AMLO HEREDARÁ PROBLEMAS POR LA CASA BLANCA DE PEÑA NIETO

Escrito por: Daniel Lizarraga

Fecha de publicación: 3 septiembre, 2018

El Gobierno que encabezará Andrés Manuel López Obrador a partir del 1 de diciembre del 2018 va recibir una de las consecuencias por la fallida licitación del tren de alta velocidad México-Querétaro y la Casa Blanca de Enrique Peña Nieto. No tienen margen de maniobra.

El Gobierno de China ha recurrido, desde hace meses, a tribunales internacionales para reclamar que el Estado Mexicano debe pagarles 600 millones de dólares por los problemas que –desde su punto de vista- le ocasionaron por cancelar esa obra en cuyo proyecto habían invertido tiempo y, desde luego, también dinero.

Sebastián Barragán ha publicado en Aristegui Noticias información puntual sobre este tema: El Gobierno chino se ha quejado de que no fueron tratados de forma justa y correcta por el Estado Mexicano. Desde su perspectiva, no se respetaron las leyes ni el tratado ante ambas naciones por lo que han perdido dinero.

Este arbitraje internacional está vivo. El Gobierno de Enrique Peña Nieto deberá darle seguimiento hasta el último día de su mandato. No obstante, podría dejarlo en suspenso y, en este sentido, heredarlo al Gobierno de López Obrador.

Si esto no concluye antes del 1 de diciembre –asunto poco probable- el Gobierno que encabezará López Obrador estará en menudo problema: Si México pierde habrá que pagar a China esos 600 millones de dólares y si gana deberán seguir con el juicio hasta el final y eso también implicará recursos públicos para abogados y viajes, entre muchas otras cosas.

López Obrador y su equipo han dicho que revisarán los contratos. En este caso, hubo una licitación por la cual supuestamente debemos dinero a China. Inevitablemente, el Gobierno de López Obrador deberá meter la nariz en el tema.

Y eso es el punto ciego: El concurso fue una farsa.

-En enero del 2014 funcionarios de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), encabezada por Gerardo Ruiz Esparza, viajaron a China para, entre otros temas, hablar de los planes para construir el primer tren de alta velocidad.

-El 5 de agosto del 2014, Luis Videgaray, entonces secretario de Hacienda, recibió a representantes del gobierno chino. En las reuniones hablaron de negocios y del interés de ellos en participar en la construcción del tren México-Querétaro.

-El 15 de agosto del 2014, la SCT publicó las bases de licitación para esa obra y otorgó 62 días para que las empresas interesadas presentaran una propuesta.

-Empresas internacionales, especializadas en este tipo de obras como Bombardier, pidieron por lo menos entre 6 y 8 meses para concretar un proyecto que fuera factible. Sin ese lapso no había manera.

-El 15 de octubre se presenta una sola propuesta y fue la de la China. Y justo en ese momento, revelan que sus socios en México son Constructora Teya de Juan Armando Hinojosa Cantú; GIA+A, encabezada por Hipólito Gerard cuñado del ex presidente Carlos Salinas de Gortari y Prodemex cuyo dueño ha sido Olegario Vázquez Raña.

-El 3 de noviembre del 2014, la SCT revela que los ganadores son precisamente este último grupo. Antes, durante la compra de bases de licitación y en las juntas de aclaraciones sobre la obra con la SCT sólo aparecía la paraestatal china. El resto de las empresas mexicanas fueron incorporadas en el último momento.

La cronología aquí descrita está soportada con documentos. Por ello, si el Gobierno de López Obrador enfrentará un juicio por 600 millones de dólares al menos deberían mirar por el retrovisor para decirnos qué sucedió. No es una cacería de brujas, es un ejercicio de rendición de cuentas sobre un posible boquete a las finanzas públicas.

Nada más pero tampoco nada menos. El mismo equipo del ahora Presidente Electo tendrá información para saber el origen de los 100 millones de dólares que Juan Armando Hinojosa Cantú envió a fideicomisos en Nueva Zelanda usando como prestanombres a su esposa y a su suegra, justo en los momentos en que era investigado por conflicto de interés con Peña Nieto por la construcción de la residencia en las Lomas de Chapultepec.

A esto se enfrentará López Obrador y no tendrán otra salida. 600 millones de dólares es un hoyo negro. No sabemos si China tendrá la razón, pero desde luego habría que explicar, por lo menos, lo sucedido con esa licitación.

 

TE PUEDE INTERESAR |

Paulina Peña y Sofía Castro reciben a tatuador VIP en Los Pinos

Le pagan 10 mdp a Cuarón para promocionar la CDMX con Roma

CDMX invierte 8 mdp en joven corredor de autos