Ciervo está muerto”, a lo que Ashitaka responde “el Dios Ciervo no puede morir, el Dios Ciervo es vida, está con nosotros ahora diciéndonos que es tiempo de vivir”. Después, San le confiesa su amor a Ashitaka pero le dice que no podría vivir con él porque él le tiene compasión a los humanos, Ashitaka lo entiende y acuerdan en solo encontrarse ocasionalmente, algo demasiado bello conociendo las personalidades de los personajes y algo muy fuera de las convencionalidades hollywoodenses. Lady Eboshi se sienta afuera de su aldea destruida junto a su gente y se arrepiente de todo el daño que ha hecho, pregunta que donde esta Ashitaka para agradecerle, y le dice a todo el pueblo que lo que hicieron estuvo mal pero que empezaran de nuevo, que harán las cosas bien esta vez. Después, vemos uno de los mejores últimos planos de una película, vemos un tronco caído lleno de plantas y encima del tronco aparece lentamente un Kodama (espíritu del bosque), dejando en claro que el Dios Ciervo y los espíritus del bosque siguen vivos, para mí sencillamente es un final perfecto.  

Espero que les haya gustado la reseña y análisis que he hecho sobre esta cinta, les recomiendo fuertemente que vean cintas de Hayao Miyazaki, pues gran parte de sus cintas son deslumbrantes, pero de todas, puedo decir sin problema alguno que esta es mi favorita, sus cintas además de ser grandiosas son probablemente lo mejor que me haya pasado durante esta cuarentena.

5/5